En EEUU podrían cobrar tarifas diferenciadas por usar Facebook o YouTube

En EEUU podrían cobrar tarifas diferenciadas por usar Facebook o YouTube

¿Cuál es la peor pesadilla de un dueño de teléfono móvil o tablet con plan de datos móviles? ¿Que se le caiga el gadget al agua? Puede ser, pero casi tan malo como eso es lo que podría pasar en Estados Unidos si es que profesionales del marketing llevan a la práctica la última de sus ideas: hacer un cobro diferenciado de dinero al usar redes inalámbricas en aparatos móviles, todo dependiendo del sitio web al que uno entre.

Dicho más simple, podrían exigir un precio alto por entrar a Facebook y uno más bajo por YouTube, abriendo las posibilidades al infinito y más allá. Sin duda, un mal sueño para los defensores de la neutralidad en la red y las billeteras de todos, pero al menos eso es lo que se habla en un seminario entre dos empresas que ofrecen herramientas para la gestión de abonados (clientes) a compañías como AT&T, Verizon y Vodafone, justamente las operadoras telefónicas más grandes en el norte de América. Mucha más información después del salto.

Por el momento esto es sólo una idea que anda rondando fuertemente en el seminario que protaginozan ambas empresas (Allot Communications y Openet), las cuales pretenden llevar a cabo este proyecto a través de una política de ejecución y cobros (Policy Enforcement & Charging, en la imagen) que se pone entre el usuario e Internet, clasificando qué es lo que el usuario está viendo en la red y cobrando lo adecuado por ello. ¿Cómo lograr tal filtración? Ambas compañías lo tienen claro:

(Usamos) diferentes métodos para identificar en forma precisa la aplicación (a la que se accede), métodos como análisis de heurística, de comportamiento y análisis del historial (…) entre otras técnicas. Lo clave es que tenemos la mejor identificación de aplicaciones en el mercado, lo que significa que incluso las aplicaciones que están encriptadas o utilizan otros métodos para evadir la detección, serán correctamente identificadas y clasificadas.

Puede sonar un tanto maquiavélico el nivel de control sobre lo que miramos que prometen lograr estas compañías, facultad que ven como ideal utilizar de la siguiente forma:

Esencialmente, le damos esta información en tiempo real sobre el tráfico y las aplicaciones usadas a la política de ejecución y cobros. Cada subscriptor tiene un plan de servicios particular al que se inscriben, y pueden ser tan genéricos como personalizados los desee el operador.

Claramente, las herramientas ya están construidas y disponibles para que las operadoras las usen, por lo que ahora cabe preguntarse si alguna vez se pondrá a la práctica esto, así como también nacen las dudas de si este sistema será empleado para ofrecer planes de datos más ajustados a las necesidades de cada usuario y que resulten en menores cuentas a fin de mes, o servirá simplemente para cobrar extra por entrar a portales indispensables como Facebook o Gmail.

Link: Wireless carriers openly considering charging per service (Engadget)