Desarrollan un sistema para "entender" el lenguaje de los cetáceos

Desarrollan un sistema para "entender" el lenguaje de los cetáceos

Pronto el sueño de muchos de comunicarnos con Flipper o con Willy (y lograr su liberación) podría ser realidad

Pronto el sueño de muchos de comunicarnos con Flipper o con Willy (y lograr su liberación) podría ser realidad: Científicos españoles están desarrollando un sistema que permite conocer mejor los mecanismos de producción de sonidos que emiten los cetáceos.

Basado en un avanzado algoritmo de detección de vocalizaciones para animales, el sistema desarrollado por profesionales del Oceanogràfic de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, y la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), permitiría detectar su nivel de bienestar.

La efectividad del sistema de medición de vocalizaciones para determinar el grado de bienestar de los cetáceos, fue explicada por Ramón Miralles, investigador de la UPV, así:

En los mamíferos acuáticos, al igual que en los terrestres, existe una alta correlación entre el número de sonidos que emiten y su grado bienestar. Se sabe que en situaciones como la manipulación veterinaria, la separación de crías o el transporte y cambio de ubicación, los animales cambian la tasa de emisión de sonidos”.

La investigación comenzó hace poco más de un año, tras la llegada a la Ciudad de las Artes y las Ciencias de dos ejemplares de beluga. Y es que una de las principales preocupaciones de los investigadores fue controlar su nivel de bienestar.

Velando por la comodidad de los cetáceos, desde el parque monitorizaron los sonidos que producían las belugas en distintas condiciones y constataron cómo la tasa de vocalización de estos cetáceos está directamente relacionada con ese nivel de bienestar.

Así las cosas, aislaron 32 tipos de vocalizaciones que configuran el repertorio acústico de las belugas, algunas de las cuales se asociaron a diversos tipos de comportamiento: interacción con los cuidadores, con los visitantes, etc.

Esta primera clasificación de sonidos permite hacerse una idea del estado de los cetáceos al momento en que los emiten, ya que explican los expertos, sus sonidos tienen varias funciones, tanto sociales como de supervivencia:

Las belugas emiten dos tipos de sonidos fundamentalmente: pulsados, que son los relacionados con la ecolocalización, con la orientación en el medio y la detección de las presas; y otros sonidos más tonales, como silbidos, chasquidos, etc. que parece que están más relacionados con la comunicación”.

Sensor 24 horas

El sistema desarrollado consiste en un sensor y un software que les permite clasificar automáticamente los diferentes tipos de sonidos que emiten las belugas en distintas situaciones.

El sensor mide en forma continua y en tiempo real las vocalizaciones de las belugas, de forma que se pueden monitorizar durante las 24 horas del día. José Antonio Esteban, coordinador del Departamento de Investigación del Oceanogràfic de Valencia lo explica así:

Nosotros lo que intentamos es ver la tasa de vocalización, es decir el número de vocalizaciones por hora y, además, distinguir los tipos de sonidos emiten, si hay sonidos relacionados con sus reacciones, relacionados con la comunicación social entre los animales, entre otras”.

El grupo de investigadores españoles ha estado trabajando un año en el sistema para el control automático del grado de bienestar de cetáceos en cautividad y se está utilizando ya en el Oceanogràfic de Valencia en fase piloto.

Ojalá que sigan adelante y avancen mucho en su investigación e incluso un día (espero que esto no suene a ciencia ficción) puedan hacer el sistema a la inversa, para que los cetáceos también entiendan nuestro lenguaje y así tener una verdadera comunicación bidireccional.

Link: Investigadores de la Politècnica de València y el Oceanogràfic desarrollan un nuevo sistema para ayudar a "entender" el lenguaje de los cetáceos (Universia)