Caída de Skype se debió a una versión desactualizada para Windows

Caída de Skype se debió a una versión desactualizada para Windows

por

La semana pasada el servicio de Skype sufrió una de sus caídas más importantes de los últimos años, viéndose afectados gran parte de sus usuarios durante 24 horas.

Según el CIO de la compañía, Lars Rabbe, los problemas comenzaron el día miércoles 22, luego de que se combinaran dos fenómenos.

Ese día, un grupo de servidores de apoyo, encargados del sistema de mensajería instantánea, se sobrecargaron. Esto significaba que las respuestas que se enviaban hacia PCs que corrían Skype sobre Windows llegarían demoradas. Sin embargo, un bug en una de las versiones de Skype para ese sistema operativo (5.0.0.152) causaba que el programa se cayera.

Alrededor de un 50% de los usuarios de Skype usan esta versión con problemas.

Esto, a su vez, causó problemas a Skype debido a la forma en que el soporte de red está organizado. Algunos de los datos que viajan por la red de Skype pasan a través de todas las máquinas que están conectadas al servicio. Estos PCs actúan como lo que Skype llama “supernodos”, que realizan algunas de las tareas administrativas para permitir que las llamadas se conecten. Considerando que el 50% se cayó porque tenía la versión Windows con problemas, el servicio perdió gran parte de sus “supernodos”, haciendo que los que quedaban disponibles se sobrecargaran, creando una gran congestión.

Así, el problema se fue agrandando hasta afectar a todos los usuarios del servicio, en la medida en que más nodos comenzaron a sobrecargarse ante la imposibilidad de dar respuesta a los miles de requerimientos que se fueron acumulando (al no lograr ser procesados en los tiempos propios del servicio).

La tardanza en volver a dejar operativo el servicio se debió a que cada nodo debía ser reiniciado, un proceso que no es rápido y que finalmente terminó por afectar a gran parte de los usuarios de Skype.

Rabbe indicó que se revisarán las políticas de Skype para permitir actualizaciones automáticas del software, de modo que no vuelva a ocurrir algo así (de paso, revisa si tu versión del software está actualizada o no…).

A partir de esta dura experiencia el CIO de Skype se comprometió a que la compañía invertiría más dinero en infraestructura, con la finalidad de que el servicio sea aún más confiable. De igual manera señaló que se realizarían pruebas más completas antes de liberar una nueva versión de sus distintos clientes.

Link: CIO update: Post-mortem on the Skype outage (The Big Blog)