Assassin's Creed: Brotherhood [NB Labs]

Assassin's Creed: Brotherhood [NB Labs]

Ezio regresa a patear traseros templarios con ayuda de la Hermandad

Una año después del lanzamiento de Assassin’s Creed II, Ubisoft nos sorprende con una secuela. Bueh, no es una secuela per se ya que no lleva el III, más bien es un derivado con el subtítulo de Brotherhood, pero para el caso es lo mismo.

Todavía quedaban aspectos por explorar en la vida de Ezio Auditore da Firenze, así que Ubisoft Montreal nos regresa a la Italia renacentista de principios del siglo XVI, para revivir las memorias del héroe a través de Desmond Miles. Es así como continúa las intrigas y conspiraciones entre los Templarios y Asesinos.

Nulla è reale, tutto è lecito

Brotherhood, al igual que el juego anterior, inicia exactamente dónde dejamos a Ezio, justo después de ese extraño final que nos dejó perplejos. Y pues… ¿Qué más les puedo decir sin arruinarles la trama de este título y de ACII? Trataré de andarme con cuidado.

Ezio cree que sus problemas han terminado, pero se equivoca. César Borgia, hijo de Rodrigo Borgia – ahora el Papa Alejandro VI – y capitán general del ejército del Vaticano, comanda a sus tropas para sitiar Monteriggion y recuperar la Manzana, una de las Piezas del Edén. Las cosas no salen muy bien para los Auditore y los habitantes de la villa, así que huyen a Roma.

Es ahí, en la futura capital italiana, donde Ezio se reencuentra con Nicolás Maquiavelo, quién le insiste en reformar a la hermandad de asesinos, convertirse en su líder, y destronar a los Borgia para sacar a Roma de la miseria.

Si no jugaste los juegos anteriores, al iniciar éste se muestra un breve resumen de todo lo que ha sucedido hasta ese momento. Son cuestiones básicas que abarcan tanto los hechos en la actualidad, con Desmond, así como las vivencias de Altaïr y Ezio; es algo así como un “Previamente en Assassin’s Creed”. Creo que cumple muy bien con su función, pero eso no quita que alguien que no haya jugado AC y ACII se pierda en la ya de por sí enredada trama.

La mitología de la franquicia continúa su expansión en esta entrega, pues se revelan, a través de diálogos, videos y acertijos, la constante pugna entre las dos facciones, las cuales abarcan las traiciones de reyes, unificación de regiones, dominio de empresas multinacionales, instauración del capitalismo e inclusive golpes de estado en América Latina.

Insieme per la vittoria!

Todo parece indicar que en esta ocasión Ubisoft no tocó el sistema de juego y lo importó directo de Assassin’s Creed II; supongo que siguen la máxima de “no lo arregles si no está roto”. Si terminaste ACII recientemente, te sentirás como pez en el agua con Brotherhood, ya que la navegación, movimientos y progresión de las misiones son similares.

Las misiones se dividen una vez más en las obligatorias, que son las que llevan el curso de la historia, y las opcionales. Éstas últimas, como es de esperarse, puedes o no hacerlas, pero al realizarlas obtendrás ciertos beneficios – armas, armaduras, dinero – que facilitarán tu desempeño en el juego.

El catalogo de misiones opcionales aumentó, así que una vez que termines el juego tendrás todavía muchas cosas que hacer, sobre todo si quieres una sincronización del 100%. Las adiciones más notables son las misiones de los gremios, que te contabiliza las veces que haces uso de cada agrupación o de sus tácticas; la reconstrucción de Roma, semejante a la edificación de Monterrigioni en ACII; la Hermandad de Asesinos, en donde reclutarás, entrenarás y comandarás a tus aliados; y la misiones de las tiendas, en donde debes de proveerles de materia prima para desbloquear nueva mercancía.

Claro, también están de regreso misiones especiales contra templarios, la exploración de guaridas de los Seguidores de Rómulo (que toman el lugar de las tumbas de asesinos en ACII) y las percusiones contra solados del ejercito de César Borgia. Una nueva adición son las misiones de entrenamiento virtual, que te servirán para mejorar tus técnicas de combate y navegación, además de retarte a mejorar tiempo y obtener medallas.

Existen también misiones donde debes destruir los planos y las armas creadas por Leonardo da Vinci. Es aquí donde harás uso de un tanque, la máquina voladora y otras invenciones, pero lamentablemente no podrás haces uso de ellas fuera de la misión. La única opción para usarlas de nuevo es volver a jugar la misión, algo que se perdió en ACII pero que, afortunadamente, regresó para esta entrega.

Requiescat in pace

Aunque se podría decir que Brotherhood es  lo mismo que ACII, si hay algunos cambios que se deben tomar en cuenta. Por ejemplo, ahora puedes montar a caballo por las calles de Roma, algo que y se había visto en los dos primeros juegos pero no dentro de las ciudades. Además, mejoraron el combate montado y puedes saltar desde tu corcel para asesinar a otro jinete.

El sistema de cuerdas y contrapeso que se mostró en los tráilers del modo multijugador se incorporó a la campaña regulara, lo que te permitirá subir a los tejados de un solo brinco. El último aspecto es la inclusión de un paracaídas, ideado por Leonardo. Aunque para obtenerlo debes de cumplir ciertos requisitos, este aditamento de puede ayudar al momento de infiltrarte a zona protegidas.

El sistema de combate también se renovó. Las críticas sobre la estrategia de esperar-bloquear-contraatacar parece que no cayeron en oídos sordos, pues ahora el juego te invita a ser más agresivo al momento de entrar en conflicto, en parte por su gran variedad de armas. Los enemigos ya no esperan tanto para atacarte, como era antes, y noté más defensivos a los enemigos con lanzas, lo que me obligó a usar la técnica de desarme.

Algo interesante con este nuevo sistema es que, al matar a un rival, tienes la opción de conectar otro golpe de gracia contra el siguiente enemigo, y continuar así hasta que no quede ninguno en pie o hasta que uno te rompa el flujo de combate. Esto la da más dinamismo a las peleas, además de que te hará ver como un badass.

También agregaron nuevas animaciones a los movimientos de ejecuciones, así que si en ACII te parecieron brutales, espérate a ver éstas: pisotones en la cara, cuchillas en los ojos y disparos a quemarropa.

Tu arsenal esta vez se completa con una ballesta, que te será muy útil en la misiones donde debes ser completamente sigiloso, y dardos envenenados que, aunque no los usé mucho, sirven muy bien para distraer o eliminar enemigos a distancia.

Pero el mejor agregado en cuestión de combate es el poder comandar a tu Hermandad para que te asistan. Durante tu travesía podrás reclutar a 12 ciudadanos para que se conviertan en asesinos; esto lo logrará enviándolos a misiones en diversas ciudades europeas para extender el alcance de la Hermandad y detener a los Templarios. Al adquirir experiencia podrás mejorarles sus armas y armaduras, llamarlos a combate y luchar hombro con hombro. Al tener a tus primero seis reclutas, podrás ordenar una “lluvia de flechas”, una técnica que, estoy seguro, te sacará de más de un apuro.

Todo está muy bien en la campaña de un solo jugador, pero no se libra de varios problemas técnicos; es extraño que suceda en Brotherhood, ya que en el anterior no me tocaron ver detalles como estos. Mientras vas corriendo o galopando por la ciudad, en ocasiones verás como las personas o caballos se materializan en las calles; y no, no es un glitch en el Animus 2.0. En el campo también me sucedió algo similar, pero con los arboles y algunas construcciones, y la primera vez que crucé un puente a caballo se congeló el juego por dos segundos. Nada que arruine el juego, pero no debería de haber detalles como estos en un título que, básicamente, retoma el sistema del juego anterior.

No ahondaré en los temas del diseño artístico, la música y las actuaciones de voz, ya que mantiene la misma calidad que ACII. Roma se ve impresionante, la arquitectura está muy bien cuidada, la confección de ropas y armadura se detiene en cada detallada y es agradable ver las pinturas de Rafael. La música, por tercera vez, está creada por Jesper Kyd, y Nolan North, Kristen Bell y Roger Craig Smith regresan como Desmond Miles, Lucy Stillman y Ezio Auditore, respectivamente.

Vittoria agli Assassini!

El multijugador es lo más nuevo en Brotherhood y es muy distinto a lo que hemos visto en otros títulos. Hay cuatro modalidades de juego – Wanted, Manhunt, Alliance y Advance Wanted – en las que la mecánica consiste en ubicar a tu objetivo y asesinarlo, pero cuidando de que tu captor no te localicé a ti.

Obtendrás puntos de acuerdo a la manera en la que despaches a tus rivales, con lo que podrás subir de nivel y obtener nuevas armas, bonificaciones y habilidades. Los personajes que escoges no varían en cuanto a técnicas, básicamente todos hacen los mismos, pero los puedes personalizar en cuanto a color y aspecto. Además, también hay retos por vencer para así ganar más puntos de experiencia.

Mi recomendación es iniciar con Manhunt, ya que consiste en dos grupos que se turnan para ser la presa y el cazador. De esta manera podrás conocer bien los detalles de ambos papel antes de ejecutarlos al mismo tiempo en cualquier otra partida.

Los problemas con el multijugador, al igual que con la campaña de un jugador, radican en los aspectos técnicos. En ocasiones toma mucho tiempo iniciar una partida, principalmente porque cada modo tiene ciertos requisitos, como cantidad de equipos y un número mínimo de particiapantes. La espera fue tal que varias veces decidí cancelar la búsqueda e iniciar de nuevo, al grado de que odié la frase de “Searchig for other Abstergo agents”.

La posibilidad de grabar encuentros, como sucede en los juegos de Halo, pudo haber sido una adición muy interesante, ya que te ayudaría a aprender de tus errores y de las técnicas de tus rivales, pero desafortunadamente no es parte de las opciones.

No creo que el modo multijugador desbanque a Call of Duty: Black Ops o Halo: Reach, pero sin duda es los suficientemente diferente para hacerse de jugadores que buscan una experiencia distinta en línea. De ninguna manera es malo, al contrario, es sumamente divertido, pero las opciones que ofrece son muy reducidas en comparación con títulos que hacen de esta modalidad su plataforma de lanzamiento.

Prima di finire

Assassin’s Creed: Brotherhood mantiene el mismo nivel de calidad que su antecesor y agrega variaciones que lo hacen más dinámico, aunque se notan algunos imperfecciones. La campaña te mantendrá entretenido por un buen tiempo, pero si se te acaba puedes pasarte al modo multijugador, que además de divertido destaca por ser diferente al resto de lo que se oferta actualmente. Estoy seguro que los interesados en el universo de la franquicia estarán contentos con esta entrega y sus revelaciones, a pesar del abrupto final que lo único que provoca es querer saber que pasará ahora. Uno de los juegos que no te debes perder esta temporada.

Lo imperdible

  • Expansión de la mitología y nuevas revelaciones
  • El minijuego de la Hermandad y su uso en combate
  • Puedes repetir las misiones de la historia la veces que quieras
  • Mantiene la misma calidad de su antecesor en diseño, música y actuaciones de voz
  • El multijugador es sumamente divertido y diferente a otros juegos

Lo impresentable

  • Algunas fallas visuales en la campaña de un jugador
  • La historia del juego termina en el peor momento
  • Los tiempos de espera en el multijugador llegan a ser prolongados
  • Opciones limitadas en el multijugador
Excelente
… uno de los juegos que no te debes perder esta temporada "