[metroimage ids=”38-42372,38-42374,38-42375,38-42377,38-42379,38-42380,38-42381,38-42382,38-42385,38-42386,38-42388,38-42390,38-42393,38-42395,38-42396,38-42399,38-42400,38-42402,38-42404,38-42405,38-42407,38-42408,38-42410,38-42412,38-42414,38-42415,38-42417,38-42418,38-42420,38-42421,38-42423,38-42426,38-42427,38-42429,38-42430,38-42432,38-42433,38-42435,38-42436,38-42438,38-42439,38-42441,38-42443,38-42444,38-42446,38-42447,38-42449,38-42451,38-42452,38-42454″ imagesize=”large”]

Pro Evolution Soccer 2011 [NB Labs]

Un análisis profundo que nos tomó horas y horas pero por fin llegó.

Llegó el único juego que puede estar cuello a cuello contra el omnipresente FIFA. De la mano de Konami, llega Pro Evolution Soccer 2011. Después que las últimas versiones decayeran en popularidad y calidad, esta versión llega con muchas promesas cumplidas (y otras nuevas) que les llenará la vida de alegría a la mayoría del público, como también varios agujeros que tapar si quiere volver a retomar la corona que perdió ante EA Canada.

Con ustedes, nuestro profundo análisis después de horas y horas de juego; simplemente no podíamos dedicarle menos de 20 horas a un juego como éste.

Nota: este NB Labs es traído por ustedes gracias a un Joint Operation entre Javier “V3N0M” Flores e Italo “DarkGhostHunteasdasdf” Baeza.

Entrando al estadio

La calidad visual subió un gran escalón con PES 2010, y en esta oportunidad la mejora es mediana. PES 2011 goza de gran calidad visual, varios aspectos mejorados como la cancha, el estadio y la luminosidad. La característica nueva es el Motion Blur – o Desenfoque de Movimiento – que rápidamente se ha transformado en un post-efecto que ayuda a mostrar movimientos más fluidos y más parecidos a los reales, aunque consume bastante tarjeta gráfica en el caso del PC. En las repeticiones, el juego se aprecia como algo casi real, y si lo miras desde lejos, más aún.

Es evidente el gran trabajo que tiene Konami respecto a los menús, que han sido definitivamente reacondicionados, es mucho más fácil de navegar por ellos en vez de perderse. Así mismo, casi todo el aspecto de presentación del juego está cuidadosamente detallado. Desde el entrenador que te sermonea en el camarín para el próximo partido, pasando por el menú de tácticas muy fácil de modificar, hasta las álbum fotográfico de ti mismo. Casi todo está bien logrado, bien cuidado.

Ya no hay que ser genio para notar que las camisetas se confunden o no.

Por la parte sonora, este título sufre lo mismo de todos los años, contadas tonadas pegajosas y eso sería. La música se ha elevado un poco más de nivel (respecto al ritmo) este año, pero carece de grandes estrellas como el año pasado que tuvo a Hoobastank y The Chemical Brothers con unos buenos temas. De todas maneras, es algo muy subjetivo: a algunos no les afectará, pero otros querrán apagar el sonido por completo y poner alguna Mezcla de Genius de iTunes. Dentro de los partidos, los comentarios siguen siendo bastante genéricos aunque igual de acertados que las ediciones anteriores. En la versión latinoamericana nuevamente están de regreso los comentarios de Christian Martinoli y el análisis de Luis García, ambos narradores de TV Azteca de México que le dan un toque único y cómico a los partidos, aunque esta es un arma de dos filos ya que hay de dos sopas: o los amas o los odias.

Otro apartado que fue mejorado y que tenemos que destacar es el modo de edición. Dentro encontraremos las típicas opciones que nos permiten editar jugadores y equipos, pero en esta ocasión con una mayor profundidad que permite incluso introducir cánticos personalizados para las diferentes escuadras. De esta manera puedes buscar grabaciones de cánticos de tus equipos favoritos e incorporarlas para escucharlas durante los partidos de local. Otra novedad bastante interesante es la posibilidad de crear nuevos estadios seleccionando las diferentes secciones del inmueble, además del tipo de césped, colores de las tribunas e incluso añadir detalles totalmente personalizados.

Este camarín no lo había visto antes

La nueva edición del deporte rey por parte de Konami tiene varias cartas bajo la manga, que básicamente realzan el valor de Pro Evolution Soccer. El más notorio es el nuevo menú de tácticas que ha sido mejorado enormemente, y está a años luz del retrógrado “Dirección de Equipo” de FIFA 11. Puedes planear diferentes tácticas dependiendo del tiempo y el marcador, mover jugadores de posición libremente según les acomode, y hasta modificar el ritmo del equipo dependiendo del tiempo y marcador. El sistema es muy cómodo y rápido de usar, y el sistema de táctica automática te asegurará que no pierdas el tiempo en este lugar sin también perder la gracia de modificar el equipo a cada rato. No te sorprendas si por alguna razón decides quedarte unos minutos más modificando la escuadra inicial tanto antes como durante el partido, aún cuando el juego busque evitar que repases algún menú excepto para realizar cambios. Al igual que el año pasado, algunos cambios siguen siendo raros, pero son contados y a veces son sorprendentes en lo influyente del partido.

Así da gusto armar un equipo

En lo que respecta al los modos y licencias, la integración de la Copa Libertadores es un contar con un gran plus en Latinoamérica, donde las secuelas de PES 5 y PES 6 aún causan estragos. Lo que se extraña son las liga locales para efectivamente clasificar, así como sucede con las ligas europeas y la UEFA Champions League y UEFA Europa League, y lo más raro de todo, que no se puede jugar en línea con los equipos de Copa Libertadores. El resto de la historia es pan añejo: a pesar de tener algunas licencias nuevas, aún faltan equipos que no las tienen y por ello tienen otros nombres y camisetas ficticias. Para qué decir de las alineaciones de cada equipo, que se limitan a los jugadores que conocemos dejando algunos canteranos u otros del “Equipo B” sin asomar cabeza. De pasada, las alineaciones llegan bastante atrasadas respecto a lo que ha sucedido en los últimos meses: Henry aún está en el Barcelona, Ibrahimovic aún no aparece en el Milán, etcétera. Sólo el reciente DLC disponible repara esto y otras cosas.

La comunidad en PES 2011 parece cobrar mucho más protagonismo – tiene un acceso directo en el menú inicial – además de las opciones en línea. Se puede jugar la nueva Liga Máster Online por Internet, donde ganas dinero virtual por jugar en línea, billetes que puedes quemar mejorando tu plantilla y otras cosas, además del modo Ser Leyenda también en línea. Hablando del apartado online, que en las anteriores entregas era quizá el punto más débil, vale la pena mencionar que definitivamente se ha mejorado. Si antes era imposible llevar a cabo un partido a un ritmo decente, ahora ya es una realidad. En la mayoría de los partidos que probamos en línea (en la versión de PS3) no tuvimos problemas de lag, solo en un pequeño porcentaje hubo “tirones”, pero igual esto depende de la velocidad de la conexión del rival. Bajo condiciones de una buena conexión ya es posible llevar a cabo enfrentamientos en línea sin tener que pasar corajes.

Dentro de las opciones del juego en línea están los partidos rápidos, que pueden ser amistosos o clasificatorios, estos últimos otorgando (o quitando) puntos a las estadísticas que se reflejan en tu perfil personal. También existe un lobby donde puedes crear salones con tus propias reglas, o incluso dar un vistazo a todos los que ya existen para seleccionar a tu oponente.

¿Y qué dijo el entrenador? "Échale pa' delante no más!"

Respecto a la Liga Máster, en el aspecto local hay varias gracias nuevas que se suman, como la posibilidad de buscar promesas nuevas, o mejorar el personal. Son nuevas características que prometen tu estancia en la dirección mucho más difícil que un paseo por el parque.

El modo Ser Leyenda trae bastantes mejoras para hacerlo menos tedioso que las ediciones anteriores. Hay otras preocupaciones como contratar agentes, preocuparse aceptar/desechar ofertas, adquirir habilidades a través de un enfoque de entrenamiento especial, y otras cosas más para hacer la carrera de un jugador más auténtica y evitar los tiempos muertos, pero el principio sigue siendo leeeeento y frustrante porque, claro, empiezas desde lo más bajo. ¿Pero porqué tendrías que alegar si seguro a los 18 años ya estarás sobre los 70 puntos general? Aunque seas un tronco que se lesiona más que una bombilla de jugo en caja, no tienes mucho que alegar. Y esa me la acabo de inventar.

Por fin podremos decir adiós a los partidos aburridos contra los suplentes, ahora existen partidos de entrenamiento contra equipos de segunda categoría y la posibilidad de saltar semanas hasta que te llamen al banquillo o escuadra inicial de las fechas de liga o copa. Sin embargo, todavía no hay forma de saltarse los partidos en transcurso ni pasar de los 2x de velocidad. Cuando llegues al vicio del banquillo a esperar hasta el segundo tiempo es muy aburrido. A pesar que tu carrera al ascenso parte unos escalones más arriba que las ediciones anteriores, al principio es normal que pases sólo mirando y no emboques ninguna, te pasen todos, te canses rápido, o tu control de balón sea como el nepe. Además del lento desarrollo de habilidades, la cámara por defecto no te permite ver con claridad a tu jugador con el balón en frente desde los 3/4 de cancha.

Ser jugador de fútbol profesional en una escuadra es mucho más fácil que antes. La charla del entrenador antes de cada partido, con objetivos reales y útiles – a diferencia de lo que nos dice el modo Be a Pro de FIFA – es un buen plus para obtener buenos calificaciones y mejorar tu calidad de jugador, así mismo como obtener información sobre cómo juega tal equipo para adaptarte ante un eventual traspaso. A mejor desempeño, mejores son las opciones de estar entre las primeras opciones de ser titular, y obtener más experiencia para desarrollarte como jugador. Pero no siempre estarás bien, por alguna razón puedes crear una ocasión de gol, crear un penal que pateará otro, y aún así obtener menos confianza.

Dentro de la cancha tendrás que pedir constantemente el balón, mucho más que antes. Es mucho más difícil que te lo den, así que tendrás que buscar espacios constantemente si quieres pases-gol. Y si eres mucho más defensivo, la presión y correcta marca es definitivamente uno de los objetivos a cubrir todo el rato para que no se filtren los jugadores. Por otra parte, el juego sólo contadas veces te dará pases que no sean por bajo si tiendes a jugar de forma ofensiva, a excepción que pidas un centro. Y si hay una opción para pedirlas por alto, no está clara y no dice en ninguna parte, lo que te limita las opciones de crear jugadas.

Un error recurrente en este modo son los partidos encima de las lesiones. Tu jugador eventualmente se lesionará, pero alguna veces serás llamado a los partidos por más yeso que tengas en los pies. Lo raro es que tu participación apenas durará un par de segundos, hasta la próxima pausa en el juego, para luego ser sustituido por otro compañero, y terminar con una pérdida de confianza por tu nula aparición. Esperamos que Konami lance un parche para arreglar este error dantesco.

Como la IA no es muy buena, ya les hablaremos de ello, lo mejor que puedes hacer es desconfiar siempre de tus compañeros, al menos, que sean estrellas a nivel internacional. Es muy normal que los jugadores de equipos poco conocidos, o debajo de la media, tengan poca visión de cancha, casi obligándote a bajar (o subir) en casi todas las jugadas. Tampoco esperes que el equipo juegue todo a por tí, por muy desmarcado que estés para un remate cruzado desde atrás siempre intentarán probar ellos primero. ¿Habrá algún medidor de confianza en el futuro?

Estos sí que son fichajes para darle a Marca material por dos años

Espero que si llega a existir alguno, lo incorporen a los negociadores de cada club. Las transferencias esta vez si que están locas, y, por lo menos en el modo Ser Leyenda, te puedes quedar con la boca abierta un par de días. Por ejemplo, los premios de la UEFA Champions 2011 tenían a Julio César, Ronaldinho, Vanderbuurd, Xavi y Messi. ¿Lo simpático de todo? Messi estaba en el Inter, Ronaldinho había vuelto al Barça, Julio César estaba en el Real Madrid y Xavi junto a Vandebuurd aparecieron en el Manchie. A lo mejor el Barcelona vendió a Xavi y Messi para recuperar a su astro, quien sabe…

“Comenzaron los 90 minutos del deporte más bello del planeta”

Y ahora se viene lo grueso: la jugabilidad. Las primeras cosas que se puede notar en esta versión son dos: pases y control en 360º. La gran gracia que trae PES 2011 es un reformulado sistema de pases, mucho más manuales y con una barra de poder mucho sensible, lo que te otorga mayor control a la hora de hacerlos: hacia dónde va, para quién va, con cuánta fuerza va. La diferencia entre jugadores es más notoria también, no da lo mismo dar pases con M. Diarra que con Kaka’, así que necesitarás jugadores clave que no te limiten las oportunidades de gol. El partido se convierte así en algo más auténtico respecto a la creación de jugadas, donde no te bastará sólo tener un jugador que se los pueda pasar a todos (aka, “Lionel Messi”)

Menos mal en esta edición el partido es mucho menos cortado por el árbitro o saques de banda, creando un juego mucho más fluído y que se pelea en por mucho en casi toda la cancha. La Ley de la Ventaja está presente en PES 2011 pero es inútil cuando debe ser útil y viceversa. Muy pocas veces verás a un jugador aprovechando esta regla, que no se extraña demasiado. Sin embargo, eso también significa pocas oportunidades de tiro libre directo, mecánica esta vez en mucho menos difícil de acertar pero que mantiene el nivel experticia necesaria para dominar. Es increíble cuántas faltas se come, literalmente, el juez, por lo que cuando una falta tenga lugar cerca del arco querrás utilizar alguien que le pegue más colocado y sin tanta potencia en vez de algún misilero desquiciado (aka, “Cristiano Ronaldo”).

Por supuesto, comparado con FIFA 11, este juego está mucho más verticalizado y se pasa mucho menos rotando el balón para encontrar el espacio libre; estarás tirando el balón adelante y buscando formas de dar ese pase efectivo para abrir la defensa. El control en 360º tiene una mayor influencia en dónde dirigir el balón y cómo aprovechar los espacios entre dos o más defensas, una mejora respecto a la edición anterior, pero sigue siendo sólo un plus que no decide la mayoría de las jugadas.

El dribbling de Messi es tan peligroso como él solo.

Sigue presente, esta vez con más protagonismo, el “lazo invisible” que une el balón y al pie del jugador. En conjunto con el énfasis en el dribbling, ha provocado que jugadores con buen manejo de balón sean mucho más peligrosos que antes, más de lo que podrían imaginar. Los clásicos ejemplos son Messi, Cristiano Ronaldo, Robben, Ribberý, etcétera, todos ellos pueden transformarse en depredadores en potencia si tienes las aptitudes para saber manejar el balón y hacer fintas. En FIFA 11 necesitas trotar con LT/L2 para hacer los trucos, pero en PES 11 no necesitas presionarlo para marear al público con el stick derecho. Ese botón es muy útil para dribblear entre una defensa apretada. Aquí tu rival alegará bastante por esa pelota que retrocedió mágicamente y no alcanzó a tocar su barrida.

Como dije, las fintas son un buen plus que muchas veces son efectivas si se realizan en el momento preciso, y ahora toman mucho más protagonismo para sobrepasar a un defensa. Si encuentras difícil hacer una – o varias – puedes encadenarlas para pasar a los rivales de forma efectiva pero que sólo funcionan cuando el momento se da. Pero a pesar de la facilidad, siguen siendo poco auténticos, robotizados y exageradamente engañosos.

Piscinazo

La tarea ofensiva es muy recurrente en PES 2011, sin embargo se ha descuidado enormemente la segunda tarea más importante del juego y donde abundan las pifias y los errores: defender. Por ello, es altamente más que recomendable fortalecer al equipo con buenas bases defensivas para quitar balones y un stopper en medio del cambio (Cambiasso, Pepe, Khedira, Touré Yaya, etcétera), y/o un jugador que actúe como pilar defensivo (Piqué, Terry, Ferdinand) no son opciones, sino son obligaciones. Si estás perdiendo y quieres sacrificar un defensor por delantero, créeme, muchas veces no es la mejor opción.

La IA sigue siendo desastrosa como en la edición del año pasado. A veces los jugadores tienen la pelota cruzando enfrente pero no atinan a despejarla, recuperarla y rematar al arco, o bien, aprovechar una carrera para meterles un balón limpio como en los mejores partidos del Barcelona. Al parecer, ese es un privilegio que sólo un delantero neto puede ejercer (cuando se acuerda, claro). De hecho, jugando un amistoso, Yapi de Costa del Marfil se mandó una tijera en el rechazo de un córner épico, para que luego lo repitiera Gago un par de partidos después. ¿Qué le pasa a este juego?

Quiebre y walá, adiós marca.

Las animaciones tienen la tecnología de hace 5 años atrás. La transición entre cada una de ellas es robótica o epiléptica, y aún cuando son más reales y fidedignas, en todo es tiempo los de Konami no se han dado cuenta que la fuerza con el que le pegan al balón los jugadores es totalmente contraproducente a la trayectoria del esférico. Es un circo de robots cuando dos o más jugadores se juntan para pelear el balón que sigue más pegado al pie que años anteriores; presionando al rival es cuando mejor se puede apreciar este molesto efecto: una jugador que a la vista ya perdió la pelota se quiebra hacia un lado por unos centímetros y sigue con ella como si nada.

Para la defensa en sí misma, también hay más problemas de los que deberían haber. Muchas veces no se anticipan a los pases en profundidad – es muy poco probable – y para entrar en acción esperan a que el balón llegue a los pies del rival en vez de cortar la jugada, lo que resulta incómodo y muy peligroso, le quita realismo a los pases y puedes terminar con uno en contra fácilmente. Como los delanteros llegan como si nada con ese tipo de pases, parece que les bajaron la puntería para que todo no terminara en goleada: Inexplicable que Rooney no la haya metido a 15 metros con sólo 1 defensa molestando. Otro efecto malo es que algunos defensas muchas veces corren DE ESPALDAS al ofensivo con el balón. Y cuando llega al portero, usualmente la pelota rebota como conejo esperando a que un contrario complete el gol.

A buenos pases y malas defensas se hacen buenos goles.

También, muchas veces los defensas la tirarán afuera sin complicaciones – digno del respecto táctico de la Selección de Estados Unidos en la anterior Copa del Mundo – en vez de controlar el balón cuando no están presionados. Otras veces, cuando son presionados, les cuesta mucho soltar el balón y tirarlo a la banda o retroceder.

Gracias a las faltas que son cobradas porque sí, hacer cualquier barrida que no sea perfecta dentro del área es prácticamente un penal, que dentro de los partidos siguen siendo innecesariamente difíciles de disparar. Todavía no descubren que tener el arco de frente, para que luego la cámara vuelva a su estado normal, es mucho más cómodo. Yo pensaba que sería erradicado después de la poca aceptación que tuvo el año pasado, que sólo fue bien recibida por aquellos que les gusta invadir el área.

Y se terminó señores

Digan lo que digan, PES 2011 este año salió mejor parado que los años anteriores. Esta vez tenemos un juego mucho mejor elaborado como juego arcade: agarra el control y empieza a jugar, el partido depende mucho más de ti, y el camino a la experticia es un desafío, lo que hace un juego mucho más valioso para jugar con alguien al otro lado del control que en solo. Pero no se dejen engañar, porque aún tiene muchos detalles que arreglar como la bazofia de mecánica defensiva o la pésima IA. De hecho, jugando unos amistosos, Yapi de Costa del Marfil se mandó una tijera en el rechazo de un córner épico, para que luego lo repitiera Gago un par de partidos después – sí, lo vuelvo a repetir porque es increíble. Esas cosas bastan para que definitivamente PES 2011 de a entender que esto no es ni cerca de una simulación de fútbol.

Por primera vez podemos decir que Seabass y compañía van por el lado correcto en el concepto de juego al que quieren llegar, pero los descuidos van desde evidentes a alarmantes. Que todo dependa más de tu habilidad que de incontables factores y alineaciones planetarias es justamente lo que PES 2011 propone, pero efectivamente hay demasiadas inconsistencias que trancan este estilo arcade de juego. Tenemos un título no necesariamente refinado como FIFA 11, pero que después de todo entretiene, y mucho más cuando tienes a un humano atacando hacia el lado contrario. ¿Más o menos diversión que FIFA 11? Esa comparación dependerá de tus gustos, pero esta edición del juego de fútbol de Konami merece tus billetes de forma segura si la simulación no es lo tuyo.

Por ahora, FIFA 11 se fumó nuevamente a PES 2011 con clase y sin hacer mucho en lo que es el núcleo del juego de fútbol, pero la diferencia con la batalla de la edición anterior es simple: mientras FIFA ya está en la orilla de los límites de la simulación y su motor, PES ya tiene una dirección definida y sólo debe enmendar el rumbo. Si Seabass y su equipo se ponen las pilas el próximo año, algo que subliminalmente han dicho desde PES 2008, tengan por seguro que la batalla va a estar más reñida el 2012. Si PES 2012 se perfecciona en este ámbito, podremos morirnos en paz cuando llegue el fin del mundo diciendo: “Esta vez, PES se fumó a FIFA”.

Lo imperdible

  • Mejor control de los jugadores y del balón.
  • Gráficas mejoradas ligeramente, además del desenfoque de movimiento.
  • Pases mucho más manuales, da gusto darlos después de dominarlos.
  • El buen dribbling es mucho más peligroso.
  • Control en 360 por fin tiene algo más de peso para aprovechar espacios.
  • Generar y modificar tácticas es mucho más fácil, rápido e intuitivo.
  • Muchas opciones para editar el juego, incluido los estadios.
  • Las mejoras en el modo Ser Leyenda para hacerlo menos tedioso.
  • La licencia de la Copa Libertadores.

Lo impresentable

  • La IA sufre de problemas más graves que la versión anterior.
  • Hay pocas estrellas reconocidas en el soundtrack.
  • Defender puede transformarse en algo frustrante.
  • Como es tradición, ausencia de licencias.
  • No se puede jugar en línea con los equipos de Copa Libertadores.
  • La pelota está mucho más pegada al pie y se siente muy irreal.
  • Los penales dentro del partido siguen iguales que el año pasado.
  • No hay más opciones avanzadas para modificar la calidad gráfica (ya es una necesidad).
  • Los porteros son mano de piedra y muchos goles son de rebote.
Interesante
…van por el lado correcto en el concepto de juego al que quieren llegar, pero los descuidos van desde evidentes a alarmantes.”