[metroimage ids=”38-45141,38-45142,38-45144,38-45145,38-45146,38-45148,38-45149,38-45151,38-45152,38-45153,38-45155,38-45156,38-45157,38-45159,38-45161,38-45162″ imagesize=”large”]

Guwange [NB Labs]

Un shooter de la vieja escuela con sabor oriental

A veces pueden ser olvidados o quedar a un lado pero todo indica que los juegos de naves serán eternos. A comienzos de noviembre Guwange apareció para XBLA: una adaptación de un arcade lanzado durante los 90s; un juego que es un forastero en los tiempos de la alta definición.

Guwange es un juego de naves de scroll vertical con vista desde arriba (manera compleja de decir: se juega como el Raiden o el Aero Fighters), creado y desarrollado por Cave (conocidos por DoDonPachi y DeathSmiles) y tiene lugar en el Japón antiguo. Su historia tiene de todo: poseídos, maldiciones, magia, talismanes y un montón de elementos más que sólo funcionan como una excusa para lo que realmente importa: la acción.

En este juego de naves… no controlamos naves; podemos manejar 3 personajes (Kamono Gensuke, Shishin y Hiiragi Kosame), cada uno con su propia historia y sus respectivas habilidades y desventajas. La acción es asfixiante: el scroll automático guía la pantalla tanto de abajo hacia arriba como de un lado hacía otro mientras un gran número de balas y proyectiles enemigos inundan la pantalla. Imaginen Aero Fighters (con power ups, mejoras de armas y muchas monedas de puntaje) y súmenle el número de ataques enemigos de los juegos de naves de Dreamcast (como Gigawing 1 y 2). Por suerte, nuestros personajes son relativamente delgados y podemos esquivar semejantes ataques, aunque a veces parece imposible.

El juego se puede disfrutar de modo cooperativo tanto en línea como a la antigua (con algo llamado ser humano jugando al lado tuyo) y cuenta con 3 modos: el arcade original, el modo Blue (mayor dificultad) y el modo Xbox 360 (donde podemos controlar donde caen nuestras bombas con el segundo stick análogo). Más allá de ciertos detalles que influyen en la dificultad, estos modos intentan brindar algo de variedad al juego pero -al igual que los personajes jugables- sus diferencias son relativamente pocas.

Visualmente hablando, Guwange denota el paso del tiempo. Sus gráficas full 2D son una oda al píxel y a los arcades de antaño. Su pantalla es extremadamente angosta e incluso se hace bastante pequeña -mientras un fondo cubre la pantalla que sobra… que no es poca-. Su tamaño no fue alterado para hacerlo compatible con las antiguas TV (4:3) o las teles pantalla ancha (16:9). Dentro de las opciones podemos utilizar mejor el espacio, usándolo para ver ventanas que muestran con mayor detalle nuestro puntaje, energía y otros factores.

Los controles son precisos y relativamente simples: podemos mover a nuestro personaje y sólo utilizaremos 3 botones- disparo, disparo rápido y Shikigami, que es quien lanza las bombas-. La música no es mala, pero sus partituras (una mezcla de sonidos del Japón antiguo con elementos actuales y tecno) sólo acompañan sin hacer eco en nuestros tímpanos ni sumando mucha emoción a lo que sucede en pantalla.

Es difícil hacer un análisis exhaustivo de un juego a la antigua en una generación completamente distinta a la suya, de un estilo de gameplay que es atemporal. Por ende, lo mediré como lo que es: un shooter y, como tal, Guwange es tan hardcore como la ComicCon. Es un título bien hecho, dirigido a un público extremadamente puntual y que pudo haber salido mejor si le hubiesen sumado elementos que lo rejuveneciesen un poco. Su propuesta es clara y el juego hace bien su labor, sin ser particularmente atractivo ni entetenido. Lamentablemente no se acerca a lo memorable y va a un público muy específico… además la dificultad depende de cuán fan sean de los juegos con -lo que parecen ser- miles de balas en pantalla (por cierto, cuenta con continues infinitos).

Amigos de los shooters de naves, pruébenlo primero. El resto posiblemente verá a Guwange como un título simplón, de look viejo, difícil y de un precio relativamente elevado (800 MSP). Un juego que -a pesar de tener su público- claramente fue más atractivo en sus tiempos… un título que es más japonés que Goku disfrazado de Akira, viendo anime mientras toma sake al lado de Pikachu (que está jugando Sudoku).

Lo imperdible:

  • Rescata un estilo clásico
  • Entretenido de 2 jugadores (sea en línea o no)
  • Ideal para fans de todo lo japonés

Lo impresentable:

  • Falta de opciones para ver mejor la pequeña pantalla
  • Audio relativamente plano
  • Pocas mejoras a un producto que muestra su antiguedad
Bueno
…un buen juego para un público muy puntual y que podría haber sumado elementos que lo rejuveneciesen.”