Gods vs. Humans [NB Labs] Gods vs. Humans [NB Labs]

¿Qué tal se siente ser un dios y aplastar torres de hombrecitos?

Gods vs. Humans [NB Labs]

por

¿Qué tal se siente ser un dios y aplastar torres de hombrecitos?

Gods vs. Humans es un título de estrategia de torre que básicamente nos mete en los zapatos de diversos dioses que deben detener a los humanos, quienes han decidido igualarse a sus creadores y pretenden alcanzarlos construyendo una super torre que llegue hasta el reino celestial. Para lograr este objetivo se tienen poderes divinos que utilizan la fuerza de la naturaleza o alguno que otro truco sobrenatural.

Sí, este título de WiiWare trata sobre dioses de distintas mitologías, como la egipcia, greco-romana, nórdica y japonesa; los cuales tienen que destruir la torre que construyen los humanos antes de que estos alcancen la cima, sólo hay que tener cuidado de no hacerlos enojar demasiado ya que su felicidad es la fuente de energía.

Bueno, para empezar la vida de un dios no es tan sencilla como uno se puede imaginar y menos cuando los humanos se creen del mismo nivel e intentan desbancarlo de su trono divino. ¿Qué hacer entonces? Pues, hacer pedazos esas ideas revolucionarias.

A lo largo de este título se van utilizando varios dioses en escenarios de distintas la época y mitología. Ra, Neptuno, Odin son algunos ejemplos de las divinidades a usar. La mayoría de los dioses comparten los mismos poderes básicos, y es en los poderes avanzados donde se diferencian unos de otros. Estos poderes avanzados se adquieren según se avanza de nivel.

Le mecánica del título es sencilla, cada nivel es una torre y hay que derrumbarla, para esto hay que destruir la base; la dichosa base se destruye poco a poco dejándole caer el edificio encima, el cual se tiene que ir derrumbando piso por piso, cada piso tiene 4 columnas las cuales hay que destrozar. El juego no marca un orden en destruir los pisos pero es obvio que si se destruye uno más inferior el peso que cae al suelo es mayor y por lo tanto también el daño a la base. Y cada vez que se deja caer una parte del edificio siempre daña un porcentaje a todos los pisos inferiores.

La torre da dos problemas básicamente, el primero es que siempre está en construcción, los humanos intentan llegar a las nubes y por otro lado también siempre se están reforzando los pisos; así que si uno no destruye un piso clave cuando aún es normal es muy probable que luego sea el doble de difícil por haber sido reforzado con vigas de acero. Por eso desde un principio se tiene que ir viendo cuales pisos de los débiles son los clave para quebrarlos antes de que se fortalezcan. Hay distintos tipos de piso y su resistencia va conforme a la función de cada piso.

Un dios también tiene que cuidar de su foco de poder y energía: la creencia y fé de los hombres. Así es, la energía de cada dios se alimenta de que tan contentos están sus seguidores humanos lo cual se refleja en la velociad con la que se recarga la barra de poder; por eso es muy importante no hacerles mucho daño al utilizar los poderes para destruir la torre. Ya que si se les agrede/mata mucho estos hombres dejarán de estar contentos y la velocidad en que se carga la energía será más lenta mientras que su trabajo como constructores lo harán más rápido.

Por lo que en resúmen el modo de juego es el siguiente: destruir con poderes divinos pisos claves de la torre para ir debilitando la base hasta que esta se derrumbe, hay que intentar no dañar a los humanos para que no se vea afectado la velocidad con que se recarga el poder y tampoco aumente su intensidad en contruir el edificio,  al mismo tiempo hay que hacer que estén más contentos (con poderes enfocados a esto).  Mientras se va avanzando de nivel se van desbloqueando nueva opciones de modo de juego, se va adquiriendo nuevos poderes, nuevos dioses o se aumenta la fuerza de los que ya se tienen.

Hay más elementos que influyen en el modo de juego; por ejemplo, hay sacerdotes buenos y malos, los primeros ayudan a que los hombres estén contentos con su dios, por lo que la barra de energía sube más rápido y los albañiles trabajan más lento, mientras que el sacerdote malo hace que los humanos estén descontentos y por lo tanto trabajan más rápido en la construcción. También en ciertos niveles aparecen los Héroes, los cuales son caballeros con una armadura fuerte que avanzan y avanzan hasta llegar a la cima, cuando un dios se encuentra con uno de ellos la prioridad es atacar y atacar hasta machacarlo.

Visualmente Gods vs. Humans tiene un estilo de caricatura bien definido, con diseños de personajes y escenarios que inspirado a los diseños bi-dimensionales de cerámica y monumentos de las culturas antiguas, son gráficas bonitas y amigables ; aunque la música es monótona y uno se llega a cansar de ella, no hay tant variedad. El control es sencillo de entender por lo que uno después de 4 o 5 niveles de jugar ya se está decentemente adaptado para empezar a concentrarse en el modo de juego. Sobre el diseño de juego, son más de 60 niveles y la dificultad va aumentando según se avanza, aunque la mecánica de juego ya no varía mucho.

Gods vs. Humans está bien como título de estrategia de torre por los primeros treinta niveles. Tal vez más si a uno le gusta este género pero el problema que tiene es que muchos niveles son muy parecidos y lo único que cambia es cómo están situados los humanos y la torre al inicio ya que las técnicas para destruirlas son casi siempre las mismas. Generalmente sólo se tiene que ir debilitando pisos inferiores reforzados con derrumbes de pisos débiles superiores, luego hay que alentar la construcción y reparacion de esos pisos inferiores con poderes como una niebla que alenta o una muchachona que distrae a los albañiles. Y esperar a que se recarge la barra de energía para lanzar ataques poderosos que terminen por destrozar el piso inferior reforzado. Muchas veces hay que usar un poder que limpia del piso de sus habitantes ya que hay soldados con artefactos que contrarestan los poderes divinos. Fuera de eso, el modo de juego generalmente sólo cambia cuando los Héroes entran en acción, entonces no hay otra técnica más que reventarle todo lo se pueda para evitar que llegue a la cima de la torre.

Un contra muy fuerte de este título es el precio, son 1500 Wii points. Y para como funciona el mercado en estos momentos éste es un título “caro”. El problema no es que la experiencia que ofrece no valga lo que cuesta sino que los usuarios ya se acostumbraron a videojuegos descargables más baratos. En cambio, este título ofrece muchos niveles en distintos formatos, aventura, reto, misiones, etc. lo cual se traduce en más tiempo de videojugar.

En fin, este título de WiiWare es entretenido como estrategia de torre, uno puede dedicarle mucho tiempo a diferentes niveles y en algunos momentos (generalmente mientras aún se aprende) puede dar un buen reto. El problema es que luego el método para destruir no cambia y más bien se trata de elegir correctamente los pisos clave y el orden a destruirlos, lo cual también se vuelve tedioso después de algunos niveles. Por lo que al principio puede resultar interesante y divertido pero mientras se avanza se torna monótono. Aún así el número de niveles a vencer va sobre los 60 así que los que son seguidores del genéro seguro que estarán contentos de resolver poco a poco, con varias horas,  este título. Sólo que aquellos que no son fans del género van a tener dilemas internos en adquirirlo, no por la experiencia que se entrega que es buena, sino por el precio.

Lo Imperdible

  • Ir debilitando muchos pisos inferiores y de un sólo golpe en uno superior tirar todos
  • Muchos niveles por resolver

Lo Impresentable

  • Una mecánica de juego monótona
  • Falta de variedad músical
Regular
…son más de 60 niveles y la dificultad va aumentando según se avanza, aunque la mecánica de juego ya no varía mucho.”