[metroimage ids=”38-163449,38-163451,38-163452,38-163453,38-163454,38-163455,38-163456,38-163458,38-163460,38-163462,38-163463,38-163464,38-163466,38-163467,38-163468,38-163469,38-163470,38-163472,38-163475,38-163476,38-163477,38-163479,38-163481,38-163482,38-163483,38-163484,38-163486,38-163487,38-163489,38-163490,38-163491,38-163492,38-163494,38-163495″ imagesize=”large”]

Galería de productos de Apple destruidos

A varios no les gustó mucho que el anuncio de Apple de hoy fuera la disponibilidad de la discografía de los Beatles en iTunes. Algunos se enojaron tanto incluso, que dijeron “ya no voy a usar iTunes más!” y le dispararon a su iPhone y después le pusieron una bomba al Macbook.

Bueno eso último lo estamos inventando.

La cosa es que el artista Michael Tompert junto con el fotógrafo Paul Fairchild destruyeron un montón de equipos de Apple para hacer una galería artística.

Aunque uno podría pensar que ambos odian la marca, Tompert afirmó que “he sido admirador de Apple desde el primer día”.

La inspiración le llegó a Tompert la Navidad pasada, cuando le regaló a sus hijos unos iPod Touch. Los chicos comenzaron a pelear por los equipos, y cansado de la disputa, Tompert tomó uno y lo lanzó furiosamente al suelo.

“Estaban shockeados – la pantalla estaba rota y el líquido se salía. Tomé mi cámara y lo fotografié”, dijo Tompert.

Luego, compró 12 productos de Apple y los destruyó para tomarles fotos. “Tenían que ser productos nuevos. Es sobre nuestra relación con las cosas nuevas”, dijo el artista. El más difícil de hacer pedazos fue el iPad. “Es prácticamente indestructible”, dijo. El equipo resistió golpes de objetos contundentes y otros, por lo que Tompert usó un soplete y calentó el aparato hasta que los interiores comenzaron a hervir y el equipo estalló.

Para los amantes de Apple, mejor ni miren la galería. Para los que quedaron enojados con el anuncio de la mañana y para los que le tienen antipatía a la manzana, adelante.

Links:
Apple destroyed products (Fubiz)
Destroyed Apple products become photographic works of art (Los Angeles Times)