[metroimage ids=”38-43170,38-43172,38-43174,38-43177,38-43179,38-43181,38-43183,38-43185,38-43186,38-43188,38-43190,38-43192,38-43194,38-43195,38-43197,38-43199″ imagesize=”large”]

Castlevania: Lords of Shadow [NB Labs]

Castlevania está de regreso, esta vez de la mano de Kojima y Mercury Steam

Después de años de saturarnos con juegos de Castlevania en 2D, principalmente en consolas portátiles, Konami decide darle nuevamente una oportunidad al 3D. No sólo eso, si no que asigna el proyecto a MercurySteam, decide no solicitar los servicios de Koji Igarashi, productor de los últimos títulos de la serie, y además se incorpora Kojima Productions a la ecuación.

¿Una desarrolladora española a cargo del nuevo Castlevania asistidos por el equipo de Hideo Kojima? Eso tenemos que verlo. Así que aquí les dejamos nuestro Labs de Castlevania: Lords of Shadow.

Aquí inicia todo

Lords of Shadows nos cuenta la historia de Gabriel Belmont, miembro de Hermandad de la Luz, quién se embarca en una misión por encontrar la Máscara de Dios, la cual tiene el poder de revivir a los muertos. Gabriel la necesita pues pretende traer a la vida a su esposa Marie, quien fue asesinada por creaturas sobrenaturales y su alama se encuentra atrapada en el Limbo.

La máscara está divida en tres partes, cada una en posesión de uno de los Amos de la Oscuridad, así que Belmont tendrá que destruirlos a ellos y sus legiones para reconstruir la careta. Pero no está solo, ya que durante su travesía se encontrará con amigos que lo ayudarán en su misión.

La trama suena simple pero, como era de esperarse, existen cosas detrás de ella que la complican. Gabriel deberá continuar firme en su objetivo inicial, a pesar de que le advierten de las graves consecuencias que sus acciones pueden desencadenar.

Con el planteamiento y desarrollo de la historia, MercurySteam cumple cabalmente con uno de los principales objetivos de Lords of Shadow: relanzar la franquicia. Se nota que el equipo hizo su tarea; tomó ciertos aspectos de la saga para replantearlos y fundar los nuevos cimientos de Castlevania sobres los que, esperemos, se edificarán los próximos juegos.

Uno de los mejores ejemplos de esto es la Cruz de Combate, el arma que usa Gabriel, ideada por Rinaldo Gandolfi. Construyeron toda una historia sobre su creación, cómo es que fue mejorada, porqué es más que un simple látigo y cómo es que fue apodada “Vampire Killer”. Todo lo cuentan en textos, pero es claro el esfuerzo en restablecer la mitología del juego.

Sin embargo, la historia también tiene sus tropiezos. Como lo mencioné, muchos de los antecedentes se revelan en textos o narraciones a cargo de Zobek, interpretado por Sir Patrick Stewart, cuando en ocasiones hubiera sido interesante presenciar los hechos, aunque fuera a manera de regresión. También, el juego arranca lento en materia narrativa, tomándole tres capítulo agarrar el ritmo. Por si fuera poco, las revelaciones las realizan algunos personajes a través de monólogos que avergonzarían a los villanos de James Bond.

Latigazos y agua bendita

Castlevania: Lords of Shadow sigue la fórmula de los juegos de acción que han poblado las consolas en la actual y pasada generación; las sigue a tal grado que inclusive toma prestadas varios aspectos de juegos del género – como Devil May Cry, God of War y Dante’s Inferno – y las adapta a sus necesidades. Lo anterior juega un tanto en su contra, pues si eres seguidor de estos títulos verás muchas cosas que ya has visto antes.

El sistema de combate cuenta una gran cantidad de combos, gracias a la versatilidad de la Cruz de Combate, aunado al hecho de combinarla con los dos tipos de magias que tendrás a tu disposición: Magia de Luz y Magia de Oscuridad. También obtendrás mejoras para tu armadura, como guantelete, botas y hombreras, que le agregarán variedad a los combos y te ayudarán a progresar en los niveles, eso sin olvidar las armas secundarias: cuchillos de plata, hadas, cristal mágico y agua bendita.

Sin embargo, en otro acto de emulación a otros títulos, Lords of Shadows arranca varias páginas del manual de Shadow of the Colossus y las aplica en varias batallas de jefes finales. Es un copy/paste tal cual: desde trepar, sostenerte mientras la criatura se sacude y golpear varios puntos débiles. No sé realmente qué pensar de esto, ya que, aunque bien ejecutado, es imposible no notar las similitud.

Todo se reduce a que Lords of Shadow toma muchas cosas de otros juegos pero aporta poco al género. Tal vez el mejor cambio son sus Quick Time Events, en donde, en lugar de presionar una combinación de botones como el resto de los juegos, te presenta dos círculos concéntricos, uno estático y uno que se va reduciendo; cuando el segundo círculo entra dentro del primero debes de presionar cualquier botón. Esto hace que las secuencias de reacción rápida no sean tan frustrantes.

Igualmente, sus acertijos no son nada nuevos. Verás los espejos que debes de alinear para redirigir un rayo de luz, los botones que necesitan ser ordenados en una secuencia adecuada y los emblemas que se deben encender con la magia correcta. Sin embargo, algo que se debe agradecer es que, para agilizar el proceso de los acertijos, el juego te da la opción de obtener la respuesta a cambio de no ganar puntos de experiencia.

Arte visual y auditivo

Si hay un aspecto en el que destaca Castlevania: Lords of Shadow sorprende, es en su diseño artístico. Armas, personajes, enemigos ambientes, todos están magistralmente diseñados y llevados a la pantalla con una exactitud sorprendente.

Cada vez que terminas un nivel tienes la opción de desbloquear imágenes en un catálogo de arte. Tómate un tipo para verlas. Es impresionante el trabajo de diseño que realizó MercurySteam, pero más aún darse cuenta que lo visto en el juego se asemeja muchísimo al arte conceptual. Claro, le ayuda mucho que el trabajo gráfico es de alta calidad; realmente hace que los escenarios cobren vida.

En el apartado musical, las melodías cumplen muy bien en armonizar los momentos álgidos del juego así como los de exploración, pero dudo que te quedes tarareando algunas de las piezas. Lamentablemente, canciones de Castlevania que se han vuelto clásicas a lo largo de su historia no tuvieron cabida en esta entrega, salvo un pequeño homenaje que sucede solamente en un nivel.

Conclusión

Castlevania: Lords of Shadows es un muy buen reinicio de la saga y sin duda será interesante ver hacía donde llevarán la franquicia los chicos de MercurySteam, sobre todo después de esa secuencia después de los créditos. Eso no quita que el juego sea un tanto gris ya que, aunque bien ejecutado, no sale de las trilladas mecánicas que hemos visto en otros títulos del género. Lords of Shadows no te tomará por sorpresa, pero te mantendrá entretenido un buen rato.

Lo imperdible:

  • Un buen reinicio de la franquicia
  • Expande y profundiza la mitología de Castlevania
  • Gran cantidad de combos, magias y poderes
  • Diseño artístico excepcional

Lo impresentable:

  • La historia arranca lenta
  • Toma cosas de muchos juegos pero aporta pocas al género
  • Acertijos típicos y repetitivos
  • Piezas musicales clásicas ausentes
Bueno
… no te tomará por sorpresa, pero te mantendrá entretenido un buen rato”