Optimizan sistema de reconocimiento del iris en movimiento

Optimizan sistema de reconocimiento del iris en movimiento

Tiene gran potencial en materia de seguridad puesto que el individuo ignoraría que está siendo identificado a través de su iris

(cc) JDrewes

Una revolución para los sistemas de seguridad está desarrollándose en la Universidad Politécnica de Madrid (UPM): Un grupo de investigadores trabajan en el perfeccionamiento de un sistema de reconocimiento biométrico del iris para que pueda ser utilizado en la identificación de individuos a distancia y en movimiento.

El iris es único y no sufre alteraciones en toda nuestra vida, por lo que en el contexto de la identificación biométrica resulta más fiable incluso que la huella dactilar, según explican los expertos de la UPM al destacar el potencial de su aporte en materia de seguridad.

No se trata de una tecnología nueva, pues actualmente se utilizan sistemas de reconocimiento de iris en actividades como la apertura de puertas de áreas restringidas en instituciones oficiales, por ejemplo. Sin embargo, en estos casos es necesario que el usuario “colabore”, situándose delante del lector del iris y permaneciendo inmóvil, mirando fijamente a un punto específico, para que el sistema pueda realizar su trabajo.

Y allí el aporte de esta investigación: Ya no será necesario que el individuo “coopere” para que el sistema pueda reconocerle. El desarrollo de la UPM permite procesar la imagen obtenida en condiciones “no ideales”, es decir, con el individuo en movimiento, a gran distancia del lector de iris, o con elementos perturbadores como lentes, por ejemplo.

¿Cómo funciona? Al recoger las imágenes en entornos “no ideales”, se produce lo que se conoce como “ruido en la imagen”, lo que limita la efectividad de los sistemas actuales a la hora de identificar al individuo. Pero, el sistema ha sido optimizado de manera que permite extraer la información útil de la imagen captada, “limpiándola” mediante algoritmos desarrollados especialmente para tratar estas “imágenes ruidosas”, explican sus creadores. Allí radica su potencial como un complemento de aplicaciones de seguridad: El individuo ni se enteraría de que está siendo reconocido a través de su iris.

Link:
Reconocimiento automático del iris en entornos no colaborativos (Madridiario.es)