Foxconn rechaza acusaciones de maltrato en nueva polémica por suicidios

Foxconn rechaza acusaciones de maltrato en nueva polémica por suicidios

En una encuesta, un 50% de los trabajadores dijo recibir un trato abusivo.

Con motivo de una nueva investigación publicada hace algunos días (en la cual 60 voluntarios de universidades chinas y taiwanesas habrían constatado la dura realidad laboral que los empleados de Foxconn deben enfrentar al interior de la fábrica), la empresa oriental ha decidido emitir un nuevo comunicado de prensa, con el fin de intentar limpiar algo su alicaída imagen o al menos evitar que se ensucie aún más.

Pero antes de pasar al comunicado, resulta importante profundizar un poco en el trabajo realizado por aquellos 60 voluntarios (de los cuales sólo 14 se adentraron en la fábrica), en el que se encuestó a 1.736 trabajadores, y de los cuales un 50% aseguró haber sufrido alguna forma de trato “abusivo” y un 16,4% alguna forma de violencia.

El informe también destaca que la compañía hace que los empleados trabajen más de las 8 horas de sus turnos diarios, y que no entrega beneficios médicos, por lo que si se accidentan en el trabajo tienen que pagar por su tratamiento ellos mismos. El informe reveló también que Foxconn no aumentó los salarios como había prometido en 30%, sino que el aumento promedio alcanzó apenas un 9,1%.

Teoría de la conspiración

No transcurrió mucho tiempo hasta que saltara la alarma. Haciendo hincapié en que el supuesto estudio fue difundido por The Global Times (medio chino adherente al Partido Comunista, que a su vez no se lleva muy bien con Foxconn), The New York Observer recomendó tomarse con cuidado el asunto, agregando que la supuesta ola de suicidios ocurrida al interior de la fábrica y que ha nutrido fantásticamente la pauta noticiosa durante los últimos meses, simplemente se condice con la altísima tasa de suicidios en China y el hecho de que Foxconn mantiene casi un millón de empleados.

Luego, algunos han ido más lejos aún, señalando que todo el asunto de la supuesta violencia al interior de Foxconn ha sido un artificio del Partido Comunista de China –sobredimensionado con la imprescindible ayuda de los medios–, lanzándose una bomba mediática ante cada nuevo suicidio y generándose una cobertura desproporcionada. Así, la intención del gobierno chino sería, sino cerrar, al menos hacerle mucho daño a la imagen de la fábrica taiwanesa.

El comunicado de Foxconn

En la declaración difundida por los medios el día de hoy, el fabricante taiwanés no sólo expresa las palabras de buena crianza que cabría esperar siempre, sino apunta directamente al estudio antes citado, señalando:

Rechazamos fuerte y categóricamente los reportes en los medios chinos e internacionales que son atribuidos a investigaciones hechas por académicos y estudiantes alegando abuso de los trabajadores, prácticas laborales ilegales y condiciones de trabajo inseguras en nuestras operaciones en China.

Asimismo, Foxconn recurrió al infaltable recurso “nadie es perfecto y ciertamente nosotros tampoco” (caramelo al que recuerde quién dijo algo similar hace no mucho), señalando que a pesar de ello se toman su responsabilidad muy en serio y dan trabajo a más de 937.000 empleados en China, en un ambiente de trabajo seguro y positivo, con compensaciones y beneficios bastante competitivos en comparación con sus pares.

Para hacer de abogado del diablo, vale la pena destacar que los sueldos de Foxconn si bien no alcanzan los estándares de Estados Unidos o los países escandinavos, al menos son significativamente superiores a los de otras compañías similares en China.

Link: Foxconn Explains Away Claims of Abused Employees (Gizmodo)