[metroimage ids=”38-42190,38-42191,38-42193,38-42195,38-42196,38-42198,38-42199,38-42201,38-42202,38-42204,38-42205,38-42206,38-42208,38-42209,38-42211,38-42213,38-42214,38-42216″ imagesize=”large”]

Fable III [NB Labs]

Traición, revolución, rol, acción y gallinas (dejar a fuego lento 5 min. y revolver)

Pasados 2 años desde su última entrega, Peter Molyneux y la gente de Lionhead Studios lanzan Fable III para Xbox 360 (y PC en un futuro no muy lejano).  Después de muchas promesas y su correspondiente cuota de hype aparece lo que prometía ser el mejor Fable de la saga.

Fable III es un juego de rol y acción que ocurre 50 años después de los acontecimientos de Fable II.  El héroe ha muerto y su hijo mayor, Logan, hereda la corona del reino de Albion y ejerce su poder de manera autoritaria, dictatorial y violenta.  Al ver la tiranía de su hermano, el héroe (nuestro personaje) se revela comenzando la revolución en el reino.  Así -con nuestro querido sabueso… al que llamé ‘Cuál’- tendremos que viajar a inhóspitos lugares, ayudar y proteger a los desvalidos, luchar contra extrañas criaturas y ganar aliados para sacar del trono a Logan y traer justicia y equidad a Albion.

Podremos recorrer un reino que es bastante grande (está dividido por áreas y poblados que van apareciendo a medida que avanzamos en el juego, a las que después podremos viajar libremente) y la variedad de tareas mientras trabajamos para derrocar a Logan es amplia.  Tendremos la opción de realizar varios trabajos -como pastelero, herrero y trovador-, amasar mucho dinero comprando propiedades -tiendas, tabernas, casas, etc.- además de poder desarrollar historias amorosas, escogiendo entre un amor en cada pueblo, una vida monógama, tener hijos, casarte una o varias veces y más -muchas de ellas se pueden realizar con otros jugadores vía web o Xbox Live-.

Múltiples misiones para mantenerte ocupado

Las misiones son numerosas y diversas.  Obviamente podemos terminar Fable III sólo ejecutando las más importantes, pero el sistema de juego invita a completar las misiones secundarias; conseguiremos puntos por completarlas y por derrotar a los enemigos.  Estos puntos son extremadamente importantes ya que, con ellos, podremos -en el ‘camino del conocimiento heroico’- adquirir habilidades para manejar magias, armas de fuego, hacer más daño, adquirir más dinero en los trabajos, tener acceso a distintas habilidades sociales y más (el camino heroico reemplaza a la experiencia y a los niveles, es a través de él que mejoraremos a nuestro personaje y lo haremos más poderoso y capaz).  Además la personalización es fundamental: podremos escoger las armas y habilidades a utilizar, ajustar nuestra apariencia a gusto (nuevos trajes, distintos peinados, tatuajes, accesorios, etc.) y -como no- nuestra personalidad.

Para llevar a cabo nuestra misión contaremos con una fiel espada (que luego podremos reemplazar por un enorme martillo), magias que podremos combinar entre sí, armas de fuego (pistola o escopeta según sea nuestra elección)  y pociones mágicas (que hacen que el tiempo transcurra más lento, que invocan ayuda en batalla y más).  Al ayudar a los habitantes de Albion, comenzaremos a ganar su confianza y su agradecimiento, realizando promesas y ganando apoyo para nuestra revolución.  Si somos malos, generaremos temor en ellos, ganando su respeto y apoyo más rápido pero en menor cantidad que si tomamos el camino bonachón.  Cabe destacar que el juego no tiene barra o indicador de energía; sabremos si estamos cerca de morir a través de el tono rojizo de las orillas de la pantalla (a lo CoD) y a través de textos que nos indican que es necesario usar pociones curativas.

Las variables descritas resultan ser puntos altos del juego: justifican la existencia de las misiones secundarias y las hacen menos secundarias, alargando la vida útil del juego y teniendo su clara recompensa en el gameplay -permitiéndonos ganar más puntos para conseguir mejores habilidades-.  El motor de juego además recibió varias mejoras: una de las promesas de Molyneux y cia. era dejar atrás el lado más torpe y tosco de la saga e incorporar mayor velocidad y ritmo, cosa que realmente consiguieron sin dudas.  El juego cuenta con un gameplay más variado y rápido, más directo e intuitivo (dónde ir y qué hacer) y mucho más atractivo para quienes encontraban lentas las entregas anteriores o para quienes jamás han considerado disfrutar de un Fable.  Finalmente la narrativa es variada: cuenta con una gran cuota de humor (la escena de ‘El Juego’ me hizo reír bastante), a veces es muy seria y oscura aunque, lamentablemente, nunca se decide por ninguna de las 2.

Se habla español

Visualmente Fable III tiene lo suyo; cuenta con un filtro gráfico que resalta su postura tipo ‘cuento/leyenda’ y tiene varios detalles, efectos y tomas en cámara lenta que -si bien no son los mejores gráficos del año- hacen que el juego luzca.  Los controles son sencillos (cuyos simples tutoriales son muy efectivos), hacen bien su labor y tienen grandes problemas.  Los sonidos cumplen, la música acompaña y las voces están completamente es español (nuestra copia estaba en español latino, doblaje cortesía de la gente tras los doblajes de Gears of War 1 y 2, Alan Wake y otros) que, en general, están muy bien, logrando estar en sintonía con el juego.

A pesar de lo dicho, hay algunas cosas que no me cuajaron muy bien: los gráficos son muy correctos pero el filtro visual deja una estela en todo lo que se mueve, resultando molesto y -para quienes no logren acostumbrarse- resultará excesivo.  La música y los sonidos no molestan pero tampoco destacan y, a pesar de que hacen bien su labor, no tienen punch ni elementos que los transformen en algo a destacar.  El doblaje latino vuelve a entregar los satisfactorios resultados vistos en juegos anteriores, pero hay contados momentos y diálogos que parecen haber sido leídas en el aire y sin contexto, sonando algo extrañas, fuera de lugar y un poco inconexas.

Por otro lado, algunas de las armas y habilidades comienzan a tener real peso ya pasado la mitad del juego, dejando la sensación que aparecieron en escena tal vez ya muy entrada la historia. Finalmente su dificultad puede terminar siendo muy amigable: si desarrollas tus habilidades un poco más rápido de lo debido, el juego resulta más bien fácil.  Está bien que el juego pretenda ser más amigable, para un público nuevo y más amplio pero tal vez fue demasiado (lo terminé sin morir nunca).

El Fable más entretenido

Después de casi 2 años de trabajo, Molyneux y Lionhead Studios logran un producto sólido, un juego que a pesar de sus ripios es la versión más completa y entretenida de la visión de don Peter, un título variado, de buen ritmo y cuya duración es extremadamente sana y agradable (puede durar de 12 a 20 horas según nuestro interés en las misiones secundarias… con un claro amague que parece final).  No es un título para todos y toma un tiempo que agarre vuelo pero es el que tiene más potencial de capturar nuevos fans, un juego que mezcla con mayor tino y equidad el rol con la acción, la formula Fable con más ritmo y menos ceremonias.  No sé si será el mejor Fable de la saga, pero me aventuro a decir que es el más entretenido; sobrevive a sus defectos y su personalidad puede atrapar hasta a los más incrédulos.

PD: Lamento no entregar mas detalles sobre el juego y Xbox Live, sus elementos online no estaban habilitados al momento de hacer esta review, en breve les diremos qué tal se juega en cooperativo.

Lo imperdible:

  • Gran variedad de misiones y enemigos
  • Gameplay con ritmo mucho más ágil
  • Excelente duración y justificación de las misiones secundarias
  • Pequeños y escondidos homenajes cintas y juegos (por ahí andan Sam y Max, William -Bill- y Ted y hasta el cubo de Portal)

Lo impresentable:

  • La excesiva estela que deja el filtro visual
  • Sonidos y música que pudo haber tenido mayor protagonismo
  • El doblaje al español es pésimo en algunos personajes
  • Habilidades y factores que toman peso muy entrado el juego
Bueno
… Fable III es un título variado, de buen ritmo y cuya duración es extremadamente sana y agradable.”