El Muro de Berlín revive en un videojuego

El Muro de Berlín, además de ser un extraordinario apodo para cualquier buen defensa central alemán, también era una barrera de hormigón y alambre de púas que separaba a ambas Alemanias, la occidental República Federal y la oriental “Democrática”, un régimen comunista tutelado por la entonces omnipresente Unión Soviética. El muro cayó de manera pacífica en 1989, marcando el inicio del derrumbe soviético y final de la Guerra Fría, pero hasta llegar a ese histórico momento fueron muchos los alemanes orientales que perecieron en su intento de llegar al otro lado.

Ahora un nuevo videojuego, 1378 (en referencia a la extensión del muro que separaba a ambos lados) recrea este trágico episodio de la historia germana dando la posibilidad al jugador de ponerse en el papel de uno de los guardias de la Volkspolizei (“Policía del pueblo”, conocidos más popularmente como “vopos”) y evitar la fuga de sus compatriotas a tiro limpio.

Una curiosa manera de celebrar el vigésimo aniversario de la reunificación del país y que ha sembrado ya la polémica tras su estreno en una escuela de Karlsruhe. Tras probarlo, las protestas de los padres asistentes han motivado que su lanzamiento se posponga hasta Diciembre (una buena manera de celebrar las Navidades). Con la polémica sobre asumir el rol de terroristas o talibanes en el Call of Duty aún candente, 1378 se suma al debate ético sobre el tratamiento de conflictos y otros episodios violentos en los videojuegos.

Aunque el creador del videojuego, un joven de 23 años llamado Jens Stober y el supervisor del proyecto Michael Bielicky, se defienden argumentando el valor didáctico del juego como medio difusor de la historia alemana para los más jóvenes y señalan que los jugadores siempre tienen la opción de disparar al aire o evitar las deserciones de manera no mortal, obvian otras cuestiones. Como el hecho de que solo pueda jugarse como “vopo” y no como fugitivo, o que las máximas puntuaciones en el juego se alcancen solo al ejecutar a los que desean atravesar el muro.

Link: Un videojuego para matar “Ossis” (El Mundo)