Lanzamiento de Halo: Reach en Chile

Lanzamiento de Halo: Reach en Chile

Entre Spartanos, Marranos y Kinect

Cueto 1470… me sonaba la dirección.  Partí al evento de lanzamiento de Halo: Reach y me llevé toda una sorpresa; el lugar era la antigua fábrica de Sal Lobos, a 2 cuadras de donde compraba juegos de Atari hace unos 20 años.  Al llegar me topé con una gran fila, todos esperando entrar al evento que prometía ser una fiesta de lanzamiento en el sentido completo de la frase.

Finalmente, después de una pequeña espera, logré entrar… y me llevé la segunda sorpresa: era literalmente una fiesta; cerveza, guapas modelos, muchas pantallas de lcd, posters, videos rotativos con trailers del juego y varias consolas para que los asistentes conociesen más de Reach.  El gran galpón donde se llevó a cabo el evento estaba contextualizado para este nuevo Halo: había una ambulancia con sus vidrios rotos y con impactos de bala, vehículos destrozados, otros quemándose, maniquíes colgados del cuello y una atmósfera distinta, oscura y entretenida.  Además estaban pintando un graffiti del juego justo en frente de la barra de bebidas y licores mientras, un poco más al fondo, habían carros con Halo Hot Dogs.  No hubo introducción, explicación ni nada: quienes iban sabían qué iban a jugar y que mejor que jugar de una, sin preámbulos.

Después noté que esa era el área para el público en general, así que le fui a la zona VIP (yo po’, súper VIP… xD).  Adentro muchos periodistas, una barra libre, muchas cosillas para picar, varias Xbox 360 S para conocer y disfrutar de Reach y ni más ni menos que una Kinect con las demos del E3 2010.  Pude ver en vivo como disfrutaban de Joyride, Kinect Sports, Dance Central y Kinect Adventures (no Raúl, no es Hugo) y si bien había un poco de lag -debido principalmente a que estaba en un retroproyector… lag visual al gratín- debo decir que me sorprendió.  Funciona bastante bien, se ve muy entretenido y físico -se nota que cansa pero para bien- pero quien se roba la fiesta es Dance Central; todos los juegos de la demo funcionaban bien y eran entretes, pero Dance Central es hasta para armar una fiesta.  Con buenas canciones, mucha onda, movimientos de baile simples, profesionales y originales, Dance Central luce como la carta a considerar para el éxito de Kinect (y una clara amenaza a los profesores de baile).

Todos jugaban Halo, los valientes disfrutaban Kinect y los impacientes esperaban por la guinda de la torta: la participación de Chancho en Piedra.  El grupo chileno hizo gala de su gran repertorio, encendió a las casi 350 personas que asistieron y ofrecieron una presentación de gran factura durante casi 1 hora.  Gracias a ellos (gran show por cierto, mucha energía de su parte) el animo estaba en el techo -incluso apareció el mismísimo Master Chief- para llegar a la entrega de premios.  Varios afortunados se llevaron copias de las versiones estándar, de edición limitada, de edición legendaria e incluso uno se llevó a su casa la consola edición Reach con el juego (siendo rigurosos no la tenían ahí, se la entregan después del bicentenario… para disfrutarla sano y sobrio supongo).

Yo pensé que me ganaba algo.  Sorteaban por número de registro y eran tantos premios que no podía irme con las manos vacías -la verdad no me gané un juego normal… ni uno de colección… ni uno legendario…  ni una consola- pero me fui con una impresión muy grata.  Me retiraba de un evento simple, directo, ambicioso y bien organizado: lanzamiento/fiesta/concierto/concurso.  Hubo música, ambiente, ganas de jugar y celebrar y donde Microsoft aprovechó de mostrar (además de su juego exclusivo más importante del año) parte de lo que será su control por movimiento.  Estuve ahí casi 4 horas y se me pasaron volando.  Qué decir de los fans: después de un buen evento, llegar a casa y a jugar Reach se ha dicho.

PD: Y no me fui con las manos vacías; me regalaron un tazón de Halo: Reach. 😛