Duke Nukem Forever: la única excepción de la regla [NB Opinión]

Duke Nukem Forever: la única excepción de la regla [NB Opinión]

Lo bueno, lo malo y lo feo de ser Duke Nukem Forever

Apenas hace algunos días durante la PAX 2010 se produjo un suceso que sacudió la Internet hasta sus raíces. Duke Nukem Forever, el videojuego sinónimo de vaporware, vive y se pudo jugar de verdad. Increíble pero cierto.

La sorpresa fue categórica, de hecho yo esperaba alguna muestra del nuevo DLC de Mass Effect 2 en vez de Duke Nukem Forever. Pero si creemos en las palabras de los siempre profesionales tipos de Gearbox y 2K Games, ya podemos empezar a discutir qué es lo bueno y malo de ser Duke Nukem Forever, un título que tardará un poco más en llegar pero lo hará.

Lo bueno de ser Duke Nukem Forever

Lo más obvio para empezar es comentar cuántos años lleva en desarrollo. Pasaron varios motores encima, y muchas fechas retrasadas. Pero no es malo porque, después de todo, tienes la posibilidad de retrasarlo un poco más. DNF es un vaporware ya asumido, hasta hace poco, transformando en un título que de verdad hace justicia a su fecha de lanzamiento sin números, “When it’s done”.

Para mi hermanito pequeño que nació poco después de ayer, Duke Nukem es un nuevo título en su vida. No estuvo presente cuando vino de definir la era de los juegos de acción exagerados al máximo y con actitud. Ser Duke Nukem Forever significa tener esa libertad, no tomar el videojuego en serio y reírse de eso, sin permitir que te miren feo. Mientras otros juegos intentan ser los más serios y cuadros posible, sólo en DNF puedes empezar orinando en un urinario.

Destructoid (CC)

Está bien si sólo sale en PC, es un título que puede darse el lujo de tener un lanzamiento retrasado en la consolas por X razón. Pero dudo que suceda, Gearbox tiene la gente y los conocimientos suficiente para llevar un juego a consolas, por lo que Duke Nukem Forever puede que tenga un lanzamiento simultáneo en honor a la plataforma con más títulos acumulados que cualquier otro sistema; es difícil que ocurra un retraso exclusivamente para los jugadores de computadoras.

Cuando salió el primer Duke Nukem, llegaron a un mundo donde el único modo de comunicación eran las revistas que llegaban de España y Norteamérica, principalmente, además de algunos sitios de Internet durante la escasa penetración de este medio en esos días. Ahora casi todos tenemos Internet, vamos a estar inundados de Duke Nukem Forever cuando alguien suelte alguna noticia, video o imagen sobre él. Análisis del análisis del análisis de la imagen del video, rumores, etcétera. Duke es todo un rockstar.

Lo malo de ser Duke Nukem Forever

Pero el legado de ser DNF no es todo bueno. El mundo espera un juego de calidad por parte de Gearbox y 2K Games. El juego más esperado de las últimas décadas se convertirá en la vara a medir para muchos otros juegos parecidos – aunque no lo creo en la parte de gráficas – y el actor principal para la batería de pruebas en los análisis de las tarjetas de video. Para bien o para mal, Gearbox tiene a su reputación pendiendo de un hilo.

Muchos esperan el lanzamiento con ansias. Si eres mayor de 20 años – no es mi caso porque tengo 12 años mentales – recordarás a Duke, y la expectación por la secuela no puede ser menor. El hype del público está a niveles altísimos con la demostración de la PAX 2010, y más aún con la posibilidad de enlistarse para jugarlo en los laboratorios de Gearbox, seguramente una movida para anunciar que está vivo y es de verdad. Según el termómetro, es difícil pero no imposible que Duke Nukem Forever viva sobre las expectativas que todos le tienen aun juego en la incubadora por más de 10 años.

Por las gracias del P2P, seguro es el juego más pirateado de la historia. Seguro supera a las de Crysis, Assasin’s Creed, Call of Duty 4: Modern Warfare y Command & Conquer 3 juntas, porque bien estamos hablando de unos de los juegos más esperados de la última década. Piratería, básicamente el acto de vender lo que tu no hiciste, siempre ha existido, y el pretexto para algunos es asegurarse que lo que pagarán por la versión original valdrá la pena. Para otros, simplemente no hay dinero pero no quieren dejar de ser parte de la moda. Ojalá que aquellos tipos que tengan esos argumentos terminen por poner los billetes sobre Duke y así honrar a los desarrolladores, que tienen familia y trabajan al igual que tú.

Y para qué decir que será altamente criticado, habrán revisiones por montones y millones de puntos de vista, no de unas cuántas revistas y un par de sitios webs. El juego será destrozado desde lo medular hasta lo detallista, seguro seguro seguro. Pero les aviso de antemano que si bien siempre es bueno fijarse en los detalles, también hay que saber cuándo parar. ¿Un pixel corrido? Aguantable, no es pretexto para asesinar a todos los desarrolladores, pero no dudo en que más de algún loco querrá descargarse contra ese pixel y cortarse las venas.

¿Y lo feo de Duke Nukem Forever?

Que aún nos tengan esperando a que salga como cuando lo anunciaron por primera vez en 1997. ¿Y ustedes lo esperan con ansias? ¿O necesitarán tener el disco en su manos para empezar a creer?