(042) Las víctimas que dejaron los teléfonos móviles

(042) Las víctimas que dejaron los teléfonos móviles

(cc) bdunette

Los smartphones y teléfonos móviles cada día se han ido masificando más en la vida de las personas, desplazando de a poco a dispositivos clásicos de la tecnología y dando paso a una nueva generación de servicios portátiles que todos llevamos en el bolsillo de nuestros pantalones, haciendo innecesaria a veces la compra de ciertos productos y dejando totalmente obsoletos o sin sentido a otros menos afortunados.

Actualmente, estando ahora en el año 2010, tenemos una tecnología impensable años atrás y a un costo muy bajo, así que revisemos cómo los avances que nos ofrecen toda la gama de móviles, desde los más humildes hasta los más costosos, nos han cambiado y simplificado la vida, provocando la desaparición de cosas que antes eran de uso cotidiano.

El beeper

Muy popular entre los años 80 y 90, el beeper, bíper o buscapersonas, ha sucumbido ante la popularidad de la telefonía móvil, que a diferencia de su antecesor permite comunicarse a través de voz, texto y multimedia. Porque el bíper de antaño ofrecía únicamente la opción de hacer “un toque” o llamada de atención al destinatario, mostrando una serie de números que generalmente correspondían al teléfono al que deseabas ser llamado más tarde.

Posterior a esto, aparecieron buscapersonas en esteroides que frente a la amenaza de los celulares ahora podían recibir texto y números a la vez, junto con mensajes más largos y hasta la capacidad de transmitir correo electrónico y SMS. Pero a pesar de los esfuerzos, nada se pudo hacer frente a la gran ventaja que significa el uso de redes de telefonía celular y su capacidad superior, por lo que claramente estos nuevos aparatos hicieron notar su ventaja frente a los pequeños bípers y se robaron el trono de la comunicación portátil.

Sin embargo, no todo está perdido, ya que la gran desventaja de los beepers se ha convertido en su principal fortaleza: el uso de una red diferente a la de la telefonía ha hecho que la transmisión, muchas veces satelital, sea más confiable gracias a una mejor estabilidad, mayor área de cobertura y mejor resistencia a la sobrecarga en tiempos de crisis, como durante un terremoto o desastres de esa categoría, donde los smartphones y afines se convierten únicamente en costosas linternas.

El fax

Inventado a mediados del 1800 y con su estreno en el mercado en el año 1863, esta máquina es mucho más antigua de lo que todos piensan y aún se niega a morir, aunque aparatos como los smartphones le están dando la estocada final para que descanse en paz en el limbo de la tecnología jubilada.

Porque su única función es transmitir imágenes de un fax a otro, sumándole a esta simple labor un tamaño nada de cómodo con cero posibilidad de moverlo, además de costos de impresión, algo que se usa regularmente para transmitir información de forma instantánea al ser una mezcla de escáner de PC y teléfono fijo.

Es precisamente por esto que con la capacidad de visualizar documentos en los smartphones puede reemplazar en la mayoría de los casos a un fax, puesto que la recepción y lectura de texto también se puede hacer instantáneamente y en cualquier lugar, otorgándole una ventaja frente al viejo fax apostado en una oficina de la que siempre quieres salir.

Así, se ahorra además papel y se cuida el medio ambiente cuando no es necesario imprimir hojas y sólo se requiere lectura, como ocurre bastante a menudo. Y por si fuera poco, con la cámara integrada de los móviles también se pueden obtener imágenes y enviarlas rápidamente.

El teléfono fijo

Hay que admitirlo: cada día usamos menos el número fijo. Y si no fuera por las altas tarifas en las llamadas, nadie usaría el teléfono de la casa. El móvil ha otorgado de autonomía al sujeto para llevar su punto de contacto a todos lados, y hablar de los beneficios que esto trae da para otro artículo entero.

Pero la capacidad de virtualmente llevarse el teléfono fijo al bolsillo ha dejado de lado la necesidad de tener un aparato residencial que cuando suena, hay que levantarse a contestarlo. Mucho mejor llevarse la mano al bolsillo y hablar, ¿no es cierto? Sólo esperamos a que los precios de las llamadas se pongan al nivel de una tradicional, y el mundo sería mucho mejor. Aunque claro, eso sería canibalismo por parte de las operadoras telefónicas.

El reloj y la alarma despertadora

Antes usado por muchos, hoy los relojes de pulsera y de velador son cada día menos populares entre la juventud, que nació y creció con un celular en el bolsillo. Ahí podemos ver la hora también, por lo que andar con dos aparatos que sirven para lo mismo puede parecer algo redundante para personas prácticas que buscan simplificar su vida.

Y no sólo eso, sino que además es posible fijar una alarma que nos despierte donde quiera que estemos, sin necesidad de llevar el reloj despertador a todas partes, incluyendo fiestas de trasnoche donde transportar el despertador a pilas AA no te convertirá en el más popular del grupo.

Los reproductores multimedia dedicados

Han sido unos de los más afectados últimamente, pues muchas personas prácticas están considerando migrar desde el tradicional MP3 o iPod hacia la plataforma que ofrece un móvil. Y es que son varias las características que hacen de un teléfono el acompañante ideal para tus jornadas musicales:

  • El aumento en el almacenamiento hace que no haya nada que envidiarle a los reproductores dedicados, pues con 8GB y hasta 32GB de capacidad, muchos ven sus necesidades más que cubiertas.
  • La calidad del sonido ha ido mejorando considerablemente, algo que va a la par de los avances tecnológicos y que permiten mejores chips a bordo de los equipos.
  • Muchas veces, los mismos audífonos por los que escuchas la música sirven como manos libres para hablar por teléfono. Nada más cómodo que estar atendiendo tus melodías favoritas, recibir un llamado, que se pause automáticamente la canción y poder hablar sin cambiar de audífonos. Termina la llamada y de vuelta a la música, sin esfuerzo.
  • Las interfaces que presentan numerosos aparatos hacen que ordenar la biblioteca multimedia sea tan bueno como en un MP3, con empresas como Sony Ericsson que se han dado cuenta de la importancia de esto y han integrado plataformas como Walkman en los celulares, sin duda una gran idea para el consumidor.

Así, muchos se han dado cuenta que llevar un sólo aparato en el bolsillo es mejor que llevar dos.

El calendario

Si bien será imposible eliminar del todo la existencia de aquellos nostálgicos y a veces bonitos calendarios de muro, hay que admitir que muy poca gente los usa en la práctica, al poder recurrir en forma rápida y portable al calendario de tu móvil, que muchas veces también te permite anotar citas o tareas en ciertos días y en un espacio mucho más grande que el cuadrado ofrecido por el papel y el número impreso.

Porque claro, ademas de los números y fechas, también se puede poner como fondo de pantalla en tu móvil un gato y una pecera, en caso de que te baje la nostalgia.

La calculadora básica

Parecido al caso del calendario, son pocos lo que hoy compran una calculadora básica para multiplicar 231 x 12 o dividir 6500 en 7, relegando su uso a lugares donde se necesita de un teclado físico mayor, como lo es el caso de las secretarías o locaciones parecidas. Para todo lo demás, existen los celulares.

La cámara digital

Como parte de una de las carreras más fuertes en la industria, hoy los fabricantes se esmeran en ofrecer la mayor cantidad de megapíxeles en sus cámaras integradas y ojalá lo antes posible, teniendo hoy en día equipos con capacidades que alcanzan fácilmente los 8MP, y para qué hablar de aquellos aventureros que desafían las leyes de lo posible y sacan modelos de hasta 14MP.

Está claro que esta discusión puede que sea una de las más polémicas, debido a los entusiastas que alegan de que las cámaras dedicadas jamás morirán, y tienen razón, sin embargo, el mercado se irá reduciendo paulatinamente aún más de lo que ya se redujo actualmente, debido a que las necesidades fotográficas del ser humano común y silvestre muchas veces no son las mismas que las de alguien aficionado a la fotografía. Una cámara decente de celular no tendrá problemas para sacar las fotos de un cumpleaños familiar y compartirlas en Facebook. Porque también hay que se realistas.

Conclusión

Sin duda, el gran fuerte de los aparatos móviles hoy en día es la polifuncionalidad que poseen, es decir, la capacidad de ejecutar diversas tareas en un mismo dispositivo, sin necesidad de adquirirlos todos por separado. Y aunque en un principio las funciones que se nos ofrecieron fueron un tanto rústicas y muchas veces no alcanzaban para reemplazar del todo a cámaras o reproductores multimedia dedicados, actualmente los fabricantes se están esmerando en producir componentes de mayor calidad y a un menor tamaño, aumentando los estándares y llevándonos a un punto donde de verdad no necesitamos tener el aparato real: basta con lo que el celular trae integrado.

Porque quizás para los entusiastas no sea suficiente una cámara de 8 megapíxeles en un smartphone, pero para el gran porcentaje de la población esto puede ser suficiente para subir imágenes de sus fiestas a Facebook, ya que después de todo no le buscan un uso profesional a su instrumento.

Este fenómeno se podría repetir con otras tecnologías, que de ser adaptadas en forma adecuada a un móvil podrían destruir ciertas industrias con el avance vertiginoso de la tecnología. Porque hace algunos años era impensable tener 32GB de capacidad en un celular, pero eso ya es la realidad y es más de lo que muchas personas necesitan en almacenamiento. Ejemplos como éste o el de la cámara podrían repetirse en gran cantidad en el futuro, quién sabe, sólo el tiempo y los consumidores dirán.