Bezos quiere terminar con la frustración


(cc) Carlo Nicora

Del amor, al más profundo odio. Así podemos definir lo que sucede cuando recibimos nuestra cajita de cartón de Amazon y sentimos que llegó navidad… sentimiento que se viene al suelo estrepitosamente  cuando nos topamos con que la figura articulada de Steve Jobs Darth Vader que encargamos o el pendrive de incrustrado en piedras preciosas vienen embalados en recipientes de plásticos infranqueables que necesitan al menos dos tip-tops de adamantium y un alicate con punta de cadmio para poder abrirlos y aún es así el proceso termina tomando varias horas.

Conscientes de eso es que Amazon, la compañía fundada y presidida por Jeff Bezos, desde hace dos años está realizando una campaña entre sus proveedores para que sus productos vengan en lo que ellos denominan “paquetes libres de frustración” y es que claro, los complicados paquetes de plástico en los que envuelven desde pilas hasta herramientas de jardín son la mayor fuente de quejas por parte de los usuarios de la tienda online.

La característica principal de los “paquetes libres de frustración” es que no deben tener cubiertas de plástico y tampoco venir envueltos en esos plásticos con pequeñas burbujas plásticas (cosa que igual deberían reconsiderar, esas burbujitas son unas verdaderas fuentes de relajo).

En fin, el tema es que claro, las empresas tradicionales defienden sus paquetes porque, en una tienda, evitan que sean robados pero en el mundo online -donde todo llega al destinatario- gastar más de 20 minutos en abrir unas simples pilas es más que frustrante.

Y si bien todavía el porcentaje de empresas que está adoptando “los paquetes libres de frustración” es bajo, en el caso de Philips ha funcionado perfecto.  Diseñó uno especial para su cepillo de dientes eléctrico que fue un éxito y lo mismo Duracell que simplificó la entrega de sus pilas. Eso sí, la gente en Amazon reconoce que, por mucho que ellos quisieran, todavía estos paquetitos no podrán ser el estándar: “los discos duros no soportaron el simple cartón” contó uno de los ejecutivos de la punto com.

Link: Packaging Is All the Rage, and Not in a Good Way (New York Times)