[metroimage ids=”38-37957,38-37959,38-37961,38-37965,38-37968,38-37971,38-37974,38-37976,38-37979,38-37983,38-37986,38-37989,38-37991,38-37993,38-37995,38-37998,38-38001,38-38005,38-38008,38-38011,38-38013,38-38017,38-38020,38-38022,38-38024,38-38026,38-38028,38-38029,38-38031,38-38033,38-38034,38-38037,38-38039,38-38041,38-38042,38-38044,38-38046,38-38048,38-38050,38-38051,38-38053,38-38055,38-38057,38-38058,38-38060,38-38062,38-38064,38-38065″ imagesize=”large”]

(174) Dos juegos mexicanos que nunca despegaron

Echamos un vistazo a dos propuestas arriesgadas de principios de esta década

En los últimos días hemos hablado de juegos desarrollados en Latinoamérica, de estudios que a pesar de las dificultades salieron adelante y han triunfado en la industria de los videojuegos. Pero ¿qué hay de aquellos que se quedaron a mitad del camino o fracasaron a la hora del lanzamiento?

A continuación les ofrecemos un par de juegos de los que me tocó ser testigo del proceso de desarrollo, ambos son mexicanos y corresponden a la primera mitad de esta década. Un dato curioso es que de 1999 al 2004 hubo infinidad de proyectos que se gestaron en México, el problema es que eran tan ambiciosos que se volvieron juegos imposibles de desarrollar.

World Masters

La primera vez que escuché de World Masters fue en 1999, estaba trabajando en un proyecto de RPG imposible con varios amigos y vi una revista donde comentaban del título de estrategia. A primera vista parecía un clon de Age of Empires, sin embargo las gráficas estaban bastante pulidas y la propuesta era como un híbrido de StarCraft, Command & Conquer y Age of Empires. Si a esto le sumamos que era mexicano, la frase inmediata era: ¡Lo quiero ya!

Aztec-Tech eran los encargados de desarrollarlo y aparecieron en distintas revistas de videojuegos o en diarios de nuestro país por esos años. En un principio parecía que World Masters daría pie a generar una industria de videojuegos en México, el problema es que el proyecto era demasiado ambicioso, tanto que su desarrollo se extendió por años

Los responsables del estudio aseguraban que el juego iba bien, que estaba al 60%, que acababan de viajar a Estados Unidos para cerrar un trato de distribución y que en breve mostrarían una beta al público. Pero el tiempo les pasó la factura, algunos desarrolladores abandonaron el equipo por cansancio y diferencias irreconciliables con los jefes, por consecuencia el juego quedó en el limbo.

World Masters era un juego ambicioso para su época y nos enseña que no debemos comenzar con un proyecto complejo y mucho menos, dejar la dirección en manos de alguien que no tiene experiencia o ganas de generar una industria.

Eranor

En algun momento de la década Radical Studios irrumpió en la escena con Eranor, un juego que se autodenominaba como “el primer juego de rol multijugador masivo en la red hecho y vendido en México”. Eranor era atractivo y tenía a gente talentosa en el staff de desarrollo, el cual era comandado por los hermanos Gustavo e Iván Chapela.

De acuerdo al manual de juego:

El juego de Eranor transcurre en Artha, un vasto y peligroso continente donde la civilización no domina el mundo ni mucho menos, y los humanos y otras criaturas inteligentes no tienen ninguna ventaja o predominio contra los animales salvajes o seres sobrenaturales que aun pueblan el mundo.

Eranor te permitía crear a tu personaje desde la página web, tenías cuatro razas disponibles: humano, elfo, enano y vampiro, a las cuales podías ajustar las habilidades de acuerdo a tu estilo de juego. Si no querías perder tiempo se te daba la opción de seleccionar una de las doce clases predefinidas.

Los requerimientos de Eranor eran accesibles, bastaba una computadora con Pentium III a 600 Mhz,Windows 98, 2000 o XP, 64MB en RAM, 250MB libres en Disco Duro y conexión a internet de 56kbps o mejor. Tuve oportunidad de jugarlo durante unos días ya que el equipo de desarrollo me obsequió una copia. El juego ofrecía una vista isométrica muy parecida a Diablo con un esquema de control similar.

Los gráficos no eran muy atractivos, de hecho debo confesar que me decepcioné un poco luego de ver lo pulido del arte conceptual. Aún así seguí jugando hasta que comencé a tener problemas con los servidores. Eranor tuvo un paso fugaz, la propuesta era interesante pero la aplicación era costosa. Un MMOG requiere servidores y mantenimiento y el clamor general entre los desarrolladores de ese tiempo era que Radical había tomado el peor camino para iniciarse como desarrolladores.

Después de un tiempo Radical se separó y cada quien tomó caminos distintos. Algunos siguieron desarrollando mientras que otros se cambiaron de profesión. Es extraño encontrar material de Eranor, de hecho lo poco rescatable es un comunicado de prensa que encontré en un foro de Xbox. A continuación les dejo un pequeño video del “desempaque” que grabé hace unas horas.

[vimeo]http://www.vimeo.com/15272283[/vimeo]

Tanto Eranor como World Masters fueron propuestas arriesgadas que no pudieron despegar en su tiempo. Tal vez eran demasiado ambiciosas o no había las herramientas disponibles. Esperamos que los integrantes de cada equipo de desarrollo hayan encontrado su camino, ya sea en esta industria o en aquella de su elección.

Links:

  • Aztec-Tech (Desarrolladores)
  • World Masters (página oficial, sorprendentemente todavía está en línea)
  • Eranor (Comunicado de prensa en los foros de MEXBOX)