(076) Un lugar llamado Silent Hill

(076) Un lugar llamado Silent Hill

Recordamos uno de los juegos más terroríficos para el PlayStation

Silent Hill apareció en el mapa en febrero de 1999. Eran tiempos tranquilos y los hoy abundantes survival-horror games eran una extraña especie en el mundo de las consolas. Algo había escuchado de este juego, pero mis únicas referencias eran un par de fotos que vi en la web y la info de que usaba un motor similar al Resident Evil 2 (que llevaba casi un año en el mercado).

El juego, desarrollado por Konami para Playstation One, narraba la historia de Harry Mason quien viaja en su automóvil junto a su hija Cherryl a unas placidas vacaciones. En el camino, luego de ver fenómenos algo extraños en el camino, se cruza una persona en la carretera y el vehículo choca en el demasiado pacifico pueblo de Silent Hill.

Harry, al despertar, nota que su hija no se encuentra y sale en su búsqueda por una ciudad fantasma a más no poder, mientras cae ceniza del cielo y existe una densa niebla que no permite ver más allá de 4 metros. Luego de caminar un rato observa el rastro de su hija, sangre, cuerpos en el suelo y es atacado por amenazadoras criaturas. Comienza así una búsqueda en un lugar que comienza en lo extraño y termina en lo bizarro.

Silent Hill (o SH) es un juego que comparado a los estándares de hoy no luce mayor merito técnico; sus gráficos no son nada de otro mundo (aunque sus efectos de iluminación eran bastante buenos para la época) y, si bien salva el escollo visual, fue la música y los efectos de sonido quienes comenzaron a marcarme y a escoger a SH como mi saga favorita de terror. Para comenzar, no hay música, bueno, sí… ehhh, mas bien no se si llamar a eso música: ruidos, gritos, sirenas a lo lejos, sonidos de metales, de maquinaria industrial e irreconocibles instrumentos eran parte de tonadas de un genero musical casi indescriptible.

El responsable del sonido, Akira Yamaoka, hace gala del audio como un instrumento de juego, no como un complemento, logrando por 1° vez quizá el descomponer música.Con el pasar del tiempo, Yamaoka se transformó en uno de los hombres más importantes para la saga, siendo el compositor de la banda sonora de todos los juegos y además productor ejecutivo de la saga Silent Hill y de la película.

Recuerdo detalles pequeños pero entrañablemente únicos: Harry avanza por los pasillos de un colegio para luego llegar a un baño vacío, sin mayor aporte ni en historia. Vale decir, al revisarlo simplemente no hay nada. Pero, al salir, en uno de los cubículos cerrados podemos escuchar un tenue pero presente llanto, uno de esos con una pena tal que podría ser eterna. Un llanto de unos 10 segundos, si no es que menos, para luego callar sin mediar explicación alguna. Ni idea de que fue ni porque sucedió.

No era una ventana quebrándose sin aviso alguno o ni un zombie gigante rompiendo una pared para hacerte añicos. No. Era sencillamente un alma en pena. No salté de pánico ni me preocupe por algún ataque rival. Si coloqué pausa mientras una vez terminado el llanto, para luego continuar con piel de gallina pensando que mierda había recién pasado. Ante mí estaba un juego que asustaba no por lo que podría suceder, no asustaba por grandes golpes de audio en medio de largos silencios… sino por cómo te podría volver a asustar.

SH es un juego que entrega sustos inteligentemente emocionales, no tan impactantes ni violentos pero plenamente duraderos y soberbiamente perturbadores. Además, no tiene pies ni cabeza: Contemplamos una historia que ‘no esta ni ahí’ con entregar las piezas del rompecabezas. Pasa el tiempo y a pesar de que lo terminé por primera vez hace casi 10 años todavía no se que realmente paso allí y NADIE tiene certeza de que sucedió en él, sólo pasa y estás en medio rescatando a la única familia que conoces… tu hija. Hasta el día de hoy usuarios comentan en foros sus experiencias, su visión, sus sustos favoritos, sus teorías de que pasó o por que pasó. Aún genera miedo, incertidumbre, discusión, topics en muchos foros de páginas dedicadas exclusivamente a la saga.

Siendo honesto, ahora miro atrás y aún me cuesta mas jugarlo a pesar de que sé a lo que voy. Es tonto, lo sé,pero SH esta tan bien armado que te da en el miedo mismo si le lo permites. La historia no es historia y quizás el juego no es tal ya que, a ratos, parece que el juego juega con nosotros y no al revés. Hagan el intento con la receta clásica: jueguen solos, a oscuras, con el televisor cerca y con el volumen alto. Juegan a perdedor si creen poder mantenerse tranquilos.

La película no es especialmente fiel a la trama del primer SH pero si al espíritu de la saga completa. Tiene ambiente, personalidad y no le interesa un rábano quedar bien con la censura o los estándares de Hollywood. Silent Hill para Playstation es exactamente igual. Olviden lo técnico, bajen sus defensas y no pesquen a aquellos que no se dieron el gusto de dejar que este juego los emocionase. Si quieren asustarse suban el volumen, aíslense y apaguen las luces, el pueblo hará lo demás. Silent Hill es sin duda un juego que empieza raro… y termina donde tu dejes que lo haga. Sin lugar a dudas, mi colina favorita.

Lo mejor para el final…