Meta Cookie: Galletas con Realidad Aumentada

Meta Cookie: Galletas con Realidad Aumentada

Si no funciona, al menos sirve para una fiesta de halloween

La lección de hoy es “nunca subestimes el poder de lo irrelevante”. Teniendo las herramientas y el suficiente tiempo libre, un grupo de estudiantes es capaz de inventar maravillas de alta complejidad pero utilidad incierta.

Un equipo de la Universidad de Tokio liderado por  Tajuki Narumi mostró un casco capaz de aplicar el principio de la realidad aumentada a una galleta, modificando su aspecto y sabor. ¿Cómo es eso posible?

Básicamente, se imprime la galleta con un patrón reconocible por un software. El usuario se pone un “casco” (a falta de un nombre mejor) con una cámara que envía a un computador la imagen que el usuario tiene delante, y cuando reconoce el patrón de la galleta ocurren dos cosas:

  • El casco sobreimprime una textura sobre la galleta para que el usuario la vea como glaseada, con chips de chocolate, o bueno, con una textura apetitosa.
  • Al mismo tiempo, unos cartuchos emiten una fragancia (que puede ser de chocolate, menta, limón, etc) a la nariz del usuario, la cual se irá intensificando a medida que la galleta se acerque.

El principio detrás de este invento es que el sabor de la comida obedece en gran parte a su olor y al aspecto que percibimos, por lo cual un producto insípido podría convertirse en un manjar si se pudiera estimular al comensal con el adecuado aroma y aspecto. Respecto a lo segundo, el algoritmo no es muy perfecto aún y la galleta parece parpadear y cambiar de aspecto repetidas veces.

Poniéndonos algo más serios, puede que el día de mañana todos nos alimentemos únicamente de algún tipo de galleta  homogénea y reciclada sin sabor ni textura identificable al estilo Soylent Green. A lo mejor para ese entonces agradeceremos enormemente la posibilidad de contar con un casco alimentario que le de a las galletas sabor a bife chorizo, pizza de salame o pie de limón. (Ya me imagino en el futuro a los malintencionados de siempre programando troyanos para que el casco emita olor a huevo podrido).

Hasta entonces, esperamos que el diseño se perfeccione y no parezca una mezcla pesadillesca entre un platillo volador y una impresora de chorro de tinta.

Link: Augmented Reality Cookies? Of Course (Gamaqsquad)