La propuesta de Google y Verizon para un Internet mejor

La propuesta de Google y Verizon para un Internet mejor

por

¿Internet se parte en dos?

Google y Verizon se tomaron de las manos y presentaron una propuesta de cómo hacer de Internet un medio más abierto, basándose en ciertas regulaciones. ¿Es importante esto? Claro que sí, porque a modo de adelanto, los puntos más importantes indican que la transparencia, la protección al consumidor, la no discriminación de contenidos y el compromiso de construir mejores redes serán estipuladas bajo el alero de la FCC en Estados Unidos, la cual tendrá la facultad de imponer multas a quienes no cumplan, haciendo de esto una realidad bajo el alero del Gobierno de los Estados Unidos, por lo que la cosa va en serio.

Pero no todo es un cuento de hadas, y en el lado negativo tenemos que, primeramente, las redes inalámbricas (como las que casualmente ofrece Verizon para teléfonos móviles) estarán exentas de casi todas estas regulaciones, además de permitir a los proveedores de Internet abrir una suerte de “red secundaria” donde se ofrecerían contenidos extra bajo un pago adicional, como el caso de medios 3D.

A simple vista es eso, pero para los que les gusta leer, vamos con los detalles.

La FCC es la Comisión Federal de Comunicaciones en Estados Unidos, una agencia estatal independiente que es responsabilidad del Congreso en dicho país, institución que regula las comunicaciones en el país del norte, además de otorgar licencias a las emisoras de radio y TV. La FCC, según un reciente fallo judicial, no tiene la facultad para garantizar la neutralidad en la red, por lo que no puede imponer nada.

Aquí es cuando entran Google y Verizon, que a través de sus CEO Eric Schmidt y Ivan Seidenberg, presentaron un documento que pretende cambiar las reglas del juego para los proveedores de Internet (ISP) en Estados Unidos, que versa lo siguiente:

  • Se asegura la transparencia de los ISPs, algo que en la práctica llevaría a que la información relevante debe ser entregada en un lenguaje plano y directo, incluyendo datos acerca de cómo se manejan las redes, de qué son capaces éstas y cuáles son los planes a seguir. Esto aseguraría que si, por ejemplo, un ISP ha bloqueado The Pirate Bay, debe salir al frente y decir, sin rodeos: “Bloqueamos The Pirate Bay. Ahora cállense.”
  • En segundo lugar, y entrando directamente a la polémica, a excepción de la primera regla de transparencia, las redes móviles como las que usan smartphones, tablets vía 3G y módems inalámbricos con planes de datos, no deben hacer caso a ninguno de los puntos restantes de esta propuesta. La excusa a esto es que dichas redes tienen características técnicas y operacionales bastante únicas. Cada uno que se lo tome como quiera, pero lo que anda dando vueltas es que Google quiere darle su parte a Verizon en este punto, dándole la facultad de hacer lo que quiera en dispositivos que además corren Android, el sistema operativo de Google, lo que les permitiría regular lo que se les antoje en el plano del Internet inalámbrico; la nueva tendencia para los próximos 20 años. Eso para los más mal pensados, eso sí.
  • Siguiendo con las reglas que entonces afectarían únicamente a las redes “cableadas”, se quiere proteger a los consumidores de cualquier tipo de bloqueo en contenidos legales que se quieran enviar, por lo que se debe asegurar entonces una conexión sin problemas. Suena obvio, pero en un mundo apocalíptico esto podría ser de utilidad. Ahora falta preguntarse: ¿Qué es legal y qué no?
  • También se promete la no discriminación de datos, es decir, la prohibición de hacer una diferenciación o privilegio especial a cierto tipo de tráfico o contenidos, para que no se dañe a los usuarios, lo cual en definitiva resulta en romper la idea de que alguna vez los ISP otorguen ciertos privilegios en ancho de banda para ciertos servicios, como por ejemplo, si Facebook paga a Verizon para que su sitio cargue más rápido que el resto.
  • Ahora en otro punto un tanto obvio, se les permitirá a los ISP utilizar cualquier tipo de prácticas que sea para mejorar el manejo de sus redes, esto para reducir la congestión, entregar seguridad, identificar el tráfico dañino y asegurar la calidad del servicio. Y no, no se nos pasó de largo el término “tráfico dañino”, el cual al igual que “contenidos legales” es un punto que en el futuro podría traer problemas si no se identifica bien la naturaleza de esta definición.
  • En lo que quizás sea lo más polémico de todo el documento, se quiere permitir que los ISPs tengan la facultad de abrir servicios en línea adicionales para suscriptores de pago, distinto al acceso regular de Internet. Esto significaría redes paralelas a la que es común, las cuales deben estar debidamente identificadas e informadas hacia el usuario, según la ley de transparencia. En la práctica, Verizon (y otros) podrían ofrecer contenidos extra por más dinero, como streaming de video 3D, ancho de banda especial para juegos en tiempo real y en general, cualquier cosa que se imaginen posible con una Internet paralela. Y no sólo una, sino que cada proveedor podría tener su propia red privada, la cual en asociación con diversas compañías como, digamos, YouTube o iTunes, ofrecerían productos premium para los que puedan pagarlo. Cabe destacar que el ejemplo de YouTube se quedará sólo en eso, puesto que Google ya se comprometió a quedarse en la Internet del pueblo, por lo que no debiéramos ver un Gmail Gold o YouTube Premium jamás.
  • Finalmente, se establece que el impuesto que los norteamericanos pagan en sus cuentas de teléfono e Internet debe ser usado también para la construcción de mejores redes para la banda ancha, en lugar de sólo redes telefónicas como sucede en la actualidad.

Acerca de la FCC, ésta sería la policía para que todo se cumpla, aunque no tendrá el poder de crear nuevos mandamientos aparte de los recién explicados, pero tendrá la facultad de multar hasta por $2 millones de dólares a los ISP que falten a la palabra divina y osen a transgredir algún punto de este tratado. Esto significa que la FCC tendría de vuelta el poder que alguna vez un fallo judicial le quitó, por lo que podrían encargarse de esta nueva neutralidad en la red, haciéndose responsables completamente de lo referente al acceso y contenidos relacionados con Internet.

Dicho todo esto, ahora falta saber si la FCC aprobará esta propuesta conjunta de Verizon y Google, lo que podría cambiar drásticamente el funcionamiento de Internet y las reglas del juego en el país del norte, lo que como muchos ya suponen, traería repercusiones tarde o temprano en el resto de países del mundo, los cuales probablemente quieran sumarse de cierta forma a esta iniciativa, producto del mundo globalizado en el que vivimos. ¿Tú, estás de acuerdo?

Links:
Google and Verizon’s net neutrality proposal explained (Engadget)
Google and Verizon publish joint policy proposal for ‘an open internet’ (Engadget)