[metroimage ids=”38-151783,38-151784,38-151785,38-151787,38-151788,38-151790,38-151791,38-151792,38-151793,38-151795″ imagesize=”large”]

Audiorama 9000: Sonido esférico futurista directo desde 1975

Una de nuestras cosas favoritas de los años 60 y 70 fue la obsesión global de diseño futurista empujada por la carrera espacial y la llegada del hombre a la Luna, haciendo que todos, desde diseñadores de moda hasta fabricantes de televisores, ofrecieran productos con alucinantes formas. Una de esas empresas fue Grundig, que a mediados de los 70 presentó sus parlantes esféricos Audiorama 7000 y 8000 para alegría y júbilo de los futuristas de la época, que rápidamente lo convirtieron en un objeto de culto. Los podías colgar del techo o parar sobre su pedestal reproduciendo sonido en todas las direcciones sin interferencias y así demostrarle a tus amigos que 1975 era el futuro.

Pues bien queridos lectores, se alegrarán al saber que ahora podemos volver al futuro. El año pasado Grundig actualizó el diseño de 1975 para lanzar los parlantes Audiorama 9000. Capaces de reproducir sonido en 360 grados, logrando, según ellos, el efecto más parecido posible a escuchar música en vivo.

Aunque el diseño está inspirado en la esfera setentera original, el nuevo modelo tiene varias diferencias. Partiendo por la nueva forma elíptica, estar recubierto en malla (en vez de metal) y el hecho en que en su interior tiene 35 años de avances tecnológicos en el mundo de audio. Los audionerds como yo estarán interesados en saber que cada esfera consta de un parlante de agudos (treble) y dos bajos de gama media (mid-range bass) es capaz de reproducir un rango de frecuencias desde 50 a 30.000 Hz, tiene una impedancia de 4 Ohms con una capacidad máxima de 180 watts. En las propias palabras del fabricante:

El Audiorama 9000 consta de dos chasis de profundidad de gama media y un sistema de desvío hiperbólico de agudos que permite 100% de propagación a través de 360 grados y sin un efecto de red “valla”, proporcionando así un incomparable sonido envolvente. Un diseño especial protege a los sonidos agudos de la presión acústica de los bajos.

El tweeter de 1″ con cúpula de seda puede transmitir las señales más claras, y los dos altavoces graves de larga trayectoria de gama media forman un sistema cerrado bajo impulso que permite un procesamiento extremadamente rápido. Una jaula de aluminio fundido con ventilación trasera múltiple asegura una pérdida de flujo mínimo, mientras que la membrana de aluminio anodizado proporciona la máxima rigidez y una pureza en sonidos bajos.

Pero aquí viene lo interesante: 600 € cada uno, 1.100 € por el par. Mientras parlantes de gran diseño similares a estos valen varios miles de dólares (dos ojos, dos piernas y el dedo pulgar), Grundig nos hace el favor de acercar el precio a los mortales (sólo un ojo). Aunque siguen siendo parlantes caros, no son unos inalcanzables Bang & Olufsen, Bowers & Wilkins o el Sony Sountina del que hemos hablado en el pasado. Sin mencionar que su puro nombre merece un premio.

Link: Grundig Audiorama 9000 (via Hunch)