Archos 7 Home Tablet [WLabs]

Luego de su lanzamiento a la venta el mes de junio de este año, el tablet Archos 7 Home vino a mover la tierra del rubro donde el iPad es absoluto dominador, ofreciendo una interesante propuesta para quienes desean involucrarse en el formato, con una pantalla táctil de 7 pulgadas, sistema operativo Android y un precio para no resistirse: $200 dólares.

Teniendo siempre presente que  tenemos en las manos un tablet  más que decente y a un precio sumamente conveniente, sabemos también que no todo lo que brilla es oro. Por lo mismo quisimos ver si con este producto se cumple el paradigma de “obtienes aquello por lo que pagas”, examinando si acaso el bajo precio conlleva alguna desventaja o falencia.

Especificaciones

Como verán en las especificaciones, el equipo está algo subdimensionado en sus prestaciones. De partida, no incluye acelerómetro, y el resto de las prestaciones son comparables a un smartphone de no-tan-última-generación. Sin embargo esto va de la mano con el bajo precio, una cosa lleva a la otra:

  • Sistema operativo Android 1.5
  • Procesador ARM9 a 600 MHz
  • 128 MB de memoria RAM
  • Pantalla táctil resistiva de 7 pulgadas, TFT LCD con resolución de 800 x 480 pixeles
  • 8GB de almacenamiento
  • Dimensiones: 203 mm x 107 mm x 12 mm
  • Peso: 388 gramos
  • Conectividad: USB 2.0, WiFi, Micro SDHC
  • Otros: Altavoces y micrófono integrados, pie de soporte, plug para audífonos de 3.5mm
  • Formatos multimedia soportados: Video H.264, MPEG-4, Realvideo, AVI, MP4, MKV, MOV y FLV. Audio MP3, WMA no protegido, WAV, APE, OGG, FLAC, AAC. Imágenes JPG, BMP y GIF.

Primera Mirada

La caja del producto es bastante sobria y de un tamaño acorde al tablet en sí, incluyendo lo justo y necesario para echar a andar el dispositivo: cable USB, auriculares y cargador.

Con un diseño elegante y una parte posterior que da el aspecto de un metal pulido, el Archos 7 Home Tablet no parece ser un producto de $200 dólares, sino más bien algo digno de ser catalogado como un tablet caro y estéticamente bien trabajado. Se aleja mucho de algunos tablets chinos que imitan al iPad con un aspecto muy descuidado. Este transmite todo lo contrario y eso se agradece.

El aparato es lo suficientemente delgado y liviano como para llevarlo a cualquier lugar sin que sea molesto en lo absoluto, así como tampoco estorba llevarlo en el bolso todo el día ni moverlo de un lugar a otro dentro de la casa, puesto que -a pesar de ser tres veces más grande que un teléfono móvil- en peso no se nota nada y es totalmente imperceptible como compañero de viajes o estudios.

Como interesante sorpresa, escondido detrás del tablet hay un pie sostenedor, que al ser desplegado permite poner el aparato de pie sobre una mesa, al más puro estilo de un portarretratos, sin necesidad de adquirir o adosar un producto aparte para lograr esta función (palo para el iPad).

Una vez prendida, la pantalla TFT LCD ofrece un brillo y contraste bastante bueno, lo cual junto a la resolución de 800 x 480, hacen que la experiencia de navegar y ver contenidos multimedia sea bastante óptima, así que en este ámbito la pantalla supera con creces lo que uno podría esperar de un tablet en este precio.

Las variaciones físicas en el tablet son las justas y necesarias, con un interruptor que funciona para prender, apagar y poner en reposo el sistema, mientras que al lado se encuentra la ranura para tarjetas Micro SDHC. Nada del otro mundo, hacemos todo a través de la pantalla, y eso está bien.

En el costado está el puerto micro USB, el cual lamentablemente no permite la carga a través de él cuando se está conectado al computador. Más arriba está la toma de corriente y el plug para los audífonos, los cuales tienen entre sí un parecido espantoso, y que harán que cualquier despistado algún día ponga el cable de energía en el de los audífonos, porque éste entra de forma precisa, mejor aún que en su orificio correspondiente. Al menos eso me contaron.

Los parlantes integrados del tablet suenan bastante fuerte a pesar de su pequeño tamaño, sin embargo, por su ubicación en los bordes de la pantalla, hay que tener cuidado de no taparlos con los dedos.

Software

Desde fábrica, el Archos 7 Home Tablet viene con sistema operativo Android 1.5, pese a tratarse de un aparato cuyo lanzamiento se hizo hace muy poco tiempo, y a que en la actualidad hay  versiones mucho más recientes del software Google.

Junto a esto, tampoco hay acceso a la Android Market, quizás el punto más débil en cuanto a software en el dispositivo. La cantidad de aplicaciones disponibles se limita entonces a una que otra suelta como instalador independiente en el sitio web particular de la utilidad, junto con las que vienen en el tablet de por sí, entre las cuales se cuenta un visor de imágenes, reproductor de vídeo, de música, el lector de libros digitales Aldiko, y algunos clásicos como Calculadora o Calendario, entre otros.

Afortunadamente, existen formas de obviar estas restricciones a través de un cambio de ROM en el tablet por uno hecho “ilegalmente” por algún usuario aficionado, lo que nos permitió entrar, a la mala, en Android Market. Pese a esto, la solución al problema no debiera ser esa, y sin duda esto le resta varios puntos a un dispositivo que potencialmente pudo incluir una biblioteca tan rica y completa como la de Android Market.

Experiencia de Uso

A pesar de todo, al usar el dispositivo realmente sientes que tienes algo útil entre manos: la organización de las imágenes, vídeo y música se logra de forma bastante rápida e intuitiva, por lo que usar el tablet como reproductor de medios es bastante satisfactorio.

Las películas, incluso aquellas en alta definición, corren de la mejor forma y sin cortes, lo cual junto al modo portarretratos del Archos 7 y los ruidosos parlantes, lo convierten en el “DVD portátil” ideal para ver contenidos rápido y sin problemas, puesto que pasar los contenidos al tablet se hace tan fácil como en un pendrive; no es necesario usar librerías multimedia intermediarias instaladas en tu computador o algún tipo de sincronización demorosa. Copiar, pegar y reproducir, como debería ser.

Lo mismo con la música, el despliegue de la biblioteca es rápido y permite buscar por categorías pre-definidas o listas de reproducción personalizadas, nada que envidiarle al iPod Touch en ese sentido, todo esto disfrutando de una interface que gracias a Android permanece limpia y rápida, donde te das cuenta que usar este sistema en una pantalla un poco más grande que la de un smartphone es una delicia.

Pese a que tareas únicas como las mencionadas anteriormente se vuelven bastante buenas, el gran problema del Archos 7 Home Tablet es el rendimiento que muestra al momento de moverse en otros momentos con Android, donde responde con lentitud, mostrando animaciones y transiciones cortadas, demorosas, y sin nada de agradable a la vista y a la paciencia.

Ejemplos de aquello hay varios; desplegar el menú de aplicaciones toma su tiempo y saca unos tres o cuatro frames por segundo en la animación, mientras que mover el conjunto de iconos a través de la pantalla se transforma en una tarea que hay que realizar con cuidado, ya que hay que esperar a que el arrastre que haces alcance a tu dedo, que siempre irá por delante de la respuesta entregada por el tablet.

La pantalla resistiva tampoco ayuda mucho en esta tarea, ya que al tratarse de una tecnología que responde a la presión del dedo, muchas veces el display no responde o hay que darle con cierta fuerza para que lo haga, mientras que arrastrar el dedo para hacer un gesto largo significa una buena y constante presión que a veces se pierde, ocasionando que se nos vaya de control el menú de aplicaciones o que la página por la cual navegamos no se mueva de la forma que queremos.

Junto a esto, es necesario destacar que la lentitud del procesador hace de la multitarea una utopía, incluso en labores tan cotidianas como escuchar música y navegar en Internet al mismo tiempo, donde al momento de cargar o mover un sitio web, la música se empieza a escuchar entrecortada y muchas veces, el sistema se cae o se congela, forzando a un reinicio manual del sistema.

¿Duración de la batería? Llegamos a seis horas con la pantalla al 50% y usando WiFi, lo cual nos deja conformes considerando que para lo que necesitamos, que fue leer y navegar por Internet, el tiempo es suficiente al no tratarse de tareas extensas. En caso de llevarlo de viaje, tampoco es un martirio andar con el cargador, que es de un tamaño igual al de un teléfono móvil, así que no molesta.

Lectura y navegación

Por un lado, usar el lector de libros digitales es una excelente experiencia, pues Aldiko tiene una interfaz usuario que responde muy bien, es fácil de entender y muy intuitiva, así como ordenada y con buenas funciones. Hay soporte para el formato ePub, aunque debes descargar los archivos en forma independiente y cargarlos vía USB al equipo.

Aparte de aquello, no hay problemas para leer en una aplicación que es robusta y cómoda, donde la transición de páginas se logra con un simple movimiento con los dedos de manera instantánea, con opciones para regular el brillo e incluso pudiendo entrar a un “modo nocturno”. El único pero es la ausencia de un acelerómetro para girar la página cuando se lee en otra posición, aunque eso se lo perdonamos.

Leer archivos PDF también se puede lograr mediante la aplicación DocumentsToGo, la cual funciona muy bien y fluidamente al momento de leer todo tipo de documentos, a diferencia del lector de PDF integrado que realmente deja mucho que desear. Este último que carga las páginas de manera muy lenta, dificultando además el movimiento entre páginas e incluso párrafos, donde pasas más tiempo esperando que leyendo.

Comportamiento parecido se muestra con el navegador web que viene en el Archos 7, que pese a no demorar tanto en cargar y renderear los sitios que se visita, hace lento todo el proceso de moverse de un lado a otro, hacer zoom en ciertas áreas y pasar de una pestaña a otra. Hay que tener paciencia, sin duda, ya que la velocidad no se compara ni siquiera a la del iPod Touch o el iPhone, y para qué hablar del iPad u otros móviles con Android, donde todo parece ir en cámara rápida en comparación al Archos 7 Home Tablet.

Tampoco hay soporte para Flash y ni soñar con ver algo en YouTube, lo cual va muy acorde al problema esencial de navegación: si tiene dificultades para mover sitios web simples y animaciones, ni pensar en darle un vídeo incrustado o una animación Flash, así que tampoco hay que extrañarse por esto.

Conclusión

Si bien la propuesta es buena y se agradece, los $200 dólares que cuesta el tablet salen a la luz en tareas tan básicas como mover la interfaz de usuario o escuchar música y navegar a la vez, donde la experiencia se torna algo lenta y decepcionante gracias a la poca fuerza del hardware que mueve este dispositivo.

De todas formas, el producto entrega todo lo que promete, y por el precio, no podemos pedir más. Un tamaño pequeño con un ligero peso hacen del Archos 7 un acompañante ideal en viajes, estudio y trabajo, junto con proveer de funciones específicas que se realizan correctamente, como visualizar vídeos y fotos, escuchar música, leer documentos y libros digitales, y revisar información en Internet.

A veces hay que tenerle paciencia, sí, pero cuando lo necesitamos ahí estará, y cuando tienes Android de copiloto, difícil que las cosas sean totalmente malas.

Lo Bueno

  • Ligero peso, correcto tamaño y delgadez.
  • El precio de $200 dólares.
  • Reproducción de vídeo HD sin problemas.
  • Tiene un pie sostenedor integrado; no será necesario comprar un accesorio para ponerlo como portarretratos.
  • La conectividad USB, que hace las cosas más fáciles.
  • Memoria expansible vía tarjeta Micro SDHC.
  • La lectura de libros digitales y documentos es muy fluida.

Lo Malo

  • No tiene acceso a la Android Market.
  • Corre Android 1.5, una versión algo pasada.
  • La pantalla resistiva tiene una respuesta menos que satisfactoria
  • La potencia del hardware está algo  subdimensionada

¡Gracias a Héctor, alias Guason, lector y participante de la comunidad en CHW, que con su buena voluntad facilitó el dispositivo para ser puesto a prueba!