[metroimage ids=”38-279328,38-279330,38-279334,38-279338,38-279341,38-279344,38-279346,38-279349,38-279353,38-279356,38-279359,38-279362,38-279365,38-279368,38-279371,38-279375,38-279378,38-279382,38-279385,38-279388,38-279391,38-279394,38-279398,38-279400,38-279403,38-279407″ imagesize=”large”]

Viewsonic VEB 620 [WLabs]

por

La historia de los eBook Readers es un poco confusa. Empezó con un gigante de la tecnología como Sony lanzando un producto que pese a todos sus esfuerzos tuvo una respuesta nada más que tibia. Continuó con Amazon, el principal eTailer del mundo -que jamás se había dedicado a vender dispositivos tecnológicos- jugándosela con el Kindle, un aparato que fue un éxito de ventas gracias a la combinación del dispositivo, la conectividad omnipresente y el vastísimo catálogo de títulos. Finalmente, cuando Amazon hizo florecer el nicho de los lectores de eBooks, muchos otros fabricantes se entusiasmaron y decidieron subirse al mismo tren, incluyendo a Sony que renovó su estancada línea para aprovechar el envión.

El producto que veremos hoy es la apuesta en este mercado de parte de ViewSonic, a quienes conocemos mejor por sus excelentes monitores y proyectores. La empresa Californiana lleva tiempo expandiendo su abanico de productos con portátiles, All-in-ones y ahora lectores de libros electrónicos. Los modelos ya se los habíamos anunciado en abril, y ahora que ya están en tiendas locales llega la hora de probarlos para emitir un juicio de primera mano.

Primera Mirada

Partiremos viendo las especificaciones del ViewSonic VEB620

  • Dimensiones: 188 x 126 x 10 mm
  • Peso: 220g
  • Pantalla: tinta electrónica, 6″, resolución 800×600 con 16 tonos de gris
  • Incluye: estuche de cuero, audífonos, mini guía de uso, cable USB y cargador con adaptador
  • Formato de libro: XML(epub, fb2), HTML(html, htm), pdf, txt, rtf
  • Formatos de audio: MP3
  • Sonidos: 1 parlante de 0.5W
  • Colores: Blanco y Negro
  • Puertos: Mini USB 2.0, plug de audífonos 3.5mm y slot SD
  • Almacenamiento: 2GB internos (1.5GB disponibles) expansibles via SD de hasta 4GB
  • Idiomas:  inglés, chino, alemán, francés, italiano, español, holandés, ruso, portugués, griego y turco
  • Adicionales: acelerómetro y G-Sensor (permite cambiar la orientación del texto en cuatro direcciones)
  • Batería:  interna, suficiente para 8000 cambios de página (no se detalla la capacidad real)

Las especificaciones no incluyen datos como el tipo ni velocidad de CPU, aunque hemos escuchado que es de arquitectura ARM y 1Ghz de velocidad. Tampoco sabemos la memoria RAM interna.

El ViewSonic VEB 620 viene en una llamativa caja en colores hueso y bermellón que imitan la forma de un gran libro de lomo curvo, encuadernado a la antigua.

Dentro de ella nos encontramos con un atractivo estuche de cuero que contiene al VEB 620

Adicionalmente se puede encontrar un escueto manual,  unos audífonos in-ear,  un cable mini-USB a USB con el cual se conecta el eBook Reader al computador, y un cargador que se conecta al mismo puerto mini-USB, y para  él tres adaptadores para conectarlo sin importar qué tipo de enchufe se use en tu país.

Abriendo el estuche de cuero tenemos el eBook Reader propiamente tal. En él se ven dos botones en los bordes derecho e izquierdo (que sirven para pasar o retroceder la página) , y más abajo cinco botones que cumplen respectivamente las funciones de retroceder, invocar el menú, ir al inicio, acceder a los bookmarks y cambiar el tamaño de la tipografía. Finalmente, hay un pad con un botón al centro que, como se imaginarán, sirve para navegar entre menús y hacer scroll cuando se requiera, a modo de Joystick o teclas direccionales.

El dispositivo pivotea en dos agujeros que permiten voltearlo sin desprender el estuche, dejando a la vista la rejilla del parlante.

En la base del aparato se ven la ranura para la tarjeta SD, el puerto mini-USB y la entrada de 3.5mm para audífonos.

Experiencia de Uso

Hay básicamente dos usos que se le pueden dar a este dispositivo: leer y escuchar música.

A la hora de leer, se nos presentará un listado con los archivos de formato compatible presentes en los medios de almacenamiento.

En cualquiera de esos formatos podemos pasar de página y cambiar el tamaño de la tipografía, pero la ventaja de los textos planos o del ePub, una forma de XML, es que el texto se acomoda a la pantalla. A medida que crece la tipografía, el salto de línea cambia en forma acorde. Por el contrario, cuando se está leyendo un PDF, a menudo formateado para una hoja tamaño carta, hay que optar entre visualizar toda la página con un tamaño de letra ínfimo, o agrandarlo haciendo zoom, lo cual obliga a hacer scroll para leer partes de una misma página.

Cuando se contrastan opiniones contrapuestas entre los partidarios de los eBook Reader y los tablets (como el iPad), uno de los argumentos más clásicos versa sobre las ventajas y desventajas de estas pantallas de tinta electrónica. Como ventaja, la pantalla casi no gasta energía para desplegar la imagen, sólo se emplea energía en cambiar lo que se está desplegando: hacer zoom, cambiar la tipografía y pasar de página  son ejemplo de esto. Ahora bien, la desventaja de las pantallas de e-Ink es que al hacer estas acciones ocurre un pestañeo (que podrán ver en el video que hay más abajo) y que el cambio en la imagen es relativamente lento. Pues bien, en el ViewSonic VEB620 esta lentitud es real.

En la siguiente imagen podemos ver la presentación de la lista de libros, que empieza mostrando los 5 títulos más recientemente abiertos. Al pasar a la vista de todos los libros se añade un indicador de progreso a cada título (podrán verlo en el video) que indica cuánto has avanzado en su lectura.

Vamos a mostrar un video para que el lector se haga una idea de la velocidad de funcionamiento, el cambio de tamaño de las tipografías y el comportamiento al hacer scroll en un PDF:

[vimeo width=”600″ height=”450″]http://www.vimeo.com/13254366[/vimeo]

A la hora de escuchar música, el sistema es bastante simple: al elegir esa opción en el menú se despliegan todos los archivos de sonido disponibles en el almacenamiento. El pad se convierte en el control de reproducción permitiendo pausar o tocar un tema, adelantarlo, retrocederlo y cambiar de un tema a otro. La calidad del audio es satisfactoria, aunque no logramos averiguar si hay restricciones respecto al bitrate. Estos MP3 que probamos eran de 320 kbps y sonaban bastante bien.  Vale la pena mencionar que la batería, que dura 8000 cambios de página, y varios días en Stand By, sólo ofrece unas cuantas horas de reproducción de música.

Fuera de eso, otro aspecto que vale la pena mencionar es el almacenamiento. Usualmente, el uso de este aparato no involucra grandes transferencias de información: un documento cuando mucho pesa unos pocos MB y, por lo mismo, la velocidad de transferencia no es muy relevante. Sin embargo, para el propósito de escuchar música, sí es común transferir de vez en cuando uno o varios discos, que constituyen volúmenes no despreciables de información. En esos casos claramente la velocidad de transferencia se vuelve un factor gravitante.

En nuestro W Labs corrimos el benchmark HDTach, obteniendo transferencias de velocidad promedio 7.2 MB/s, lo cual es bastante poco. Este es un aspecto que posiblemente influya en la velocidad de respuesta del aparato como un todo, en especial a la hora de manejar archivos pesados como PDFs cargados de imágenes, y de transferir grandes colecciones de MP3.

Conclusión

Es importante entender que, aunque es un formato que se ha vuelto muy conocido,  no es cosa de aventurarse con un eBook Reader para tener éxito: hay que ofrecer un servicio y un catálogo generoso. A medida que recortas algunos de esos aspectos, hay que estar dispuesto a compensarlo haciendo algunas concesiones en el precio, hasta que el producto encuentre un equilibrio. Muchas veces el éxito de un producto se alcanza apuntando a ese equilibrio más que a la completitud. El Kindle de Amazon podría haber ofrecido GPS, sintonizador de TV, radio FM y otras prestaciones, pero se vuelve arriesgado sumar funcionalidades que no es seguro que agreguen valor pero sí es seguro que suben el precio.

Retomando la idea que se presentó al inicio de este artículo, el éxito del Amazon Kindle se explica porque la empresa encontró un mix de producto equilibrado que dotó de atractivo a un invento que Sony y otros no habían logrado hacer despegar después de años de ofrecerlo. Este mix incluía un gran catálogo (mal que mal Amazon debe ser la mayor librería del mundo) y una excelente conectividad: la posibilidad de acceder a ella de forma omnipresente, gracias a una conexión a la red celular.

ViewSonic no tiene un catálogo propio, pero sí ofrece compatibilidad con distintos formatos, de manera que aprovecha sin problema el vasto ecosistema de libros electrónicos libres que hay disponibles en la red, desde Google Books al proyecto Gutenberg. En particular, recomendamos buscar títulos ePub: hay muchos, pesan poco, y el eBook Reader demora menos en cambiar de tipografía o pasar la página que en un PDF.

Por otro lado, el VEB620 no tiene más conectividad que el cable USB, que permite transferirle libros o música como si fuera un medio de almacenamiento flash. Hay otro modelo, el VEB625, que incorpora conectividad WiFi y pantalla táctil.

Tal como se dijo antes, así como es peligroso añadir funcionalidades de valor incierto a cambio de aumentar el precio, se cumple también lo contrario. Puedes drescremar las funcionalidades de un producto y disminuir el precio hasta definir la base de un formato, la funcionalidad pura y dura de leer libros electrónicos en un dispositivo barato. La pregunta es ¿El ViewSonic VEB620 está en ese punto?

La última vez que lo vimos estaba a CLP 169.000 en tiendas chilenas, aunque el precio en Estados Unidos pasó de los USD 260 sugeridos en el anuncio a USD 200 en Amazon. Paralelamente, en tiendas chilenas el Kindle vale CLP 220.000, o sea un 30% más. Ese 30% parece una diferencia aceptable para la diferencia de funcionalidades. Por otro lado, en USA Amazon ha rebajado tanto el Kindle (ya va en USD 189) que prácticamente los está vendiendo al costo para bloquear a los competidores.  En ese mercado claramente ViewSonic tiene pocas posibilidades de arrebatarle mercado a su precursor.

Es complicado vaticinar qué ocurrirá con los eBook Reader de ViewSonic, porque perfectamente podría tener éxito si es que lograra posicionarlos a un precio sustancialmente inferior, de entre USD 100 y USD 150. Sin embargo, es muy complejo lograr economías de escala cuando se ha entrado tarde a un mercado, y más si es un mercado en donde las pantallas de tinta electrónica, que constituyen la parte medular del costo, siguen siendo carísimas y hay muy pocos proveedores. De todos modos, para los fanáticos de la lectura es un aparato muy útil y cumple con lo prometido en forma satisfactoria.