Texas Instruments nuevamente contra entusiastas de calculadoras TI

por

Texas Instruments versus mini-hackers.

Porque no sólo de smartphone, tablets, notebooks y netbooks vive el hombre, existe una casta de personas, llamados estudiantes, que en este momento están luchando su propia guerra en contra de un gigante que se niega dar su brazo a torcer y a que modifiquen su producto como se les de la gana. Texas Instruments está en una cruzada al estilo de los fabricantes de smartphones (como Apple, HTC, etc.), con la diferencia que la comunidad detrás de los hobbystas de calculadoras es mínima comparada con la de los primeros (o al menos no tienen a GeoHot de su lado).

Texas Instruments, un gigante con brazos en muchos sectores del quehacer humano, es conocido popularmente por sus calculadoras gráficas, aquél que no conozca una TI-83, TI-89 o TI Voyage probablemente no pasó por una carrera de ingeniería, matemática o cualquier rama de las ciencias en la universidad.

Pues resulta que la última iteración de TI, los modelos TI-Nspire y TI-Nspire CAS están siendo férreamente controlados por la compañía para evitar que se desarrolle alguna aplicación por terceros, cualquiera sea esta, y lo único que queda liberado es el uso de TI-BASIC. Eso era hasta que salió a la luz una herramienta, al estilo jailbreak, llamada Ndless, que permite la instalación de cualquier software de terceros.

Cuento corto, TI sacó una actualización al sistema operativo de la calculadora, versión 2.1, que en pocas palabras bloquea el dispositivo de modo que sea imposible “downgradearlo” a la versión 1.1 (última compatible con Ndless). Esto por supuesto despertó la ira de la comunidad y las reacciones no se hicieron esperar.

No es el primer ataque que realiza la compañía a estos hobbystas, el año pasado la Electronic Frontier Foundation (EFF) advirtió a Texas Instruments que no siguiera persiguiendo a la comunidad que modifica software (y que lo utiliza en sus calculadoras legalmente adquiridas) pues en ese entonces TI había implementado un sistema de firmas para prevenir la instalación de software modificado. La firma se escudó en la “Digital Millennium Copyright Act (DMCA)”, a lo que EFF respondió:

“Esto no se trata de violación a los derechos de autor. Se trata de correr tu propio software en tu dispositivo adquirido legalmente. Así y todo TI insiste en amenazar legalmente en un intento por tapar un tema de discusión legítimo.”

Tal parece que las malas costumbres en la industria de la electrónica se están pegando y muchas veces se abusa de sus propios clientes. Personalmente pasé por varias calculadoras TI en la universidad, tal como la TI-89 y TI-89 Titanium y en ese entonces la compañía ya ponía trabas pero no a este nivel. No queda más que esperar a ver el desenlace a esta historia.

Link: Nspire 2.1 out, don’t install it! (omnimaga vía Slashdot)