[metroimage ids=”38-303363,38-303366,38-303368,38-303370,38-303374,38-303376,38-303380,38-303383,38-303384,38-303385″ imagesize=”large”]

PES 2010 para iPhone [NB Labs]

Futbol en tu teléfono móvil

El mundial terminó pero eso no significa que vamos a dejar la fiebre del fútbol de lado mientras volvemos a trabajar o estudiar. PES 2010 para iPhone, iPod Touch y iPad salió hace algunas semanas y, después de consultar con mi estómago a ver si podía aguantar algunos días con té y pan, nos tomamos la molestia de probar si es digno de nuestros dedos y gritar “Gol”.

Pro Evolution Soccer Déjà vu

Si has jugado PES 2010 en el PC o consola, no te sorprenderás al ver la versión de iPhone al menos hasta llegar al partido. Todo se mantiene similar, incluso la posibilidad de jugar con algún equipo en la UEFA además de ligas y copas, por lo que transforma a PES en un juego bastante completo a pesar de algunas faltas en las licencias. Es el típico problema de la serie, así que no estarás a salvo de ver a los London Blue jugando en medio de la temporada.

Ya entrado en el partido podrás observar que las gráficas son nivel “promedio”, pero bastante definidas. Me recuerda bastante el Pro Evolution Soccer de PlayStation, de hecho son muy parecidos, pero con la eventual calidad esperable de un iPhone/iPod. Eso sí, no te rías si pillas algún jugador poco parecido. ¿Benzema con pelo? Anotado.

Si tienes alguna queja que tu equipo es demasiado defensivo u ofensivo, las formaciones tácticas y los cambios de jugador son bastante simples de realizar y no te podrás perder respecto a quién es mejor que el otro o si alguien ya está muy cansado en medio de un partido. Pero no hay cosas como marca personal, moméntum, o táctica general del equipo. En pocas palabras, todos atacan, todos defienden, pero modificaciones mucho más finas no están presentes, por lo que tendrás que manejar la formación como único recurso. Por lo menos algo más general hubiese sido genial para apretar al rival si vas perdiendo 1-0 en los 80′ sin tener que apretar pausa, buscar la formación, modificar la alineación, y volver a jugar.

En medio de un partido

PES 2010 en el aparato del Jobso goza de diferentes modos para controlar a tu equipo, cada uno con sus pro y contras. Existen tres: usar sólo el joystick virtual, usar el joystick con los botones y sólo usar la orientación del aparato. Definitivamente la más cómoda es usar el joystick con los botones, pero ladear el aparato permite un mejor control de los jugadores así que desearás usar este si el joystick te incomoda más que perro en reunión de pulgas. Sin botones el juego se comporta bastante bien, centrando o disparando a puerta cuando es la ocasión y mantienes debidamente el dedo presionando la pantalla.

Lo que sí funciona muy bien es el pase. En combinación con el mini-mapa para ver a tus compañeros desmarcados, se pueden hacer bastantes buenas jugadas en ataque para lograr romper el cerrojo defensivo, pero el lento control de los jugadores – incluso lo más experimentados como Messi y C. Ronaldo – le quita fluidez al juego. Esto termina por hacer un juego algo más lento de lo normal, ya que nadie puede controlar el balón en carrera. A pesar de ello, el resto de los movimientos son sorprendentemente fluidos, aunque las acciones de los jugadores tardan tanto en realizarse que llegan a ser un poco desesperantes.

La imposibilidad de hacer trucos para pasarse adversarios hace el juego un poco difícil para disparar a puerta. Cuesta bastante acostumbrarse a manejar el balón con un defensa encima, así que la única forma efectiva de generar ocasiones es buscar el hombre libre a pases y carreras en vertical – algo que suele ser muy peligroso si termina en un remate al arco.

Respecto a los siempre criticados porteros, es difícil batir al uno pero con buenos tiros colocados se puede lograr. El problema es que no salen a achicar muy seguido, la defensa y el arquero se juntan demasiado en la última línea, y los reflejos de los guardametas son bastante exagerados para compensar. La única manera es mantener harto el botón de tiro para colocarla con fuerza a un extremo.

Todo el resto de las mecánicas funciona muy bien, siempre pensando en que PES 2010 está en un portátil donde poder de procesamiento para la IA es algo escaso. Aún así, los jugadores tienden a comportarse de forma coherente a la situación: es normal ver a un delantero haciendo carrera para aprovechar el hueco en la defensa o un centrocampista defensivo retrocediendo. Quizás sea una de las mejores en el aparato del Jobso.

Al defender, el juego se torna algo caótico ya que el mismo se encarga de seleccionar el jugador más apropiado para terminar pestañeando entre dos o más jugadores que se sitúan a la misma distancia. Al final no controlas ninguno, y te deja agujereando la defensa como queso emmental.

Pero no todo es perfecto

Todavía hay algunos “peros” que terminan por bajarle la calidad a PES 2010, entre ellas la que más duele para quien llega a comprarse la aplicación por el puro nombre: la extraña ausencia de multijugador, por lo menos vía WiFi. Es uno de los fuertes de la serie que inexplicablemente no está en esta versión, y que a más de uno no le gustará.

Aunque todo suena muy bien, el precio es uno de las cosas menos atractivas. Por USD$6,99 es una oferta bastante peligrosa pensando en que hay juegos similares como Real Football 2010 por menos de la mitad, FIFA 2010 por el mismo precio – con licencias completas – y FIFA World Cup 2010 USD$2,99. Ambos últimos ya cuentan con partidas versus vía WiFi.

Pitazo Fi— tengo una llamada, permiso…

Hacer un juego del deporte rey no es fácil, pero Konami ha hecho que paresca fácil con PES 2010. Todo funciona muy bien, y aunque los partidos se sienten algo lentos, es muy cercano a la simulación de un partido más que algo netamente arcade. No se puede decir que PES 2010 es un mal juego de fútbol. En lo esencial PES definitivamente no se cae, y sólo algunos detalles lo hacen alejarse de un juego que podríamos denominar “casi perfecto”. No estaría mal comprarlo, al menos que no puedas vivir sin jugar PES 2010 con alguien más, para ello mejor querrás comprar FIFA 2010.

Lo imperdible

  • Movimientos muy fluídos
  • Excelente mecánica de pases y centros
  • Gráficas aceptables, te recordarán la versión de PSX.
  • Excelente IA.

Lo impresentable

  • Ningún jugador sabe recibir un pase en carrera
  • No hay tácticas generales para modificar el ritmo del equipo.
  • Partidos se sienten lentos
  • Sigue el problema de las licencias
  • El precio es igual a FIFA 2010
  • No hay multijugador ni por WiFi
Bueno
Sólo algunos detalles lo hacen alejarse de un juego que podríamos denominar “casi perfecto”.