Nintendo gana la guerra de consolas [NB Opinión]

Nintendo gana la guerra de consolas [NB Opinión]

Contra todo pronóstico, la Gan N triunfa en esta generación.

“El supremo arte de la guerra es doblegar al enemigo sin luchar”.
–Sun Tzu

Cada generación de consolas trae consigo una guerra. Los fans se acuartelan, eligen su ejército y se preparan para los inminentes ataques de La Batalla del Lustro, dónde se crean alianzas, nacen enemistades y se pierden contrincantes.

Pero esta vez las cosas no son igual. Por distintas circunstancias que no enumeraré aquí por ser tema de otra columna, no se vislumbra un cambio cercano para que esta generación cese de existir y dé paso a la siguiente.

Pero no se preocupen, que a pesar de no tener un final próximo, esta guerra ya tiene un ganador: Los controles de la Wii se han cubierto de gloria; Nintendo es el indiscutible campeón de la actual generación.

WTF?! ¿Ganó la Wii? LOL

¿Qué? ¿Es tan difícil de creer que la Wii ganó? Una plataforma sin gráficas de alta definición, con poco o nulo juego en línea y controles que parecen más un ardid que otra cosa ¿se impuso a los embates tecnológicos de PlayStation 3 y Xbox 360?

Sí, suena increíble que la Wii haya ganado; supongo que tal incredulidad se debe a que desde el inicio de la actual generación, gente de Sony y Microsoft nos afirmaron que la Wii no era competencia para sus respectivas consolas:

Jugué con un Nintendo Wii. No lo veo como un competidor. Es más un caro aparato de juegos nicho.
Howard Stringer, Sony Chief Executive Officer.

 

[Nintendo] no son competidores frente a frente con nosotros. Ellos no tienen el mismo tipo de visión en línea que tenemos nosotros… y tampoco son una consola de juegos de alta definición.
Shane Kim, gerente de Microsoft Game Studios en 2006.

 

Es difícil hablar de Nintendo porque no vemos a su consola como si fuera un competidor. Ellos son un mundo diferente y nosotros operamos en nuestro mundo; esa es la forma en la que veo las cosas.
Kazuo Hirai, presidente de Sony Computer Entertainment.

 

Realmente no vemos a la Wii como un competidor directo, nosotros en realidad complementamos la experiencia de la Wii. Es más que claro que nosotros vamos frente a frente con el PS3 en esta generación.
Aaron Greenberg, director de gestión de producto de Xbox 360 y Xbox Live.

El argumento de esta “no competencia” se dio en parte porque Microsoft y Sony apostaron todas sus fichas a la alta definición y el juego en línea. Quien no lo hiciera estaba claramente en un error o simplemente estaba desquiciado.

Nintendo, por su parte, tomo el libro de “La Estrategia del Océano Azul” de W. Chan Kim y Renée Mauborgne, se lo leyó todito y lo usó como estrategia para enfrentar esta guerra. Dejó que sus rivales se despedazaran en el océano rojo de alta competencia y partió al mar azulado para romper los límites del mercado con base en innovación en valor.

Pero no, no es por ese motivo que la Wii triunfa en esta generación. Después de todo, si no queremos aceptar que Nintendo ha ganado, podríamos argumentar que la compañía nipona se separó voluntariamente de sus rivales, colocándose en otra categoría ajena a éstas y volviendo la competencia irrelevante.

“Ah, ¡ya sé!”, me dirás. “Nintendo ganó esta generación porque ha vendido más consolas que las demás”. Sssno, no es por eso aunque, efectivamente, la Wii se ha vendido mucho mejor. Hasta el 31 de Marzo de 2010, Nintendo había vendido 70.93 millones de Wii en todo el mundo, contra 40.3 millones de Xbox 360 y 35.95 millones de PlayStation 3.

Sin embargo, esa no es la razón por la que Nintendo vence a sus rivales en esta batalla campal. A pesar de que la diferencia en venta está clara, si nos rehusamos a reconocer el triunfo de la Casa de Mario podríamos objetarlo de varias maneras: Decir que nos vale un pepino lo que digan los números, que fuera de mi habitación donde gobiernan la PS3 o la 360 el resto de la gente son nenitas por preferir el Wii, o tirarnos al piso y patalear.

Si no puedes con ellos…

No, Nintendo no ganó la guerra de esta generación con números de ventas que superan a sus rivales. La verdadera razón por la que Nintendo ganó fue porque, como sucede en los conflictos reales entre naciones, Microsoft y Sony firmaron sus cartas de rendición incondicional.

Al dar fin a la guerra, el vencedor impone su idioma, costumbres, cultura y/o religión al vencido. El país conquistado toma estos elementos para adoptarlos y adaptarlos a las suyos. Es así como se modifican las costumbres, nacen lenguas o se enriquecen las tradiciones.

En este caso, Nintendo ha implantado su sistema de juego a sus contrincantes. Cada uno toma los controles de movimientos instaurados por la Wii, los adoptan como sus estrategias y los adaptan a sus sistemas. Es así como surgen PlayStation Move y Kinect.

Sigue al líder

Al crear controles de movimientos para sus consolas, Sony y Microsoft reconocen el triunfo de Nintendo en esta generación. Pero hey, no hay problema; son negocios ¿cierto? Si mi competencia –aunque en un inicio haya dicho que no era tal– tiene éxito con su estrategia, lo más lógico es que la imite para lograr una tajada de ese pastel ¿no?

Pero ¿qué hay de los soldados? ¿Qué se les dirá a esos incondicionales a los que se les aseguró que el camino era la alta definición y no los controles sensibles al movimiento? ¿Qué se les dirá a esos a los que se les tranquilizó diciéndoles que era una moda pasajera y que no había futuro en los juegos casuales? ¿Qué se les dirá a aquellos que se mofaron de la consola que te hacía moverte como idiota de pie frente a la televisión?

Supongo que sólo se les puede decir una cosa:

“La guerra ha terminado; ganó Nintendo. Bienvenido al trenecito de los controles de movimiento. Tenemos leche y galletas”.