Ejecutivos de Dell sancionados por la SEC

Ejecutivos de Dell sancionados por la SEC

(cc) Veni – Flickr

Un conjunto de ejecutivos de Dell que incluye al mismo CEO, acordaron con la SEC (Securities and Exchange Commision) el pago de sendas multas, eludiendo la necesidad de aceptar o negar los cargos que el organismo les imputaba.

A grandes rasgos, la SEC determinó que entre el 2002 y el 2006 la empresa manipuló sistemáticamente sus resultados, ingresos operacionales y costos para aparecer cumpliendo con los pronósticos de Wall Street y, de paso, impedir que los inversionistas y accionistas en general pensaran en abandonar el barco.

De paso, en las acusaciones la SEC aprovecha de pegarle una repasada a Intel, que probablemente creía haber dado por superado el tema en su acuerdo extrajudicial con AMD.

Según la SEC, entre los años 2002 y 2006 Dell recibió grandes sumas de dinero de parte de Intel para mantener la exclusividad, lo cual equivale a decir que aceptaron un soborno para negarse sistemáticamente a vender computadores con procesador AMD. Eso de por sí es feo, claro, pero la SEC no está multándolos al respecto. Lo que sí constituye en cambio una conducta ilegal es no haber informado de esos “pagos promocionales” a los accionistas, que pensaban que los ingresos de la compañía provenían directamente de las buenas ventas de la marca.

Hubo algunos trimestres en donde el “aporte” de Intel a la caja de Dell llegó a constituir las tres cuartas partes del total, por lo que es natural suponer que -de no ser por ese ingreso- Dell hubiese perdido plata en determinadas épocas, y muchos accionistas que se sentían confiados y tranquilos se hubieran llevado su dinero a otra parte con la consiguiente baja del precio accionario. En este mismo sentido, la SEC afirma que la gente de contabilidad maquillaba los informes período tras período para que los resultados de la compañía estuvieran a la par de los pronósticos de Wall Street, en el entendido que no alcanzarlos es señal de una compañía en crisis.

Cuando Dell empezó a vender computadores con procesador AMD, Intel terminó con su programa de incentivos y los ingresos de Dell cayeron abruptamente. En ese momento, la directiva informó a los accionistas que esa caída se debía a que habían estado rebajando precios muy agresivamente (y no se refería necesariamente a los precios mal publicados), que los componentes estaban muy caros en Asia y otras ocurrencias.

Como dijimos antes, los ejecutivos no aceptaron ni negaron los cargos. Sencillamente acordaron pagar las multas y esperar que el tema se olvide lo más pronto posible. Éstas ascienden a USD 4 millones para Michael Dell (CEO y presidente del directorio), USD 4 millones para Kevin Rollins (anterior CEO), USD 3 millones para James Schneider (anterior CFO), y USD 50.000 para Nicholas Dunning (Vicepresidente Regional de Finanzas) y Leslie Jackson (Contralor Asistente). Además, la compañía como un todo pagará una multa de USD 100 millones.

Este es un nuevo golpe para la imagen de la firma, luego de que se filtrara la negligencia que cometieron con los servidores Optiplex, pero contrariamente a lo que podría pensarse, la noticia no ha dañado el valor accionario de Dell, lo cual no necesariamente significa que sus títulos son particularmente resilientes sino que la acción ya está bastante baja y acumula un 25% de caídas en los últimos dos meses.


Link: SEC Charges Dell and Senior Executives with Disclosure and Accounting Fraud (SEC.gov)