[metroimage ids=”38-304018,38-304021,38-304023,38-304025,38-304026,38-304028,38-304029,38-304031,38-304033,38-304035,38-304037,38-304039,38-304040,38-304041,38-304043,38-304045,38-304046,38-304048,38-304051,38-304052,38-304053,38-304055″ imagesize=”large”]

Alpha Protocol [NB Labs]

Espionaje llevado al aburrimiento...

Con más de un año de retraso y teniendo como base las importantísimas secuelas que ha desarrollado Obsidian Entertainment hasta ahora, así como una fortísima influencia en series como 24 y la trilogía cinematográfica de Jason Bourne, Sega presenta Alpha Protocol, un acercamiento interesante a las historias de acción y suspenso, la cual es presentada en forma de un juego de rol occidental que toma muchos elementos prestados de títulos como Mass Effect y la secuela de Star Wars: Knights of the Old Republic.

Ahora, teniendo más de un elemento a su favor, contando un excepcional trabajo gráfico, doblaje y una historia interesante, ¿qué fue lo provocó la sonada caída de este juego? La respuesta, como ocurre en muchos otros casos similares, fue la forma en como un conjunto de buenas ideas acabó en un producto que aunque es pasable, no deja de ser uno más dentro del género al que pertenece.

Michael Thorton es el miembro más reciente de Alpha Protocol, una agencia clandestina que opera en lugares o realiza misiones donde el gobierno de los Estados Unidos no puede verse involucrado. Casi al final de su primera misión, que consistía en eliminar al líder terrorista que estuvo detrás del ataque a un avión de pasajeros en Medio Oriente, Thorton averigua que ese ataque fue planeado por Halbech, uno de los hombres encargados de vender y distribuir armas al ejército norteamericano. Cuando este secreto es revelado, Thorton apenas logra escapar de un ataque sorpresa, únicamente para encontrar que su agencia ha sido interferida por elementos de Halbech, quienes busca eliminarlo a toda costa.

Bajo esta premisa da inicio Alpha Protocol, un título de acción en tercera persona que se desarrolla de manera muy similar a casi todo juego hecho por Bioware, centrando su acción en una rueda de decisiones que no sólo establecen la manera en cómo se desenvuelve la historia y la forma en como los personajes reaccionarán a las acciones del protagonista, sino que también delinean la personalidad del propio Thorton.

Además de que tienes la oportunidad de modificar la forma en como se ve y viste tu personaje, las respuestas que selecciones le formarán una personalidad que puede hacerlo comportarse como un agente completamente profesional al estilo Jason Bourne, el espía seductor que interpretó alguna Sean Connery y en el último de los casos, un agresivo oficial parecido a Jack Bauer.

Desafortunadamente, y en uno de los primeros problemas que nos encontramos en este título, es que no sólo la diferencia de las personalidades no es tan grande como aparenta, sino que tanto ésta como la de los otros personajes en el juego se sienten muy forzadas, acartonadas, haciendo que casi todo momento en la trama caiga en un cliché que le quita seriedad y fuerza al juego.

Sobre el modo del juego en sí, éste se ubica en la época contemporánea en escenarios reales como Roma, Moscú, Taipei y Arabia Saudita, donde el jugador cuenta con una base de operaciones donde puede cambiarse de ropa, comprar y vender armas, obtener información y aceptar misiones tanto obligatorias para el desarrollo de la historia como otras opcionales para completar ésta u obtener mejor equipo. En estas bases es donde se pueden modificar tanto las armas como la protección, para permitir que el personaje tenga un mejor desempeño durante cada pelea, resista mejor los ataques o pueda cargar con más gadgets para facilitar la misión.

Para cada misión Thorton solo puede llevar dos armas, las cuales no varían mucho de la pistola y el rifle estándar –aunque sigo sin entender porque los puñetazos de los enemigos siguen siendo mucho más fuertes- y conforme se desarrolla el juego, se puede mejorar al personaje en diversas aptitudes para especializarse en acciones según lo desee el jugador, de tal manera que pueda tener un manejo más letal de armas y estilo de pelea, sea más difícil de vencer o de encontrar, o pueda tener un mejor control sobre los gadgets.

Si bien la propuesta anterior suena interesante, el modo de juego no sólo tiene muchas broncas, errores de programación, detección de impactos y un pésimo trabajo en la Inteligencia Artificial que no puede diferenciar entre tu espía y una puerta, por lo que le dispara a los dos a ver cuál muere primero.

Esto aunado al hecho de que los enfrentamientos, además de constantes, comúnmente se ubican en escenarios y situaciones similares hacen que la acción se vuelva algo monótona para quienes toman este título únicamente por los balazos y cuando se llega con los jefes, la dinámica cambia tanto que a veces no sabes si estas frustrado por sus acciones y los estorboso del escenario, o el hecho de que puedes vaciarles toda las municiones disponibles en el país y apenas se estarán rascando.

Conclusión

Alpha Protocol esta lleno de muchos aciertos, pero hay tantos problemas y detalles en cada uno de ellos que demeritan mucho al título haciéndonos pensar que no sólo le faltó mucha más dedicación a cada detalle de su producción, sino que hacen evidente que el caos que ocurrió durante su desarrollo no fue una mera leyenda urbana. A final de cuentas el juego es aceptable, y la banda sonora compuesta por BT y Jason Graves vale mucho la pena.

Lo Imperdible:

  • Sistema de mejoras para tu personaje.
  • Nivel de personalización del protagonista.
  • Desarrollo y ubicación de la historia.
  • Banda sonora.
  • Decisiones sí afectan considerablemente la historia.

Lo Impresentable:

  • Personajes acartonados.
  • Pésima Inteligencia Artificial.
  • Actuaciones de voz se sienten forzadas.
  • Guión accidentado y a momentos incoherente.
  • ¿Cómo es posible que un puñetazo sea más fuerte que una bala?
  • Errores de programación y diseño de escenarios.
  • Repite las mismas escenas de batalla una y otra vez.
  • Peleas con los jefes.
Olvidable
…buenas ideas mal implementadas.”