[metroimage ids=”38-293736,38-293739,38-293740,38-293742,38-293743,38-293744,38-293745,38-293746,38-293750,38-293752,38-293755,38-293758,38-293760,38-293762,38-293765,38-293768,38-293771,38-293774,38-293777,38-293779,38-293782,38-293785″ imagesize=”large”]

Trauma Team [NB Labs]

Renovando el Simulador Médico del Wii

Desde que hizo su aparición a finales del 2005, la serie Trauma Center dio una cara nueva a las colecciones de mini-juegos que venían apoderándose de las consolas de Nintendo y nos ofreció una propuesta que parecía conocida, pero bajo un concepto verdaderamente atractivo e innovador. Aplicando los movimientos y acciones posibles en la pantalla táctil del Nintendo DS, el juego nos puso al mando de un médico que, en una sala de operaciones, debía salvar la vida de un paciente y en el proceso, descubrir el mal detrás de una misteriosa enfermedad. Obviamente la trama perdía sentido conforme se iba desarrollando pero no así el juego, que iba convirtiéndose paulatinamente en un verdadero reto que solo fue refinándose con cada secuela hasta la llegade del Wii, donde la capacidad del Wiimote dio lugar a una nueva forma de interacción que, aunque no mejoro la experiencia de la versión portátil, popularizó el modo del juego al punto en que éste se convirtió en un género propio.

Trauma Team no sólo es la tercera entrega de la serie para la consola casera de Nintendo, sino la primera que nos ofrece una verdadera evolución en el sistema de juego. Ofreciendo una historia que podríamos decir que esta un poco más cercana a la realidad que la que se vio en las entregas anteriores, el título nos ofrece explorarla a través de seis médicos distintos, cada una con su propia especialidad y dinámica de juego.

En este título uno estará al mando de un médico cirujano, un especialista en diagnóstico, un ortopedista, médico forense, paramédico y un especialista en endoscopia. Cada personaje cuenta con su propia trama, pasado misterioso, personalidad perfectamente definida y dinámica de juego propia, lo cuál no sólo le da variedad al juego, sino expande las posibilidades de la serie de muy diversas formas. De esta manera el médico cirujano es quien nos introduce al juego con la dinámica ya conocida de la serie, haciendo que con el Nunchuk uno seleccione las herramientas que utilizará durante la operación, las cuáles van desde jeringas, bisturí y el ultrasonido hasta el hilo para cerrar heridas y la venda para curarlas, todas ellas activadas presionando los botones A y B del Wiimote, el cuál deberás apuntar hacia el punto en el cuerpo del paciente donde se debe intervenir. Siendo tu objetivo mantener vivo al paciente durante la operación, el objetivo es realizar la cirugía con la mayor precisión y el menor tiempo posible. En el caso del ortopedista, las herramientas cambian por taladros, martillo y clavos, pero solo se tiene un número específico de errores antes de perder a la persona afectada, mientras que en la interesantísima modalidad del médico forense, solo tienes algunas posibilidades de equivocarte durante la deducción de cada caso, para el cual recoges pistas, intervienen y estudias el cuerpo del occiso y sus pertenencias o te apoyas en la investigación con un contacto en el FBI.

En esta ocasión el juego, aunque toma muchos elementos de otras series que se han popularizado en el Wii como Phoenix Wright, de Capcom, se mantiene un punto más arriba al ofrecernos una presentación mucho más cuidada en la narrativa y sobretodo, en las actuaciones de voz, aunque el relato se mantiene en gráficos estáticos o con muy poco movimiento. Sí, las historias de los personajes y sus pasados trágicos en más de una ocasión se sienten fuera de lugar, pero en realidad son los retos de cada intervención los que llaman la atención, al grado en que el propio juego te permite saltarte diálogos y hechos para entrar directo a la acción en el quirófano, la escena del crimen, la morgue o donde sean requeridos tus servicios por una emergencia.

Al igual que en los títulos anteriores, el juego abre la opción para que participen dos jugadores de manera cooperativa, pero ésta dinámica también cambia según el médico y la historia en la que estés ubicado, de tal manera que los pasos para navegar dentro del cuerpo humano con el endoscopio hace que cada jugador tome turnos para moverlo y utilizar las herramientas requeridas durante la intervención.

Obviamente que el título, como muchos otros juegos de Wii, no esta en la consola por sus gráficas, sino por su modo de juego y éste vaya que se presenta como un reto accesible que paulatinamente se vuelve mucho más estresante y tenso de lo que pudiera haber imaginado, todo gracias al escenario médico en el cuál esta ubicado el mini juego en cuestión, y eso es lo que mantiene vivo el atractivo de la serie que, renovado en Trauma Team, renueva magistralmente la franquicia. Cabe mencionar que el título cuenta con tres niveles de dificultad, siendo el más difícil el que se activa una vez que has terminado el juego y que aparece con un nuevo sistema de calificación que te da logros según tu desempeño. Para quienes gustan del reto que vaya más allá de apretar botones, este título es una gran opción.

Lo Imperdible:

  • Historia entrelazada en seis partes.
  • Nuevos retos, opciones de interacción y herramientas médicas disponibles.
  • Diversos niveles de dificultad ofrecen reto para todo tipo de videojugador.
  • Dirección de arte.
  • Historia presenta elementos más realistas.
  • Investigación forense ofrece retos más de lógica que de destreza.
  • Adaptación al inglés y actuaciones de voz.
  • Sistema de logros.

Lo Impresentable:

  • Guión esta lleno de clichés.
  • Personajes se sienten fuera de lugar dentro de la historia.
  • Detección de movimiento a momentos es imprecisa.
  • Gráficos genéricos y poco atractivos.
Retador
…una gran reinvención de la serie.