Arriba, abajo y a los lados.

Dentro de lo que fue el E3, aparte de la parafernalia de los controles de movimiento, hubo algunas cosas que causaron un efecto importante; una de ellas ya fue calificada por ahí como el juego más esperado de la feria y que no es otro que el nuevo Mortal Kombat, que promete un renacimiento de la franquicia de la mano con la vuelta a las raíces.

También la nostalgia y los buenos recuerdos de Donkey Kong Country se convirtieron en expectativa y alegría al conocer que se viene un “Returns”, y al ladito está un Kirby que por lo visto va a reutilizar la mecánica de sus mejores tiempos. Y de antes ya se conoce lo que se viene en el nuevo NBA Jam…

Hay un denominador común en estos juegos. Principalmente, todos y cada uno de ellos retoman los principios básicos por los que se hicieron conocidos y exitosos hace ya unos buenos años: las dos dimensiones. Y no es algo solo de ahora, ya que hace varias temporadas que hay un New Mario Bros. dando vuelta en el catálogo de la DS (razón por la que tengo esa consola), y del año pasado también en Wii.

Parece ser que con el paso de las 2D a las 3D, se descartó lo que había antes porque si: todo lo que se movía en vertical y horizontal era limitado, y se empezaron a reformular los conceptos manteniéndo solo una imagen reconocible y cambiando el resto. Así quedaron de lado ideas que fueron buenas en su tiempo y que siguen siéndolo, pero da la impresión que quienes están detrás de las decisiones se dieron cuenta recién ahora que todo es adaptable a los tiempos que corren. Quizás el caso de Mortal Kombat es el más sangrante -nunca mejor dicho- de todos, porque fue necesario que la franquicia se degenerara al punto de ser casi irreconocible, para que Ed Boon y compañía se decidieran por volver a la brutalidad de las peleas en un solo plano bidimensional. Tal como Street Fighter, que si bien nunca se fue a las 3D, si retomó en su cuarta parte ese aire tan familiar que lo hizo exitoso aquí y en China.

No es la intención sonar iluso y añejo, manteniendo como ideal que todo tiempo pasado fue mejor; principalmente, porque me considero un jugador que valora los juegos independiente de su formato y su concepto. Sí pienso, que durante muchos años se descartaron las dos dimensiones como forma de expresión, cuando lo lógico hubiese sido que 2D y 3D coexistieran sin mayores problemas. Pero también la lógica dice que son los usuarios quienes marcan las tendencias de mercado, y por lo mismo, durante un par de generaciones esas propuestas de juego más básicas no tuvieron espacio en los catálogos, a excepción de Viewtiful Joe y otros pocos.

Al menos esa tendencia ha venido cambiando desde la introducción de las plataformas digitales, pero siempre con la chapa de juegos alternativos y limitados en cuanto a tamaño y pretensiones. Quien sabe y en un tiempo esos juegos se hagan más frecuentes, más largos y en general, llegan con etiqueta de producción “triple A” como cualquier otro; por ahora, el regreso de Donkey Kong Country y el renacimiento de Mortal Kombat parecen ser la avanzada.