Qué le pasa a un video tras ser comprimido 1.000 veces por Youtube

por

¿Arte 2.0?

En lo que sería la curiosidad informática del día, a un personaje de nick canzona en Youtube, se le ocurrió un buen día un proyecto que consistió en subir un video originalmente a la gigante de los videos, luego de comprimido por esta, bajar ese mismo video y volver a subirlo, así sucesivamente 1.000 veces.

El resultado a continuación.

La deformación de la imagen luego de sucesivas compresiones.

No sabría si llamarlo Arte 2.0, aburrimiento 2.0 o paciencia y perseverancia 2.0 (que ciertamente tuvo que tener este usuario debido a que el proyecto se extendió por un año). Lo único que cierto es que la idea es bastante original y nos muestra claramente, aunque ya todos nosotros lo conocemos, el efecto dramático que tiene la compresión en un video, pero que el ojo humano no alcanza a distinguir en algunas pocas iteraciones.

No sólo el video se ve afectado, terminando después de mil pasadas una mancha blanca moviéndose, sino que el sonido al final del proceso queda absolutamente irreconocible, o como diría un gringo, “creepy”.

En palabras textuales de canzona, este proyecto lo hizo “no tanto por demostrar un hecho digital, sino más como una forma de eliminar todas las cualidades humanas que mi voz y mi imagen puedan tener”. ¿Un poco “tocado” el amigo? Puede ser, pero como acá nos interesa la parte informática del asunto, yo lo dejaría definitivamente como la demostración palpable del efecto de la compresión de cualquier códec, pero sobre todo del de Youtube.

A continuación el video original y luego el final. Más abajo la iteración número 100, 250 y 500 para que vean el proceso desde una perspectiva más amplia.

Original:

Final:

Número 100:

Número 250:

Número 500:

Link: What Happens to a YouTube Video After 1,000 Uploads? (Mashable)