[metroimage ids=”38-294281,38-294282,38-294284,38-294286,38-294289,38-294290,38-294293,38-294295,38-294297,38-294298,38-294299,38-294300,38-294301,38-294303,38-294305,38-294308,38-294309,38-294311,38-294314,38-294315,38-294316,38-294317″ imagesize=”large”]

Picross 3D [NB Labs]

Aun cuando la compañía cuenta con algunas de las franquicias más importantes en la industria de los juegos de video, Nintendo ha dominado a lo largo de su existencia la fórmula de los juegos “casuales”, aquellos pasatiempos que son fáciles de entender pero muy difíciles de dominar. Desde haber popularizado fórmulas ahora típicas como es aquella que nació con Tetris hasta generar propuestas verdaderamente innovadoras como Polarium, las consolas de la Gran N han servido de plataforma para muchas ideas atractivas en lo que a retos mentales se refiere, entre las que se encuentra Picross, un modesto título de lógica y destreza que saltó de las computadoras personales japonesas para convertirse en un juego de culto en el Super NES y el GameBoy a finales del siglo pasado. Contando con Picross DS como uno de los pasatiempos más populares en el actual sistema portátil de Nintendo, la compañía nos trae ahora la primera secuela oficial de la serie, ofreciendo un reto completamente nuevo al hacer que cada prueba pase de dos a tres dimensiones.

Al igual que en la fórmula clásica de este juego, ya sea en su versión virtual o escrita, que hace años ocupó el lugar que ahora tiene el Sudoku en el tiempo libre de toda una generación, el reto de Picross consiste en encontrar la figura escondida en un recuadro basándonos en las coordenadas proporcionadas en cada reto. Ahora, la diferencia real en el juego establece que lo números marcados en cada columna no sólo te dicen cuantos cuadros deben quedar de esta para encontrar una parte de la figura, sino que los símbolos en donde se ubica el número de cada columna te dicen si ésta debe quedarse a la par con otras dos o más, según el reto.

Considerando las pistas y la capacidad de rotar el cubo para ver la forma que va tomando tu imagen, deberás ir “esculpiendo” la figura hasta encontrarla y una vez logrado esto, el objeto toma vida y se une a tu colección, dando lugar al siguiente reto que es un poco más grande o mucho más complejo. De acuerdo al número de errores que tengas, el tiempo que te tome hacer la figura o su nivel de complejidad, el título te va recompensando con estrellas que se convierten en más retos y objetos exclusivos para tu colección.

Si bien la propuesta del título gracias al manejo de elementos en tres dimensiones se vuelve bastante complejo, debo reconocer que el extensísimo tutorial que se incluye al comienzo de la campaña de un jugador no sólo es particularmente útil, sino que este también sirve de mucho para la opción en donde puedes crear tus propios retos e intercambiarlos con amigos de todo el mundo. Finalmente, el título cuenta con contenido descargable que se liberará semanalmente a través de la red Wi Fi de Nintendo.

Obviamente Picross 3D no es un juego que se mueva por sus gráficos o audio, sino por su nivel de entretenimiento y vaya que los fanáticos de las entregas anteriores o de los retos de lógica encontrarán en él un divertidísimo pasatiempo. De no ser porque su interacción no es tan accesible como en las versiones anteriores y que su presentación final deja algo que desear, éste bien podría ser muy superior a Picross DS, pero de que esta a su nivel, lo está.

Lo Imperdible:

  • Renovación de la fórmula clásica gracias al 3D.
  • Contenido descargable contante y gratuito.
  • Modo de juego adictivo una vez que se domina.
  • Muchas referencias a la historia de Nintendo.
  • Opción para crear y compartir retos en línea.

Lo Impresentable:

  • Propuesta poco accesible.
  • Presentación gráfica genérica y poco atractiva.
  • Banda sonora es olvidable.
  • No cuenta con modo varios jugadores.
  • No cuenta con competencias vía Wi Fi.
Adictivo
…faltó poco para superar a su antecesor.