[metroimage ids=”38-138296,38-138299,38-138302,38-138305,38-138308,38-138310″ imagesize=”large”]

Nuevo vehículo deportivo ultraliviano no contamina ni mete ruido

El bólido que aprecian es una oda a cómo debería ser un vehículo moderno: seguro, no contaminante y silencioso. Todo ello se conjuga en el Ferdinand Posche, una réplica del 911 GT3 RS, que pese menos de 100 kilogramos, posee un estilo único y su velocidad se puede controlar absolutamente. Obvio: esta joyita funciona con un “motor” de bicicleta y es el Porsche más lento del mundo.

Un grupo de austríacos fabricaron este bólido con barras de aluminio, cinta adhesiva, carrocería de goma y cubierta de papel aluminio. Se especula que también se utilizó goma de mascar en el proceso, pero esa información no está confirmada. El vehículo está en el Museo de Arte Moderno de Linz, Austria.

Otra ventaja del Ferdinand es que como no tiene nada más que dos asientos y los pedales respectivos, su espacio interno es muy amplio. Mirando el lado más “serio” de este vehículo, no es una idea tan mala para ciudades pequeñas, donde la tracción humana, economía y comodidad del Ferdinand Porsche pueden convertirse en una buena opción.

Link: Ferdinand GT3 RS: World’s Slowest Porsche (Automotive Addicts vía FayerWayer Brasil)