[metroimage ids=”38-297516,38-297519,38-297523,38-297527,38-297530,38-297532,38-297534,38-297537,38-297540,38-297543,38-297546,38-297550,38-297552,38-297556,38-297559,38-297562,38-297567,38-297572,38-297576,38-297580,38-297585,38-297586,38-297589,38-297592,38-297594,38-297597,38-297600,38-297602,38-297604,38-297607,38-297610,38-297613,38-297616,38-297621,38-297624,38-297625,38-297627,38-297630,38-297634,38-297635″ imagesize=”large”]

Metroid: Other M a primera vista [E3 2010]

― ¿Qué otro juego te gustaría jugar?―, me preguntó Tom, el guía espiritual durante mi sesión de prueba en las oficinas que Nintendo estableció provicionalmente en el Centro de Convenciones de Los Ángeles durante el E3 2010.

― No sé―, respondí―. ¿Cuál puedo jugar?

― El que tú quieras―. El catáglo completo estába a mi disposición.

― En ese caso, que sea Metroid: Other M―

Tom me explicó rápido cómo se jugaba. Esta nueva entrega en la saga de Metroid se juega únicamente con el Wii Remoto de manera horizontal, como si se tratara de un control de NES, cuando navegas por los niveles en un punto de vista de tercera personas. Con el botón 1 disparas, con el botón 2 saltas y con el A entras a morphball. Si hay algo que desees ver en primera persona, o un enemigo al que le debas de disparar en un punto estratégico, basta con apuntar el mando hacia la televisión y cambiará la perspectiva.

Si sólo apuntas y disparas, estarás restringido al campo visual que marca la pantalla, pero si dejas presionado B podrás mover tu punto de vista para investigar tu alrededor; pero claro, permanecerás fijo en tu lugar. Si presionas A, obviamente, disparas, pero si lo mantienes presionado activarás los misiles.

Bueno, suficiente de instrucciones, vamos a la acción. Como Tom quedó impresionado con mis habilidades videojueguiles en The Legend of Zelda: Skyward Sword, decidió cargar el tercer archivo disponible para el juego, ya que el primero era un tutorial y el segundo estaba muy cargado de cinemas.

Samus estaba en un pastillo de alguna nave o ciudad espacial. Al recorrerlos con el D-Pad, me topé con enemigos terrestres y voladores. No logré identificarlos bien, no sé si eran Geemers, Zebs o qué, pero los eliminé rápido. Aran automáticamente apunta al enemigo más cercano, lo que debes hacer es disparar y esquivar. Por cierto, Tom me dijo que si presionaba derecha o izquierda antes de que me conectaran un ataque, podía esquivarlo.

Una especie de colmena continuaba liberando enemigos voladores, así que entré en modo de primera persona y le solté tres misiles para destruirlo y continuar mi camino. El final del pasillo llevaba a una puerta, pero antes de entrar, Tom me detuvo.

― Bueno, en el siguiente cuarto te enfrentarás a dos mini-jefes. El problema es que se vuelven invisibles, así que tienes que entrar en modo de primera persona para lograr ubicarlos y después dispararles. Pero tienes que ser rápido―, me aconsejó.

― Ok, dos mini-jefes invisibles. Modo de primera persona, ubico, disparo― repetí para que supiera que entendía las instrucciones.

Sin más, abrí la puerta. Una especie de camaleón gigante me esperaba del otro lado. No le di tiempo de acercarse y le disparé de inmediato.

― ¿No eran dos? ¬―, le pregunté sin separa la vista del monitor.

― Invisibles, ¿recuerdas? ―. Me vi bien n00b. No, bien pendejo.

Cambié a la vista en primera persona y logré identificar a las dos lagartijas súper desarrolladas. Un disparo a cada uno hizo que perdieran el camuflaje, así que cambié a la perspectiva en tercera persona.

Como se movían rápidamente de un lado a otro, le salté encime a una, lo que activó una secuencia de combate en la que Samus subyugó al camaleón y le colocó el blaster en la cara. Así, a quemarropa, apreté el botón 1. Antes de que el otro enemigo entre en modo invisible, le apliqué la misma estrategia. BLAM. Justo en la cabeza.

Tom estaba atónito.

― En los dos días que llevo mostrando el juego, nadie había acabado con los mini-jefes tan rápido y de esa manera.

― 25 años jugando videojuegos tenían que servir de algo ¿no? ―, respondí, consciente de que esa frase jamás podría utilizarla para impactaría a una chica, aunque fuera una asistente al E3.

Realmente ya no tenía mucho que hacer en el demo, pues el mayor reto, según Tom, eran los camaleones. Así que avancé un poco más, disparé a otros enemigos, jugué un poco con la morphball y llegué a punto donde ya no podía avanzar.

En una de esas secuencias, Samus subió por una torre en espiral cubierta por vegetación, lo cual era una manera de demostrar los atributos visuales del título, el cual, por cierto, se ve muy bien. En cuanto a la jugabilidad, es bastante sencilla; se nota que el equipo de Nintendo se enfocó a ese aspecto mientras dejaba que Team Ninja que hiciera su magia en el resto de los aspectos.

Metroid: Other M, exclusivo para Wii, sale a la venta el 31 de Agosto en América, el 2 de Septiembre en Japón y en algún momento del tercer cuarto de 2010 en Europa.

Link: Niubie en E3 2010