Caso Google-WiFi podría ser investigado por 30 Estados

por

Eso es harto fiscal junto.

Hace algunos días Google se mostró arrepentido por la verdadera “metida de pata” que significó haber recolectado información privada de ciertos usuarios con los vehículos de Streetview. Sin embargo, tal “arrepentimiento” no significa necesariamente que los muchachos de Eric Schmidt crean haber incurrido en un ilícito.

Los que eventualmente podrían pensar distinto son los treinta fiscales de Estados Unidos que se reunieron precisamente para evaluar los pasos a seguir tras este verdadero escándalo (dicho sea de paso, ¿existe algún “escándalo tech” en el último tiempo que no se encuentre relacionado con ese preciado bien llamado “privacidad”?), convocados por Richard Blumenthal, fiscal general de Connecticut y primero en abrir una investigación por este caso, el cual ya ha merecido varias demandas y una que otra inquietud parlamentaria.

A propósito del evento, el mencionado fiscal declaró:

Fue el primer paso de un esfuerzo por cooperar en una posible investigación y acción conjuntas. En este momento, estamos formulando algunas preguntas y francamente algunas de las respuestas que hemos recibido hasta ahora conllevan preguntas adicionales que queremos plantear a la compañía.

Asimismo, Blumenthal señaló en una entrevista telefónica:

Violar las expectativas legítimas de privacidad tanto de  dueños de casa como de gente de negocios es un problema extraordinariamente serio, y queremos todos los hechos tan rápido como sea posible.

Google fue contactado por los medios para referirse a la situación, sin embargo declinaron de comentar sobre demandas o problemas legales. Por el contrario, sólo se han limitado a reconocer que todo fue un error, sin perjuicio de que” no han hecho nada ilícito”.

Ahora bien, más allá de que sea o no ilegal ingresar en redes abiertas y recolectar información (lo que deberá evaluarse a la luz de la propia legislación de los Estados involucrados), lo cierto es que se trata de una situación delicada, y no creo que a nadie -por muy torpe o negligente que sea- le gustaría poner sus datos privados en manos de una empresa del tamaño de Google, cuyo eslogan podrá parecerle a más de uno una verdadera autoparodia. Por ello es que resulta fundamental investigar el caso, y a partir de lo encontrado evaluar las acciones a tomar, tal como lo señaló el fiscal general de Connecticut.

Link: Google Wi-Fi Snooping Could Result In 30-State Investigation (NYT)