Y al final, todos se fueron a Respawn Entertainment

Jason West y Vince Zampella deben estar entre abrazos y apretones de manos entre los tipos de Respawn Entertainment, esencialmente porque quienes residen ahí no son ni más ni menos que los 16 tipos más cabezones de Infinity Ward. Dicen por ahí que más vale diablo bélico conocido que por conocer.

No me sorprendería que Infinity Ward cerrara las puertas en algunos meses más. De hecho, Activision hace un tiempo atrás empezó a mover las cuerdas para tapar el agujero que “podría” dejar Infinity Ward si cierra, como fue la introducción de Sledgehammer Games a la franquicia de Call of Duty y la reciente presentación de Bungie bajo los aleros de la empresa.

Si el río suena, es porque piedras trae. Y con un estudio que cada rato que pasa se pone más pelado que el Chupete Suazo, no dudo en que tarde o temprano la Wikipedia cambiará el verbo “es” por “fue” en la entrada de Infinity Ward. O quizás termine cambiándola yo, tal como lo hice con el imbécil que puso publicidad en la Historia de los Videojuegos (se la borré toda).

El resto está en el aire. ¿Qué nueva IP tendrá Bungie? ¿Cómo lo hará Activision para el octavo Call of Duty? ¿Terminará Medal of Honor por recuperar el liderato que perdió hace varios años? ¿Seguirá equivocándose Piñera en sus discursos improvisados? ¿Será de Pedro el hijo que espera María?

Link: Infinity Ward Defections Continue: Four More Designers Jump to Respawn (1UP)