Things on Wheels [NB Labs]

El nombre es bastante explícito. Things on Wheels es un título para Xbox Live Arcade del estudio independiente Load Inc., donde hay a disposición una buena cantidad de autos a control remoto, otros pocos ítems de ataque y defensa, y una casa bastante grande y donde cualquier parte sirve de circuito.

Es imposible no acordarse del cuasi mítico Re-Volt; básicamente, Things on Wheels es el mismo concepto, aunque lejos de una copia, se podría considerar un homenaje. El escenario principal único: una casa donde se reparten los circuitos entre interiores -sillones, mesas, sillas, aspiradoras- y exteriores -jardines, veredas, piedras, regadoras-, con bastante variedad entre ellos a pesar de la única locación, y sobre todo, con ese aire a juguete del que cuesta abstraerse en este tipo de juegos. En total, 24 circuitos divididos en 4 copas, y donde a medida que se van ganando carreras se desbloquean nuevos autos y nuevas pistas. Las competiciones varían entre la carrera común y el modo eliminación donde en cada vuelta el último queda fuera, con la salvedad de que los eliminados siguen en la pista para estorbe del resto.

Ser el más rapido no es suficiente, y al servicio de la estrategia y la trampita hay ítems ubicados cuidadosamente por la pista. Los power-ups van desde el clásico turbo (¿qué sería de un arcade de carreras sin turbo?), hasta otros que frenan el impulso o dificultan los giros, sin olvidar uno que sirve para repeler cualquier ataque directo o de rebote.

El juego soporta multijugador de hasta 4 jugadores a través de Xbox Live, o local en pantalla dividida. El control en general es bastante aceptable, con ciertas diferencias entre unos autos y otros pero siempre entendiendo que por tratarse de juguetes las leyes de la física funcionan de manera algo distinta. Los diseños de los autos son bien bonitos, y recrean modelos clásicos y otros no tanto con nombre como Envy, Glammy, Oscar… Malo, existiendo una leve personalización en cuanto a colores de los vehículos. Visualmente está lleno de tonos vivos y aunque no destaca a un nivel excelso, el diseño artístico es apropiado para el tipo de juego, aunque por ahí hay problemas de estabilidad y en ocasiones se dan algunos leves tirones que podrían atentar, más que contra la jugabilidad en si, con la sensación de velocidad en general. Nada demasiado importante.

Cualquiera que leyera hasta el párrafo anterior, podría concluir que es un juego que mantiene el nivel respecto a sus pares. El concepto en si es interesante, y está armado sobre bases sólidas… para un juego futuro. A nivel de detalles, hay carencias enormes que hacen de Things on Wheels una experiencia un poco divertida y mucho más irritante.

Al momento de entrar en carrera, no hay ningún minimapa de la pista, ni indicador de giro, ni nada similar. A lo más, unas flechas a modo de barrera de contención que no destacan por su visibilidad, por lo que es muy fácil terminar doblando hacia el lado contrario. En cada vuelta hay checkpoints, que igual que lo anterior, es fácil no verlos o pasarlos de largo por lo amplio de las pistas. ¿El problema? que hasta no llegar al siguiente, no hay nada que avise que nos saltamos un punto de control.

Los competidores manejados por la CPU son bastante hábiles, y quizás demasiado. Sacarle unos par segundos al resto es prácticamente una quimera, y muchas veces el más mínimo error trae como consecuencia un último lugar. La mayoría del tiempo los ítems resultan inocuos, y lo único verdaderamente útil es agarrar todos los escudos posibles para protegerse. El turbo pareciera dar velocidad al que lo usa y también al resto de competidores que están cerca, y en general, las ventajas que se pueden llegar a sacar con la utilización de ítems son casi testimoniales.

Para rematar aun más, la única forma de desbloquear nuevas pistas es ser siempre el primero; los podios no existen, y repetir carreras tres, cuatro, y cinco veces es mandatorio para seguir avanzando. Si a lo anterior se le suman obstáculos en sectores cruciales que son difíciles de evitar porque muchas veces simplemente no se ven, el juego genera un margen de error demasiado acotado, y la habilidad del jugador al control (remoto) la mayor parte del tiempo pasa a un segundo plano.

Quizás lo peor de todo es que el juego no es malo de frentón, porque hay matices en su concepto y es una pena que un juego de este tipo -que no abundan- se desperdicie por lo que pareciera ser una falta de testeo general. Jugar contra humanos es menos frustrante y mucho más entretenido, sobre todo de manera local donde las carreras son bastante frenéticas. El problema es que en Xbox Live no hay prácticamente nadie, y sin amigos, hermanos, o hasta novias con quien jugar, al final todo queda restringido al modo de un jugador.

Y en ese caso, si el diseño del escenario y sus elementos fuera algo más acertado, y si la dificultad estuviera bien balanceada, estaríamos hablando de otra cosa. Pero se debe valorar lo que hay, y Things on Wheels es un juego que tiene las bases correctas para montar un arcade de velocidad, pero en su implementación se cae en errores garrafales que terminan por convertirlo en una experiencia de juego demasiado frustrante y aleatoria. Tal vez por la mitad de su precio actual aún podría recomendarse; por ahora, los 800 Microsoft Points es mejor ahorrárselos.

Lo imperdible:

  • El colorido visual y el diseño del entorno y los autos.
  • Jugar contra otros humanos.
  • Sienta las bases para un Things on Wheels 2.

Lo impresentable:

  • Los ítems son inútiles la mayor parte del tiempo.
  • IA muy desbalanceada.
  • No se avisa si falta un punto de control, hay obstáculos en las pistas que cuesta verlos… sus fallas de diseño en general terminan por hacer la experiencia de juego demasiado aleatoria.
Muy mejorable
…carencias enormes hacen de Things on Wheels una experiencia un poco divertida y mucho más irritante”