[metroimage ids=”38-292313,38-292314,38-292316,38-292317,38-292318,38-292319,38-292320,38-292321,38-292323,38-292325,38-292327,38-292330,38-292332,38-292334″ imagesize=”large”]

Samurai Shodown Sen [NB Labs]

Un juego de peleas que pierde antes de empezar.

Después de haber marcado a toda una generación de videojugadores con retos, leyendas urbanas y el ansia por esperar una nueva entrega de sus series más conocidas, el género de los juegos de pelea ha dejado atrás su época de oro, dejando apenas unos cuantos nombres que a la fecha siguen llamando la atención. Gracias a su fama, compañías como SNK han podido mantenerse vivas en un medio competido, aunque eso no significa que continúen entregándonos productos que valgan la pena por su calidad o presentación, Quizá el más claro ejemplo de esto lo podemos ver en Samurai Shodown Sen, onceava entrega en su serie de peleas y la cuarta en ubicarse en escenarios tridimensionales. Este título, distribuido exclusivamente para Xbox 360 no sólo palidece ante cualquier otro juego de peleas de la actual generación de consolas, sino que también se ve y se juega de manera mediocre en comparación con títulos desarrollados hace años, tanto para sistemas caseros como arcadias.

Cuando abres el manual de Samurai Shodown Sen, lo primero que llama la atención es una leyenda que advierte que todo lo que contiene el instructivo puede variar, ya que éste fue redactado antes de que el juego fuera terminado. ¿Cómo es esto posible? El título fue anunciado en el 2006 y desde enero del 2008 deambulo precariamente por las arcadias en Japón y Europa hasta que SNK decidió llevarlo a la consola de Microsoft. Siendo el título una traslación casi idéntica de la versión que se vio en las salas de juegos, casi cuatro años después de su presentación, resulta molesto ver que no sólo se mantuvieron muchas de las deficiencias que se le criticaron a la primera edición, sino que gracias al control del Xbox 360, muchos problemas de control tomaron una presencia mucho mayor, haciendo que el juego fuera incómodo, rutinario y a momentos demasiado simple como para ofrecer un reto verdaderamente interesante, sobretodo para los fanáticos de los juegos de peleas.

Alejándose completamente de las modalidades que caracterizaron a los títulos anteriores de la franquicia, Samurai Shodown Sen toma muchos elementos de series como Tekken y Soul Calibur para ofrecernos un reto simplificado en lo que a combinación de golpes se refiere, centrando su atención en golpes impactantes que glorifican más la sangre y los desmembramientos que la habilidad del jugador para atacar o defenderse. Claro, esto no sería mayor problema de no ser porque la respuesta del control y el juego en general es verdaderamente infame. ¿A qué me refiero con esto? En un primer punto tenemos que el título cuenta con 30 personajes disponibles, pero el equilibrio de éstos es casi nulo, al grado en que un agarre de Galford es mucho más poderoso que la ejecución Kyoshiro o que la intención de hacer de Haohmaru un personaje “balanceado” se centró en hacer que el cuate tome tus comandos como sugerencias y no como órdenes para hacer un movimiento.

Aparte de que a muchos de los personajes conocidos perdieron sus movimientos conocidos y la gran mayoría de los peleadores nuevos poco o nada tienen que ver con el escenario donde se ubica el juego, el trabajo gráfico de éste demerita mucho las capacidades que ya son un estándar en el Xbox 360. Si bien un vikingo, un vaquero y un samurái que también es cantante de Hip Hop se sienten forzados dentro de una reta ubicada en un Japón al final de la época feudal, todo se va al carajo cuando vemos modelos en 3D simplificados, con escenarios que en una resolución a 720 muestran pixeles reventados, clipping, flickering y toda una clase de errores de programación que vuelven la pelea aún más frustrante.

Ah, claro, para hacer el insulto aún más grande, si el hecho de que el control tenga una respuesta que va de lenta a pésima y un trabajo pésimo trabajo gráficos no son suficientes, la Inteligencia Artificial del título no ayuda en nada. Si el peleador manejado por la computadora no se defiende, sabiendo quizá que el reto más grande es llegar con gusto a la tercera pelea, los últimos retos de pronto dan a tus nuevos contrincantes el triple de fuerza y velocidad con la intención de convencerte que hay otros juegos más interesantes allá afuera.

Obviamente, buscar una reta vía Xbox Live se vuelve el más grande de todos los retos disponibles en Samurai Shodown Sen, puesto que ni sus propios creadores se molestan en darse una vuelta por la red. Yo no entiendo porque, si saben que el juego era malo y no serviría más allá de una o dos peleas por mera curiosidad, para que le sumaron logros en línea.

En más de un aspecto, Samurai Shodown Sen será el título más reciente de la serie, pero no por eso es el mejor, el más innovador o entretenido, todo lo contrario, ante propuestas previas de Capcom y Namco, SNK sobrevive únicamente por su nombre, puesto que este juego se ve mal y se juega peor. Evítenlo.

Lo Imperdible:

  • Peleas particularmente sangrientas.
  • Banda sonora.

Lo Impresentable:

  • Dirección de arte genérica.
  • Gráficos, animaciones y texturas parecen de generación anterior.
  • No hay equilibrio entre personajes.
  • Inteligencia Artificial va de deficiente a nula y de regreso.
  • Es prácticamente imposible encontrar retas en línea.
  • Pésimo respuesta del control.
  • El juego copia a tantos otros que pierde una esencia propia.
Evítalo
…una ofensa para el género y sus jugadores.”