Nuevos detalles salen a la luz sobre el caso Gizmodo y iPhone 4G Nuevos detalles salen a la luz sobre el caso Gizmodo y iPhone 4G

Steve Jobs en persona solicitó el prototipo de vuelta

Nuevos detalles salen a la luz sobre el caso Gizmodo y iPhone 4G

por

Steve Jobs en persona solicitó el prototipo de vuelta

El culebrón entre Apple y Gizmodo por el prototipo de iPhone 4G/HD no terminó con el allanamiento de la casa de uno de los editores de Gizmodo, ahora el caso paso a la justicia y son ellos quienes nos revelan varios datos sabrosos de como acontecieron las cosas.

Para el lector olvidadizo, los hechos ocurrieron de la siguiente forma. Uno de los ingenieros de Apple llamado Robert “Gray” Powell se fue de parranda con unos amigos y celebrar su cumpleaños, el problema es que un mágico brebaje alemán terminó por afectarlo más de la cuenta y eso tuvo como concecuencia que olvidara un prototipo de la próxima generación de iPhone. Un buen samaritano que tambien se encontraba en el bar llamado Brian Hogan se habría quedado con el prototipo para devolverlo posteriormente, pero Gizmodo se adelanto y pagó USD$5.000 por él.

La historia se puso fea cuando la policía – Apple hizo las presiones correspondientes – allanó el hogar de Jason Chen, uno de los editores de Gizmodo, ahora sabemos que la ley intentaba buscar más documentos para culpar a Chen por revelar secretos de mercado, a esto se le sumaría el cargo de vandalismo, por descuartizar el iPhone 4G/HD dañando el aparato en su intento:

Una vez recibida la propiedad robada, Chen desmanteló el iPhone, causando su daño. Chen creó copias del prototipo de iPhone en formato digital como imagenes y videos, los que posteriormente fueron publicados en el sitio Gizmodo.com.

Es lo que dice el sumario que investiga el caso, donde la justicia deberá determinar sí realmente el prototipo fue robado antes de que lo adquiriera Gizmodo, y luego el editor Jason Chen vandalizo el iPhone, revelando los secretos que con tanto cariño guardaba Apple.

El asunto se pone sabroso cuando nos enteramos que otro de los empleados de Gizmodo, Brian Lam, habría sido contactado por el mismísimo Steve Jobs, exigiendo su prototipo de vuelta en Cupertino. Lamentablemente para el Jobso esa era la prueba final para que Gizmodo saliera de la duda sí el prototipo era real o no.

Aunque todo parece apuntar a que el peso de la justicia se hará sentir en la gente de Gizmodo, ellos no se llevan la peor parte. Brian Hogan – quién encontró el prototipo – y su compañero de cuarto, Thomas Warner, podrían ser procesados por los cargos de robo y obstrucción a la justicia, ya que Warner confiesa que tuvo la genial idea de destruir la evidencia. Ellos sabían que el iPhone sería buscado y gracias al GPS o triangulación celular darían con ellos irremediablemente. La confesión de Warner sólo empeora la situación, porque para la justicia intentar destruir algo “perdido” es sinonimo de culpabilidad.

Esta historia continuará…

Links:
Roommate Ratted Out iPhone 4G Thief, Finders Tried to Destroy Evidence (Dailytech)
UPDATE: Steve Jobs Personally Contacted Gizmodo Editor Requesting the Return of Lost iPhone (Dailytech)