Microsoft inaugura capítulo chileno de IAMCP Microsoft inaugura capítulo chileno de IAMCP

Esta mañana, Microoft citó a la prensa para darnos una noticia importante. Nos la daria nada menos que el presidente de Microsoft para América Latina, así que evidentemente acudimos expectantes. No salimos defraudados.

Microsoft inaugura capítulo chileno de IAMCP

por

Esta mañana, Microoft citó a la prensa para darnos una noticia importante. Nos la daria nada menos que el presidente de Microsoft para América Latina, así que evidentemente acudimos expectantes. No salimos defraudados.

Esta mañana en las oficinas de Microsoft en el edificio Birmann, el presidente de Microsoft para América Latina, Hernán Rincón, citó a la prensa especializada para darnos una importante noticia.

Como este señor está -ya se lo imaginarán- bastante ocupado, y no siempre viene a Chile, era de esperarse que había una noticia relevante para el medio local, y eso fue justo lo que ocurrió: nos habían convocado para contarnos la creación del capítulo chileno de IAMCP, la International Association of Microsoft Certified Partners.

¿Qué sería eso? A ver, empiezo de más atrás: Microsoft tiene varios miles de empleados, decenas de miles. Pero gran parte de los proyectos que se hacen a nivel mundial con respecto a desarrollos, integraciones, consultoría, implantación, etc los hacen partners, empresas que trabajan con software Microsoft y gravitan en torno a la firma de Redmond. Actualmente hay muchas más empresas partners que empleados en Microsoft, y si sumamos los empleados de todas esas empresas terminamos con un número de siete cifras. La conclusión de todo esto es que el ecosistema construido en torno a Microsoft supera largamente el alcance de Microsoft mismo.

De entre las empresas partners hay algunas que pasan por un proceso de certificación y se convierten en Microsoft Certified Partners. La idea detrás de esto es acreditar formalmente su calidad, sus métodos, su regularidad. Supongo que la mayoría de nuestros lectores saben lo que es una certificación así que no tiene mucho sentido profundizar al respecto, salvo para mencionar que hay una segunda certificación llamada Gold que es todavía más exigente.

En algunos países del mundo -los más desarrollados, como adivinarán- los partners certificados se reunen en una asociación, y el conjunto de todas esas asociaciones formadas con la venia y al amparo de Microsoft es la IAMCP. Chile no es lo que se dice un país desarrollado, pero estamos en una posición relativa algo mejor que el promedio. En segundo lugar, desde hace tiempo que Microsoft Chile es independiente y no se maneja desde Argentina, así que el paso lógico era generar una versión local de IAMCP.

Hay que entender que no tiene mucho sentido agruparse unilateralmente sin contar con el patrocinio de Microsoft, porque una de las razones de ser de la IAMCP es, justamente, constituirse en un intermediario en todos los partners atomizados de un país y la empresa misma. Como quien dice, la labor de una junta de vecinos es representar a todas las familias frente al alcalde ¿Se entiende? Para Microsoft es imposible hablar con los cientos de partners de cada país, pero en cambio puede usar a la directiva de la IAMCP local como nexo para saber qué necesitan, qué está pasando con sus partners.

En Chile hay más de 900 partners de los cuales poco menos de 50 son Gold y otros 60 son certified. Esos son los que podrían integrarse al capítulo chileno de IAMCP en primera instancia. Otros 800 tendrán que certificarse si quieren formar parte de la organización. Por lo pronto, el nóvel grupo está integrado por 5 empresas, las más grandes que operan en Chile. Estaban Drago Eterovic de CMetrix, Rafael Mardones y Francisco Mulhall de Axxon Consulting, Juan Huircalaf de Imagen, Rodrigo Lozano de IT Solutions y Marcelo Villalobos de Protab.

El mes próximo los actuales integrantes de la IAMCP realizarán una conferencia en donde invitarán a los otros partners certificados invitándolos a hacer una preinscripción para integrarse a la asociación, y junto con ello piensan empezar a trabajar de cerca con otros partners no certificados pero sí prometedores para ayudarles a sobrellevar dificultares que suelen acabar con muchas pymes del rubro.

Según nos contaron, el tiempo de vida promedio de los partners oscila entre los 3 y 4 años, por lo cual aunque hay miles de ellos en cada país hay muy pocos que alcanzan la madurez, se certifican o llegan a ser Gold Partner. Por lo mismo, el país como un todo tiene menos gravitancia ante Microsoft de la que tendría si, por ejemplo, tuviéramos miles de Gold Partner. Es lo que en los casos de estudio se llama Coopetition: Cooperation+Competition. Los partners compiten entre sí a veces, pero al mismo tiempo el escenario se vuelve más rico a medida que hay más y mejores partners en el mercado. Además, a los especialistas en infraestructura les conviene que haya no uno sino diez o veinte especialistas en integración, por ejempo, cosa que al ir juntos a una licitación no tengan que depender siempre de la misma empresa y que ésta no adquiera demasiado poder. A los especialistas en inteligencia de negocios les conviene que haya varios especialistas en desarrollo, y así sucesivamente.

Esta noticia, que en una primera mirada podría parecer poco relevante para los usuarios finales, en realidad nos afecta a todos. A medida que la IAMCP vaya favoreciendo el robustecimiento y la supervivencia en el tiempo de cientos de pequeños partners, este país podrá  constituirse en un polo de desarrollo y consultoría internacional. Al mismo tiempo obligará a consultores de otras disciplinas (partners de Oracle, Cisco, especialistas en Linux, etc) a subir el nivel.

Una buena proporción de nuestros lectores estudia o trabaja en algo relacionado con la informática, por lo que directa o indirectamente la formación de entidades como el capítulo chileno de IAMCP afectan el escenario en que les tocará desenvolverse y trabajar en los años venideros. Quién sabe si gracias a lo que nos tocó anunciarles en esta noticia se creará el día de mañana un puesto de trabajo para que usted, querido lector, se gane el sustento en una empresa de buen nivel.