logo
 /
Niubie Saunds 31/05/2010

Dante’s Inferno Original Videogame Score [NB Saunds]

Una producción digna de cátedra para jóvenes compositores

[metroimage ids=”38-292622″ imagesize=”large”]

Compositores: Gary Schyman, Paul Gorman

Editora: E.A.R.S.

La primera impresión que nos puede dar la banda sonora original de Dante’s Inferno es errónea, sobretodo si la experiencia de ésta se queda únicamente en el juego de video. Compuesto en su mayoría por Gary Schyman, músico norteamericano que le dio su alma y personalidad a la utopía de Rapture en las dos entregas de la serie Bioshock, el soundtrack que le servirá de guía a Dante a través de los nueve círculos del infierno nos ofrecen una producción grande, sí, GRANDE. Complejo, violento y lleno de la desesperación que viene con el sufriento de las almas perdidas, este álbum doble no deja descansar un solo momento a quien lo escucha, ofreciendo apenas algunos momentos de tranquilidad antes de hacernos caer de nuevo en la trepidante aventura que produjo Electronic Arts en base al primer tomo del reconocido poema escrito por Dante Alighieri en el Siglo XIV. ¿El resultado? Una de las bandas sonoras más ambiciosas y mejor logradas hasta el día de hoy en la industria de los juegos de video, que será apreciada en más de una forma por aquellos amantes de la música culta y los arreglos clásicos que por los mismos videojugadores.

Compuesto por 41 temas y poco más de una hora de duración, la banda sonora original de Dante’s Inferno logra superar exitosamente el reto de ofrecernos una historia fija, con un objetivo claro que no se queda únicamente en ubicarnos dentro de un escenario, sino que nos guía a través de los diversos momentos que se viven en este y al final nos lleva a un desenlace que va del sufrimiento a la tortura y la redención en una complejísima serie de composiciones donde los metales y las percusiones se vuelven cacofonías que acompañas a un coro 40 voces que evocan perdición, añoranza y dolor.

¿Qué es lo que provocó que Schyman creara este tipo de música para el juego? En sus propias palabras, el compositor explica que no había un mejor lugar que el infierno para lograr una banda sonora compleja no sólo en sonidos, sino también en melodías y emociones; de su experiencia en la escuela de música, comenta, sabe que no hay nada más difícil que realizar una composición con una intención y narrativa claras, pero que la oportunidad que recibió con este título le permitía no sólo buscar eso, sino que experimentar con ello en un escenario amplio, oscuro y grotesco.

De esta forma, tras haber completado el tema principal del juego, “Donasdogama Micma”, Gary Schyman se adentra en un viaje en el que incidentalmente es acompañado por el también compositor y arreglista Paul Gorman, quien ha participado en las bandas sonoras de títulos como Black, NeverWinter Nights y James Bond 007: Everything or Nothing. Contando con la interpretación de The Philharmonia Orchestra, esta banda sonora cuenta entre sus mejores momentos las piezas “Storms of Lust”, “Ciacco The Pig” y “Tower At River Styx”, siendo ésta última un punto de referencia hacia el viaje que comprende este magnífico álbum, el cuál cierra con “Redemption”, el anunciado cierre de una aventura cuya historia todavía tiene mucho que lograr para considerarse terminada.

Quizá en su momento esta banda sonora no llamó tanto la atención que realmente merece, pero en su escucha con cuidado y atención se encuentra una solemnidad absoluta que realmente toca momentos de grandeza en su composición e interpretación, algunos que incluso revalorar completamente el género al que pertenece y nos ofrecen una producción digna de cátedra para jóvenes compositores. Definitivamente vale mucho la pena.

[metroimage ids=”38-292625″ imagesize=”large”][metroimage ids=”38-292625″ imagesize=”large”][metroimage ids=”38-292625″ imagesize=”large”][metroimage ids=”38-292625″ imagesize=”large”][metroimage ids=”38-292632″ imagesize=”large”]
Impresionante
…de las bandas sonoras más ambiciosas y mejor logradas hasta el día de hoy en la industria de los videojuegos”