Cómo la MPEG-LA puede acabar con el video tal como lo conocemos

Cómo la MPEG-LA puede acabar con el video tal como lo conocemos

por

El zorrito tenía razón.

Pongámonos apocalípticos por un momento. Siempre es un sano ejercicio el ponerse en el peor de los casos para saber a qué nos veremos enfrentados si alguna situación se sale de control, como podría ser si la MPEG-LA se tira con todo a sacar beneficios de su posición privilegiada en la web.

En un extenso artículo en Osnews.com, un columnista explica el lado desconocido de la firma que está detrás de las patentes de MPEG-2, MPEG-4 entre otras codificaciones.

Resulta que en los manuales de las cámaras de video, desde las caseras hasta algunas profesionales de hasta US$8.000, viene incluida una restricción de parte de la MPEG-LA: "sólo para uso personal y no-comercial". Para cualquier otro uso se deberá pagar un royalty por cada copia vendida.

De un primer vistazo no parece tener nada de malo, podríamos pensar incluso en exportar el video con otro códec, ¿cierto?  Pues no, de momento en que el video fue grabado usando h.264 o mpeg2 ya está sujeto a patentes y royalties.

Supongamos que no quisiéramos vender nuestro material, a priori no habría ningún problema. La MPEG-LA recientemente extendió la licencia para "transmisión gratuita en Internet" hasta el 2015 siempre y cuando la transmisión sea realmente gratuita. ¿Qué significa eso? Que de momento en que el sitio, digamos Youtube, tenga publicidad y esa empresa esté sacando dividendos de ello ya no sería gratuito y está sujeto al arbitrio de la asociación. En esa misma situación estaría Vimeo pero peor parado que Youtube pues su codificador x264 de código abierto no está tan modificado como el de Google.

En palabras simples, si a la MPEG-LA se le ocurre un buen día cambiar las reglas del juego (¿Con Apple y Microsoft de la mano?), esto se pondrá muy feo.

Más aún si tomamos en cuenta algo que leíamos hace unos días acá mismo, que Jobs y compañía van tras la cabeza de Theora. De hecho la MPEG-LA ya alguna vez dio luces al respecto al decir que h.264 y mpeg2 tienen tantas patentes involucradas que simplemente no es posible construir un códec que no infrinja alguna de estas. Y parece ser que eso es verdad por lo amplio del alcance de las patentes.

Mientras nosotros disfrutamos de sitios como Youtube todos estos años, estos tipos se han dedicado a encerrar a su antojo el poder sobre el video en la web, condenándonos, tal vez, en un futuro apocalíptico pero posible, a tener que desembolsar dinero por cada video que veamos.

Si alguien necesita más detalles al respecto no dude en visitar la fuente.

¿Se entiende ahora por qué Firefox y Opera está tan preocupados al respecto? Google debiese estarlo también, siempre y cuando se mantengan alejado del lado oscuro de la fuerza.

Link: Why Our Civilization's Video Art and Culture is Threatened by the MPEG-LA (Osnews.com)