Alan Wake a primera vista

Nos convocaron y fuimos. Un cine, una pantalla gigante y la posibilidad de jugar por varios minutos del buen Alan Wake en 954.3 pulgadas y con un sistema de sonido Dolby 48.1. ¿Qué se trae Wake entre manos? Los detalles a continuación.

El juego, a primera vista y siendo altamente simplista, luce como un primo ni tan lejano de Silent Hill, tomando algunos de sus elementos prestados, introduciendo algunos nuevos y ejecutando un estilo claro, envolvente y cuyo nivel de tensión (y facilidad para inducirlo) es excepcional. Dado el resultado que nos tocó disfrutar y a pesar que sólo lo pudimos jugar durante media hora, nos quedamos con ganas de más.

La historia puede no parecer nada de otro mundo, pero está tan bien narrada que quedas pegado desde el momento 1.  Suena como un cliché tan grande como una casa, pero logra mantenerte la mayoría del tiempo al borde del asiento y te deja en un estado de tensión y de alerta constante, haciéndole honor a su etiqueta de “thiller de acción psicológico”.  Puede que tome un poco en comenzar a agarrar ritmo, pero a los 30 minutos ya genera suficiente factor WTF.

La sensación de soledad y abandono es palpable, los árboles bloquean tu vista (haciendo lo que la niebla logra en Silent Hill) y la opresividad es recurrente. Hay marcados periodos de tensión, seguidos de ratos donde no pasa nada que acaban sin aviso para pasar a la tensión de nuevo. Por momentos da la impresión de que se está jugando un sueño/pesadilla (…) y más de alguna vez nos hizo recordar Twin Peaks.

A pesar que la discusión ha sido acalorada y que es HD o es semi HD, las gráficas hablan por si solas: Alan Wake luce notable. Definir que precisamente que es lo que mejor luce es difícil de definir y sí, hay detalles y cosas que no son muy HD, pero son tan pocas y el resto se ve tan bien que en este momento -por lo que hemos visto del juego- sencillamente no es tema. La primera impresión es que el juego tiene visuales de lujo y que tanto sus texturas, sus efectos de iluminación y lo natural de sus escenarios -entre otros elementos más- hacen cuestionar si daba para tanto la polémica de hace unas semanas (si los gráficos sufren o no lo cubriremos como corresponde en nuestro Labs).  Los enemigos podrían haber sido más variados (todos se podían definir como personas envueltas en sombras con un hacha en las manos) pero quizás es así sólo al comienzo del juego.

El audio es efectivo, sabe lo que quiere lograr y las herramientas que necesita para lograrlo.  La música tensiona y está en perfecta armonía con los efectos de audio; el viento, las ramas de los árboles y sonidos que resulta imposible precisar qué son y de dónde provienen ayudan a incrementar la sensación de inquietud que el juego entrega. Por cierto, la versión que nos llegará a Latinoamérica está completamente en español (doblado en México). Finalmente, Alan Wake cuenta con controles cumplidores que no se transforman en un “pero”: hacen su pega, la hacen bien y ayudan a que todo fluya como corresponde.

Suena que compré barato y que todo son caritas felices. No señor. A pesar de que el trabajo de doblaje está en buen nivel, no llega a la excelencia de lo logrado con Gears of War y el hecho de que uno de los personajes principales sea la voz de Shrek no puede pasar desapercibido (literalmente, es escuchar al ogro verde del pantano). A ratos da la sensación que la cantidad de movimientos con que cuenta Alan son limitados, que podría tener más habilidades y que la manera en que el personaje salta podría ser un poco más adecuada. Hay momentos particulares en que la cámara es muy sensible al momento de adecuar su posición y molestará a más de alguien.

No es nuestra crítica final, pero este título promete bastante. Polémicas más, opiniones menos, Alan Wake está muy cerca de ser el batacazo que Microsoft y Remedy desean que sea. Puede que no sea del gusto de todos y que más de alguien vea en él una suerte de Silent Hill 2 en HD (lo que necesariamente no es algo malo…supongo), pero el juego tiene un potencial que, si resulta tan sólido como la primera impresión que nos generó, puede transformarse en todo un éxito. Lo sabremos el 18 de mayo próximo; por mientras a comentar y esperar nuestro Labs.

Links: