Sennheiser PMX 680 y CX680 Sports [FWLabs]

Sennheiser PMX 680 y CX680 Sports [FWLabs]

La nueva serie de audífonos Sennheiser destaca a primera vista por tener una asociación con la marca deportiva Adidas. Entre alemanes, dirían algunos, pero la realidad es que se trata de productos con la calidad de siempre de Sennheiser pero diseñados con colores contrastantes y materiales resistentes al agua y al sudor. Además, incluyen el famoso logo de Adidas.

Sennheiser PMX 680

El empaque incluye un par de audífonos tipo diadema (se ajustan a la nuca) con un cable da apenas 0.5m y un extensor de 0.7m con control de volumen. También se agregaron un par de almohadillas para una mayor comodidad, un clip y una pequeña bolsa para transportarlos. Lo primero que notamos, es que el diseño es sumamente llamativo con una combinación de negro con amarillo brillante que acentúan su carácter deportivo. El logotipo de Adidas es apenas visible, pero está presente. Dato útil solo para presumir entre amigos y familiares.

Características principales

El ajuste es firme y cómodo; dos aspectos de suma importancia dado para lo que supuestamente fueron creados: hacer algún deporte mientras se escucha música. No tuvimos ningún contratiempo usándolos al caminar y en deportes de bajo impacto. Incluso trotando, los PMX 680 Sports permanecen en su lugar y las almohadillas incluidas los hacen más placenteros de usar a largo plazo. El sudor hizo pocos estragos. En pocas palabras cumplen con su tarea.

El cable de apenas .5m prácticamente sirve de poco, dada su poca longitud lo que hace necesario el uso de la extensión con el control de volumen. No entendemos por qué Sennheiser dividió el cable en dos pequeños fragmentos y no ajustar las longitudes para que nos permitieran decidir si usamos, o no, el control de volumen. Pero para los que gustan del deporte, puede ser un punto a favor siempre y cuando se aten el iPod o reproductor MP3 favorito al brazo, donde no batallarán con cables. Como sea, es un detalle a tener en cuenta.

Buen sonido con movilidad.

Es bien sabido que el tipo de audífonos que se acoplan al oído suelen tener carencias en algunas frecuencias dado que los auriculares no suelen tener un ajuste perfecto, pero este par ofrece una respuesta de frecuencia de 18 a 20,000Hz e impedancia de 16 Ohms. Traducido, quiere decir que basicamente todo el espectro de frecuencias que el hombre puede escuchar, saldrá disparado por este par de Adidas, además de que su relativa baja impedancia resulta perfecta para dispositivos portátiles. Y tiene sentido pues la mayoría de los usuarios a los que está destinado, no lo van a conectar a grandes equipos de audio, sino a su iPod shuffle o iPod nano. Nosotros los usamos con una laptop y un iPod como fuentes de sonido y no tuvimos ningún problema con el volumen, sino todo lo contrario.

La marca Sennheiser se ha caracterizado por ofrecer un sonido sumamente detallado en la gran mayoría de sus productos y aquí no es la excepción. El conjunto total da una experiencia brillante y muy clara. Las frecuencias agudas quizás son las que más destacan en este sentido y nunca sentimos que se saturaran, sino que permanecen en el límite exacto. Lo mismo las disfrutamos en Thunderstruck de AC/DC que con Bad Romance de Lady GaGa. Las frecuencias medias son claras y siempre destacan la voz casi como si Zooey Deschanel, de She & Him, nos cantará al oído. Quizás donde nos decepcionamos un poco fue en el espectro de frecuencias bajas, ya que este par no nos sorprendió en absoluto y más bien escuchamos bajos muy contenidos. Es decir, están presentes y son claros, pero si gustan de tener grandes golpeteos con intensidad, quizás este no es el par indicado para ustedes.

Conlusiones

Ahora, dada su naturaleza, no aíslan del todo el ruido exterior, pero en un gimnasio, o en la calle, quizás eso es lo mejor. También dejan salir un poco de música, por lo que es probable que en una oficina silenciosa algún compañero baile a tu ritmo.

¿Vale la pena hacerse de este par? Honestamente no hemos encontrado un par de audífonos de este tipo, que ofrezca un buen ajuste en la cabeza, que aguante brincos, mucho movimiento, y que ofrezca una calidad de sonido decente. Estos cumplen con lo anterior. Pero si no hacen deportes, o no los piensan usar para salir a la calle, quizás les convenga usar otra cosa.

Sennheiser CX 680

Otro par de la asociación Sennheiser y Adidas es el CX 680 Sports. Un par de audífonos que que insertan dentro del canal del oído. El empaque incluye el par de audífonos, tres adaptadores para las orejas, un clip para ajustarlos a la ropa y una práctica bolsita para transportarlos, entre otras cosas.

El diseño sigue con el estilo de la unión de estas dos compañías alemanas, con colores negros, acentuado con amarillos brillantes. El resultado es muy llamativo, por lo que si quieren discreción, este no es su par, pero que resaltan su identidad deportiva.

Contra agua, sudor y aptos para deportes

Sennheiser presume que son resistentes al agua y al sudor, situaciones a los que se verá enfrentado si es que son usados para hacer algún tipo de deporte. El ajuste es muy bueno, no molestan aún en largas sesiones de uso y permanecen en donde tienen que estar: nuestros oídos. El sistema de ajuste que poseen permiten incluso hacer deportes de alto impacto y seguir disfrutando de nuestra música sin que nos tengamos que ajustar a cada momento este par. Eso si, si no les gusta el tipo de audífonos que se inserta en la oreja, estos no los harán cambiar de opinión pues no son más cómodos que modelos similares, aunque su ajuste es más firme

La longitud de los cables tiene longitudes que seguimos sin entender. El cable apenas mide .6m y la extensión con control de volumen mide otros 0.6m. Con esto queda claro que sin la extensión, prácticamente no se pueden usar a menos que sea con un reproductor multimedia atado al antebrazo. Nos hubiera encantado una mejor distribución de longitudes.

Pero, ¿y el sonido?

Las especificaciones técnicas, según Sennheiser, son de 18 a 20,000Hz e impedancia de 16 Ohms. Muy parecidos a otros modelos, sin embargo la experiencia auditiva es distinta, mejor según nosotros.

Al tener los chupones prácticamente insertados en el oído, los bajos se hacen presentes con fuerza pero nunca al grado de opacar al resto de las frecuencias. Agregan intensidad al conjunto total de sonidos y hacen que la música se disfrute mucho más, con una intensidad inusual. Las frecuencias agudas quizás son menos brillantes que las de los Sennheiser PMX 680 Sports, pero siguen dentro del rango de claridad suficiente como para darle un toque de brillantez a la música. Las frecuencias medias están en el punto medio ofreciendo un mejor balance en general, que dan como resultado una experiencia sonora muy agradable y de lo mejor que hemos escuchado en audífonos de este tipo. Lo mismo disfrutamos los beats electrónicos de Gorillaz que las guitarras de Stone Temple Pilots. Les metimos algo de Tchaikovsky, pero queda claro que no están diseñados para música clásica, aunque tampoco es que sean malos con este género.

Conclusiones.

Si ustedes soportan los audífonos de este tipo, quizás este par sea de lo mejor que hay, sin tener que vender un riñón. Si es así, lo disfrutarán de sobremanera y, quizás, se trate de una de las mejores inversiones que se pueden hacer para escuchar música con excelente calidad sonora y hacer algo de ejercicio al mismo tiempo sin tener que cuidar de brincar demasiado o dejar de lado un buen sonido.

Lo Imperdible:

  • El diseño es muy llamativo en ambos modelos.
  • Las dos propuestas soportan el agua y sudor.
  • El ajuste es firme y cómodo con los dos audífonos.
  • En los CX 680 el sonido es sobresaliente.

Lo Impresentable:

  • En ambos modelos las longitudes de los cables es algo extraña para los que no hacemos deporte.
  • El modelo PMX 680 es débil en las frecuencias bajas.