[metroimage ids=”38-155678,38-155680,38-155682,38-155683,38-155684,38-155685,38-155687,38-155690,38-155691,38-155693,38-155694,38-155696,38-155697,38-155699,38-155701,38-155703″ imagesize=”large”]

Project Natal a primera vista

por

Cuando uno va a probar una nueva tecnología, una nueva consola o en general algo nuevo que ya sabe que quiere probar generalmente está nervioso, o mejor dicho, emocionado. Así me pasó hace unos años en el E3 2006 con las nuevas generaciones de consolas, e igualmente me acaba de pasa hace unas horas en que por fin hice un hands-on de Project Natal. Ahh no, que ya no puedo decir hands-on porque no hay control. El control es el cuerpo entero.

Sí, jugué Natal, el nuevo proyecto para videojuegos de Microsoft.

Fue dentro de su evento mundial llamado Showroom Project Natal, el cual tiene como finalidad hacer publicidad de esta nueva tecnología en distintas ciudades del mundo. Showroom Project Natal aterrizó en Madrid, e hice un viaje express para verlo con mis propios ojos y usarlo con mi propio cuerpo y poder contarles que tal es.

¿Mi veredicto? No hay, lamentablemente no se puede decir mucho realmente. Aún está en una fase beta y faltan meses para acabarlo de pulir.

Si hablamos de sensaciones, Natal me dejó un buen sabor de boca, no por lo que jugué si no por el potencial que le ví. Para empezar la tecnología que desarrolló PrimeSense es de muy alta calidad, el reconocimiento del cuerpo y sus articulaciones (codos, rodillas) es casi automático. También el escaneo y ajuste que hace Natal con la habitación en teoría funciona bien. El cuarto donde lo probé era amplio, habrá que esperar para ver como funciona con las habitaciones pequeñas.

Lo que jugué fue un título que se llama Ricochet, en donde dos jugadores le pegan con cualquier parte del cuerpo a unas pelotas para romper unas cajas al fondo del escenario. El avatar copia sin lag la posición del jugador, Natal también mide la velocidad de los movimientos y con eso le aumenta o disminuye fuerza a la trayectoria de las pelotas.

Digo, al final es normal que se pruebe Natal con un juego así en donde el objetivo es mostrar la mecánica del modo de juego. En este caso fue un título casual, muy lúdico, pero ilustra muy bien el potencial de Natal. Ahora sólo falta que los desarrolladores lo exploten, y no sólo en videojuegos sino otro tipo de aplicaciones que tal vez no tengan nada que ver con entrerenimiento.

Bruno (de polera negra en las fotos) es editor de nuestro sitio hermano Niubie. Pueden leer mas de sus experiencias con Natal en el link de abajo (también esperen más noticias respecto a esto más tarde).

Link: Project Natal a primera vista (Niubie)