Por qué Apple debiera comprar Ask.com Por qué Apple debiera comprar Ask.com

Apple tiene un dispositivo tremendamente exitoso y pronto serán dos, pero su éxito es inestable mientras en sus aparatos el proveedor de búsquedas sea al mismo tiempo competidor en el mercado móvil.

Por qué Apple debiera comprar Ask.com

por

Apple tiene un dispositivo tremendamente exitoso y pronto serán dos, pero su éxito es inestable mientras en sus aparatos el proveedor de búsquedas sea al mismo tiempo competidor en el mercado móvil.

Profetimatic

Creo que si alguna vez tengo mucho tiempo libre voy a llevar a cabo una idea que de vez en cuando me asalta. Es una máquina o aplicación que prediga el futuro y que bautizaré como “Profetimatic”.

Si alguien la vio, la idea le recordará la película Paycheck, fruto de la genial y febril mente de Phillip K. Dick (Blade Runner, Minority Report, Screamers) pero no pienso llegar a tanto. Verán, me limitaré a enunciar profecías autoconcluyentes. Por ejemplo, puedo afirmar sobre seguro que todos los que están leyendo esta nota, incluyendo quien la escribe, vamos a dormir en las próximas horas. A algunos les tomará 12 horas y a otros 24, pero puedo afirmar sin temor a equivocarme que se cumplirá. ¿Ven qué fácil es?

En realidad la idea no es 100% de mi cosecha. Mi suegra, por ejemplo, está convencida de que tiene poderes sobrenaturales porque siempre acierta cuando predice algo. Como observador independiente puedo afirmar que en realidad no tiene poderes, sólo usa el método Profetimatic.

A veces dice: “Va a temblar” y como este es un país sísmico eventualmente tiembla. A veces demora algunos días y otra algunas semanas, pero siempre termina temblando y ella dice: “Ven, yo les dije…”. Antes me daba rabia, pero ahora sólo me divierte. Otra vez, hace años, cuando estuve sin trabajo, volvió de su reunión o misa en la Iglesia Bautista y me dijo, muy feliz, que no me preocupara, porque el Pastor había dicho que yo iba a encontrar trabajo. Yo conozco al pastor y es un tipo joven y bien buena gente, pero tampoco tiene poderes, sólo usa el método Profetimatic. Digo… apostar a que algún día yo iba a volver a tener trabajo era bastante seguro, no me iba a pasar el resto de mis días cesante.

¿Por qué les he contado todo esto? Pasa que, con los años, me he llegado a convencer de que las predicciones que las grandes consultoras de mercado también trabajan casi por completo sobre el método Profetimatic. Digamos que realizan 10 predicciones, de las cuales 8 o 9 son suposiciones obvias, cambios en el escenario que -salvo fenómenos muy improbables- ocurrirán tarde o temprano. Eso, más un manejo difuso de los plazos, les permite tener siempre un alto índice de aciertos. Hay un 10 o hasta 20% de predicciones que, en cambio, son más arriesgadas y si las aislamos y analizamos en el largo plazo, en realidad tienen tanta fiabilidad como una persona lanzando una moneda al aire.

En nuestro artículo de hoy, planteamos una situación que ha sido analizada por algunos actores de la industria y por una de estas consultoras Profetimatic. Sin embargo vamos más allá planteando no sólo el problema sino la solución. Apple debiera comprar Ask y dejarse de tonterías.

Google Quiere dominar el Mundo

Supongo que todos hemos escuchado esta frase. A veces se dice de manera satírica, otras veces se dice en serio y con un dejo de terror. Yo la saqué a colación porque recordé una columna que leí hace algunas semanas, publicada por ValleyWag y titulada llamada: “Los 6 delirios de los líderes arrogantes de Google“. En ella se refieren con abierto rechazo a la supuesta actitud de superioridad moral con que Google enfrenta su negocio de un tiempo a esta parte.

En un principio, la Gran G era una empresa percibida como vanguardista, un contrapeso necesario a una industria dominada por Microsoft en algunos frentes y por Yahoo en los otros. Todos fuimos aplaudiendo cada vez que veíamos un triunfo o un avance de Google en motores de búsqueda, correo web o el campo que fuera. A estas alturas, en cambio, vemos que no sólo contrapesó a MS y Yahoo sino que los superó ampliamente y, lo que es peor, nadie los contrapesa a ellos.

Sin embargo la columna de ValleyWag no se refiere al tamaño de Google, que es la condición que alimenta la frase cómico-paranoica sobre dominar el mundo. Se refiere, en cambio, a la actitud autoindulgente de Google hacia sí mismo. Desde que plantearon esa máxima llamada “Don’t Be Evil” insisten en presentarse como una empresa altruísta, cuyo objetivo no es ganar dinero como todas las empresas sino cumplir una misión divina en pro de la información.

Lo cierto es que sin importar que Google -o más puntualmente sus tres líderes Larry Page, Sergei Brin y Eric Schmidt- realmente crea en lo que pregona, su poder, su rol estratégico en la internet, es como una espada de Damocles pendiendo sobre nuestras cabezas. Da lo mismo si quieren conquistar el mundo o si quieren aspirar a la santidad. El problema real es que pueden conquistar el mundo. Lo que quieran es problema de ellos.

En la situación en que se encuentran, poseen un potencial virtualmente infinito para hacer data mining y capitalizar su liderazgo como motor de búsqueda a punta de inteligencia de negocios. Ya hay herramientas como Google Trends que permiten hacerse una idea de los usos que puede darse a miles de millones de búsquedas recolectadas como datos anónimos. ¿Cuánto falta para que Google realmente quiera vender esa información o ganar plata con ella?

¿Por qué Apple?

Gene Munster, analista de la consultora Piper Jaffray, postula que Apple va a sacar un buscador propio para ejecutar en sus dispositivos portátiles. Su predicción tiene algo de arriesgado pero también algo de Profetimatic, porque dice que ocurrirá con un 70% de probabilidades -luego no le apuesta todas sus fichas- y que el plazo podría ser de hasta 5 años. No quiero ser pesado pero si me pongo a programarlo ahora, en 5 años hasta yo puedo hacer mi propio buscador.

Pero bueno, dejemos de lado el aspecto Profetimatic de la información. ¿Por qué Munster dice eso? Es por un corolario de lo que expicamos en la sección anterior. A lo mejor Google no quiere conquistar el mundo como tampoco quiere aplastar a Apple pese a que ya no son ni de lejos tan amigos como antes. Lo importante es que puede hacerlo.

Verán: Google no sabe quien eres, pero si buscas “veterinarios en Santiago de Chile” y luego buscas “alimento para cachorros” y luego “criadero beagle inscrito” sí puede saber que la misma persona hizo esas tres búsquedas y concluir que alguien en Santiago de Chile va a comprarse un beagle y tiene pendiente donde atenderlo y con qué alimentarlo. Eso es información valiosa: te sirve para modificar los avisos que le muestras y mejorar la probabilidad de que esa persona los pinche.

Esto es una situación tan vieja como la existencia de Google Adsense, que ya tiene por lo menos 7 años. Todos parecen tolerar el hecho por simple acostumbramiento pero lo cierto es que siendo proveedor de búsquedas y de un Ad Network al mismo tiempo puede explotar sinergías de alto calibre.

¿En qué le puede afectar esto a Apple? Bueno, tal como puede saber que la misma persona buscó los veterinarios, el alimento y la raza del perro, puede saber en algunos casos desde dónde buscó y con qué browser. Por ejemplo, si desde Gmail buscamos “crear usb booteable” usando el botón “Search the Web” llegamos a:

http://www.google.com/search?client=gmail&rls=gm&q=crear%20usb%20booteable

¿Se fijan? se está mandando el parámetro Client via GET. Ahora bien, actualmente el iPhone y el iPad de Apple tienen a Google como su buscador predeterminado, por lo que cada vez que el dueño de un iPhone hace una búsqueda, Google sabe qué buscan los usuarios del iPhone, y es razonable pensar que hay una correlación entre lo que buscan y lo que quieren o necesitan. Sabiendo qué quieren o necesitan los usuarios de iPhone, Google  puede ocupar esa información como un masivo y disimulado estudio de mercado para recolectar ideas de mejora para su sistema operativo móvil Google Android.

La amenaza potencial no termina ahí: Google también puede saber si la búsqueda se hizo en un computador de escritorio a través del navegador Safari o usando el sistema operativo MacOSX, y usar esos datos para perfeccionar, respectivamente, Google Chrome o Google Chrome OS.

Todo esto no es nuevo, y Apple designó a Google como buscador predeterminado consciente de la existencia o inminencia de estos tres productos. Si algo ha cambiado, entonces, es la percepción de éstos como amenaza, algo que a todas luces es reciente y podría decirse que coincide con el ascenso del browser Chrome posiciónandose como el browser más rápido para MacOSX por encima de Safari.

Claro, nadie obliga a Apple seguir usando Google como buscador predeterminado, pero ¿Qué opciones tiene? Bing es de Microsoft, y Microsoft también les compite tanto en los sistemas operativos Móviles (con Windows Mobile), en los sistemas operativos de escritorio (con Windows) y en los browsers (con Internet Explorer). Además, Microsoft no tiene la misma actitud de superioridad moral de Google que aunque no constituya ninguna garantía al menos es una dulce ilusión. Al contrario, Microsoft se reconoce un cocodrilo de los negocios que si puede atraparte entre sus mandíbulas lo hará. ¿Quién nos queda? Existe Yahoo, pero el buscador de Yahoo en realidad usa el motor de Bing así que quedamos donde mismo.

Apple podría desarrollar su propio buscador, pero ¿Realmente quiere meterse a ese problema? No lo creo, pero sí tiene mucha plata disponible y es un buen momento para recordar que, fuera de Google, Microsoft y Yahoo existen otros buscadores, lo que nos lleva al siguiente punto.

¿Por qué Ask?

Cómo ser minimalista y chillón al mismo tiempo

Si miramos las estadísticas de ComScore para los distintos motores de búsqueda en febrero 2010, veremos que Google lidera por amplia mayoría, que Yahoo ocupa el segundo lugar pero va en declive, que Bing ocupa el tercer lugar pero va al alza (de hecho febrero fue su mejor mes), y que los lugares cuarto y quinto los ocupan respectivamente Ask con un 3.7% y AOL con un 2.5%. Aunque es un porcentaje mínimo, estamos hablando de 540 y 360 millones de búsquedas, respectivamente. Cumplimos con indicar que son estadísticas circunscritas a USA pues, aunque Baidu gana por lejos en China, de poco le sirve a Apple.

Resulta que Ask.com no sólo es el cuarto mayor jugador, sino que es un buscador con un público bastante leal y además un inteligente forjador de alianzas. En el pasado, Ask ha logrado aumentar o al menos defender su participación logrando que algunas aplicaciones freeware ofrezcan instalar la barrita o toolbar de Ask durante la instalación. A cambio suponemos que IAC -dueños de Ask- ayuda a los desarrolladores con un estímulo monetario. Como sea, tenemos que Ask es un buscador pequeño pero importante, y lo más lindo de todo, es que los rumores indican que IAC quiere vender el buscador.

AOL también podría ser una alternativa, ahora que Time Warner los escindió como una compañía independiente. El problema es que, por un lado,  están recién rearmándose como empresa y, segundo, que la capitalización  bursátil artificialmente implementada por Time Warner alcanza los USD 3.400 millones, y eso es mucho más que lo que Apple podría querer pagar por un buscador. Para ser justos, AOL también es más que un buscador, aunque nadie sabe definir qué es: tiene un portal de noticias, un servicio de correo Web y otros servicios.

No estoy seguro de lo que podría costar Ask.com, pero si Apple no puede conseguir un precio conveniente terminarán optando por construir un buscador de cero o invirtiendo en uno de esos startups semánticos como Cuil que nunca han funcionado como prometen.

Resumiendo…

Todo esto puede pasar mañana, en 5 años o nunca, pero sea como sea, las razones ya están expuestas: Google tiene acceso a información estratégica sobre los usuarios del iPhone e iPad. Apple tiene razones para evitar que la situación se mantenga y, lo que es más importante, ya se dio cuenta de que están perdiendo oportunidades de negocios al no controlar por sí mismos las búsquedas web, un conocimiento que podría servirles para potenciar al mismo tiempo el App Store.

Hay otro factor que no me termina de cuajar en la ecuación, y es que Google compró el proveedor de publicidad móvil Admob hace algunos meses, un movimiento que encontró su réplica cuando Apple a su vez compró Quattro Wireless.  Lo segundo nos dice que Apple ya asumió la necesidad de contrarrestar prácticamente cualquier paso de Google en el ámbito móvil. Lo primero en cambio puede interpretarse visualizando a Google como el desarrollador de un sistema operativo móvil -Android- o el proveedor de búsquedas móviles para Apple. Según el rol de Google que se tome en cuenta, la interpretación cambia.

A lo mejor ese es todo el problema, saben, que Google tiene fichas en decenas de negocios y mientras es fácil hacer negocios o forjar acuerdos con un aspecto de Google que te sea complementario, al poco tiempo es difícil no darse cuenta de que hay al menos otro aspecto de Google que representa una amenaza, y entonces te encuentras en una posición como la de Apple: durmiendo con el enemigo y sin una solución rápida ni barata a la mano.