[metroimage ids=”38-128581,38-128583,38-128584,38-128586,38-128588,38-128589,38-128590,38-128591,38-128593,38-128595,38-128596,38-128597,38-128599,38-128601,38-128603,38-128605,38-128606,38-128607,38-128608,38-128609,38-128612,38-128614,38-128616,38-128619,38-128622,38-128624,38-128627,38-128629,38-128632,38-128635,38-128637,38-128639,38-128641,38-128643,38-128645,38-128646,38-128648,38-128650,38-128653,38-128655,38-128657,38-128659,38-128661,38-128664,38-128667,38-128669,38-128672,38-128674,38-128676,38-128679,38-128682,38-128684,38-128686,38-128688,38-128689,38-128690,38-128692,38-128694″ imagesize=”large”]

iPad llegó a FayerWayer [FWLabs]

Mi mamá me mima. Hubo, no hubieron. ¿Por qué? Porque si. Tanto tiempo sin escribir en FayerWayer, que casi se me olvida como se hace. Ahora si, vamos a lo que nos convoca.

Si si, lo sabemos, AppleWayer y todo, el iPad es un nuevo chiche tecnológico y sin importar cuales sean tus prejuicios (obsesivamente positivos u obsesivamente negativos), es uno de esos productos que hay que revisar.

Nos encargamos de tener uno en nuestras manos lo más rápido posible, pero como ésta vez no pudimos hacer la fila en gringolandia, optamos por la segunda mejor opción: Enviar uno a nuestra casilla en Miami  y pedirle encarecidamente a nuestros amigos de HotExpress que lo hicieran llegar con urgencia. En menos de 24 horas desde su estreno en EE.UU., ya lo teníamos en nuestras manos (kudos para los chicos de HotExpress).

Mientras escribo esto, a mi lado hay un iPad de 32GB con el mensaje “Restore in Progress” plasmado sobre su brillante pantalla mientras se sincroniza con el iTunes de mi computador. Pero, como decía el descuartizador, vamos por partes.

Encargamos un iPad de 32GB (US$599), más un iPad Dock (US$29). La caja del iPad guarda de manera ajustada al dispositivo, es pequeña y eficiente. Al retirar la tapa, de inmediato nos encontramos con el iPad, cubierto con un plástico. Debajo del iPad encontramos un estuche con la documentación (no más de 5 páginas) y un par de pegatinas con el logo de Apple. Al levantar la documentación, descubrimos un cable USB a Conector de Dock, y el cargador de electricidad.

Como ya es tradicional en los productos Apple, lo primero que impresiona es su diseño y la calidad de las terminaciones. Se siente liviano para su tamaño y más pequeño de lo que uno se lo imagina. En la parte superior encontramos el conector estándar (minijack 3.5mm) para audífonos y el botón para despertar/dormir al equipo, similar a iPhone o iPod Touch. En el costado derecho hay un interruptor que no encontramos en ningún otro dispositivo touch de la Apple y dan ganas que lo tuviera: Un interruptor para bloquear la orientación de la pantalla (y puedas leer acostado sin que la pantalla se gire automáticamente). Debajo de eso, está el control de volumen. El lado izquierdo está totalmente ausente de botones o conexiones. Finalmente en la parte inferior tenemos el conector del Dock, el mismo estándar utilizado en el iPod e iPhone, y a su derecha un parlante que sorprende por su potencia. Este parlante, aunque se ve sólo en una esquina del equipo, efectivamente es estéreo, ya que contiene dos bocinas más grandes incrustadas dentro del equipo, que direccionan el sonido hacia esta salida para aumentar su potencia. El frente es completamente de vidrio oleofóbico (léase: resistente a dedos grasientos), y la parte trasera es completamente de aluminio.

Al encenderlo aparece el logo de Apple al centro del equipo, una imagen que no se debería volver a ver, ya que es un equipo que simplemente “duerme” cuando no se está utilizando y no es necesario apagarlo. Después de eso, aparece una imagen solicitando que conectes el equipo a iTunes. Hasta ese momento, el dispositivo es totalmente inutilizable, requiriendo “activarse” con iTunes. Sin embargo, al conectarlo a iTunes, de forma inmediata queda disponible. No demoró más de 1 segundo en aparecer la pantalla de inicio. En ese momento lo desconecté y comencé a probarlo rápidamente.

Es más rápido de lo que uno se lo espera. Especialmente si estás acostumbrado al funcionamiento del iPhone, aquí tienes un dispositivo que te recuerda ese equipo con el mismo sistema operativo, pero que sin embargo cualquier cosa que haces tiene reacción inmediata. Cambiar la orientación de la pantalla, abrir una aplicación, reproducir un video, ver una página web (como FayerWayer, por ejemplo, ejem). Pero el equipo sigue estando en pelotas, con tan sólo algunas aplicaciones que vienen por defecto y sin música, ni videos, ni fotos, ni libros (la aplicación iBooks debe ser descargada desde la App Store, de manera gratuita, pero aún así no viene instalada por defecto).

Aparte del navegador (ver LUPA en el iPad es una experiencia alucinante), lo que más me gustó en la primera prueba fue Google Maps. Las fotos satelitales se ven increíbles, moverse por la ciudad con tus dedos en una pantalla del tamaño de una revista, parece algo obvio.

Por lo tanto, la próxima acción es conectarlo a iTunes, cargarlo de archivos multimedia y luego partir a la App Store a descargar aplicaciones nuevas para iPad y algunos de los juegos recomendados por Niubie.

En pocas palabras, ese es el recuento de los primeros minutos con el más nuevo chiche de El Jobso. El próximo paso será revisarlo con más calma para un FayerWayer Labs más completo y ver que tan “mágico y revolucionario” realmente es. Los dejamos con algunas imágenes.