Firma de abogados anti-piratería vandaliza la Wikipedia

por

La mano negra del copyright.

Salgamos un rato del aire viciado con el iPad a noticias algo distintas pero igualmente concernientes a un sitio tecnológico.

Hace ya mucho tiempo que los agentes anti-piratería de diversos gigantes del entretenimiento dejaron de jugar limpio en este juego de tira y afloja con los infractores de los derechos de autor y la historia que les contaré hoy viene a reforzar esa afirmación.

Una firma de abogados, Tilly Bailey & Irvine (TBI para los amigos), con sede en Gran Bretaña, han tenido un mes muy ajetreado trabajando en la Wikipedia. ¿Cómo? Tratando de limpiar su ya sucia imagen a punta de ediciones.

Esta semana, Jeffrey Weaver, abogado de la U.S. Copyright Group anunciaba que importaría una especie de litigación en masa contra usuarios de Bittorrent y que reportaría jugosas ganancias a la industria en EE.UU.

La empresa encargada sería una firma muy antigua, con más de 170 años de historia, pero nueva en el ámbito de los derechos de autor y que traía consigo una serie de mañas que utilizó en el Reino Unido. La firma era TBI y trabajó anteriormente defendiendo los derechos de una compañía productora de porno. Hasta ahí todo bien.

La sucia táctica de esta firma de abogados consistía en enviar cartas personalizadas a cada uno de los supuestos infractores, pidiéndoles a cambio del fin de hostilidades nada más ni nada menos que £800, en caso contrario se verían las caras en la corte.

De todo este embrollo, un grupo de personas relacionadas al ámbito tecnológico publicaron la historia en la Wikipedia, con fuentes de respaldo. En un párrafo se cita a un conocido abogado de los Derechos de Autor inglés, Lord Clement-Jones, el cual llamó a la firma “nuevos miembros del salón de la infamia” y a sus actividades como “una vergüenza para el resto de la industria creativa”.

Un integrante del staff de TBI, muy suelto de cuerpo editó, o mejor dicho borró de frentón, estos vergonzosos párrafos de la Wikipedia, de forma tan poco inteligente que la IP correspondía a la compañía, con lo que la culpabilidad estaba clara.

Por suerte, un sagaz admin estaba atento y les envió el siguiente mensaje:

Por favor, no eliminen contenido que está respaldado por fuentes creíbles desde la Wikipedia, tal como lo hicieron con el contenido del embrollo de la firma TBI, esto es derechamente vandalismo.

Por otro lado, un usuario veterano de la enciclopedia le sugería no seguir editando información en la cual tenían conflicto de interés, ya que por lo demás, tenían registrada su IP.

Por el bien de la industria que pretenden defender es de esperar que estos malos elementos que optan por un matonaje a personas individuales, sean sacados de forma definitiva.

Link: Anti-Piracy Lawyers Vandalize Wikipedia Page (TorrentFreak)