El Washington Post implementará un sistema de moderación de comentarios basado en capas

El Washington Post implementará un sistema de moderación de comentarios basado en capas

El Post intentará separar la fruta fresca de la podrida (cc) flickr japi14

Una de las tantas herramientas o estilos de navegación originales de los blogs y adoptadas por los medios tradicionales durante su desembarco en internet han sido los comentarios. Herramienta tan alabada como defenestrada, utilizada tanto por partidarios como detractores y que en su esencia, es una de las patas más importantes de la cultura colaborativa en la web 2.0.

El anonimato ha contribuído a generar ruido innecesario en muchos casos, que no sólo no aporta a la construcción de ideas y al debate sino que desalienta a quienes desean dar a conocer su opinión. La delgada línea entre la libertad de expresión y el abuso del anonimato es por la que transitará la versión digital del diario Washington Post dentro de unos meses cuando comience a utilizar un nuevo sistema de moderación de comentarios basado en capas de acuerdo a la trayectoria del comentarista.

De esta manera, cuando un lector comente, sus opiniones se verán afectadas por factores determinados por la fiabilidad (si el usuario está registrado o no), o por el tono del comentario. Cuanto más “incendiario” o “destructivo” (entendiéndolo como algo que no contribuye al debate)  sea el comentario, más capas retrocederá quedando varios planos debajo de los que se ajusten a las normas.

El defensor del lector del Washington Post, Andrew Alexander considera esta iniciativa como “la mejor solución para no limitar la capacidad de expresión” dentro del medio, además de argumentar que los comentarios de tono violento, racista o agresivos sin fundamento no sólo pueden afectar al lector habitual sino que también logran desalentar a los periodistas que ven atacadas sus historias o investigaciones.

El Post tiene un tráfico de más de 32.000 comentarios al mes, dato que tienen muy en cuenta como factor de crecimiento y en consecuencia, como argumento financiero en momentos en que los medios digitales debaten la posibilidad de cobrar sus contenidos para detener las pérdidas económicas.

Link: El Washington Post ocultará los comentarios inapropiados (233grados/EFE)